miércoles, 21 de agosto de 2013

A Cuauhtémoc le llueve por la izquierda

A Cuauhtémoc le llueve por la izquierda
Al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas le llovió en su flanco izquierdo por el discurso que pronunció, el pasado lunes, en el Monumento a la Revolución. La comentocracia que le es adversa hasta lo hizo cómplice de la reforma energética “privatizadora” de Peña Nieto.
Querían escuchar un discurso incendiario del otrora tloatoani perredista, ver multitudes enardecidas en las calles gritando consignas en contra de lo que Andrés Manuel llamó “el robo del siglo”.


Para ellos la oposición real sólo es a fregadazos y en la calle. La civilidad equivale al entreguismo. Por eso los defraudó.
No faltó quien descalificara el acto por la escasa concurrencia, sin aclarar que nunca se planteó como un acto de masas, sino como un evento en el que estarían presentes los siempre divididos representantes de las distintas corrientes del PRD. Por cierto, no vi a ninguno de los opinadores por allí.
Cárdenas logró reunir a representantes de todas las tribus del PRD. Es el único que puede hacerlo. Marcelo, Encinas y Camacho compartían las primeras filas con Los Chuchos, Zambrano y Ortega; René Bajarano y Dolores Padierna; con Pablo Gómez y Alejandro Sánchez, Porfirio Muñoz Ledo y Armando Quintero.
Es cierto que Cuauhtémoc no llamó a tumbar las puertas de Palacio Nacional, pero fue firme en su deslinde con la iniciativa del Presidente de la República. No está de acuerdo con que se toque la Constitución y mucho menos con el uso propagandístico que se hace de la figura de su padre, el general Lázaro Cárdenas, para promover la iniciativa.
Recordó las bases de lo que será la propuesta del PRD, basada en la reducción de la carga fiscal de Pemex, la salida del secretario de Hacienda de Comité de Administración, pero también de los cinco representantes sindicales de ese organismo, entre otras cosas.
El suyo fue un discurso responsable que incluye una propuesta que, nos atrevemos a pronosticar, va a convertirse en un rompecabezas para el gobierno federal: la consulta popular en 2015, en caso de que las modificaciones a los artículos 27 y 28 de la Ley Suprema se aprueben en el Congreso, lo que parece un hecho. PRI y PAN tienen los números.
Los que quieren a la gente en la calle tendrán que esperarse al ocho de septiembre en el Zócalo. Es el día que veremos la capacidad de convocatoria que conserva López Obrador. No tenemos la menor duda de que va a llenar la Plaza de la Constitución. Su fuerte es la movilización. Nos congratulamos de que insista en que será pacífica.
 Me consta que hay mucha confusión en altos círculos oficiales alrededor de la consulta popular sobre las modificaciones a los artículos 27 y 28 constitucionales que propuso Cuauhtémoc para 2015.
Hay quien sostiene que, de realizarse ese ejercicio de participación ciudadana, no tendrá ningún impacto negativo en los ambiciosos objetivos de inversión privada que plantea la reforma energética del presidente Peña porque, asevera, sus resultados “no son vinculatorios”.
Convendría que los confusos leyeran con detenimiento el artículo 35 de la Constitución o, de perdis, revisen con más cuidado las palabras de Cuauhtémoc.
Dijo textual el ingeniero: “El artículo 35 constitucional, reformado el 9 de agosto de 2012, en su fracción VIII, nos dice que los ciudadanos mexicanos tenemos derecho a votar en las consultas populares, que pueden ser convocadas por nosotros, los ciudadanos, si lo hacemos, por lo menos, en cantidad equivalente a 2% de los inscritos en la lista nominal de electores, que hoy seríamos un millón 630 mil electores.
“Como este artículo no está reglamentado por una ley secundaria, habría que montar el proceso a partir solamente del texto constitucional, por lo que la consulta popular tendría que realizarse concurrente con la próxima elección federal, el primer domingo de julio de 2015”.
No hace falta aclarar el tema con algún senador —como sugirieron los citados círculos oficiales. Basta con leer el citado artículo para darse una idea de las dimensiones de la jugada de Cuauhtémoc.
Reproducimos íntegra la fracción VIII del artículo 35, por considerarla de interés. Ponga mucha atención en la parte 2.
Dice: “Son derechos del ciudadano:
“…VIII. Votar en las consultas populares sobre temas de trascendencia nacional, las que se sujetarán a lo siguiente: 1o. Serán convocadas por el Congreso de la Unión a petición de: a) El Presidente de la República; b) El equivalente al treinta y tres por ciento de los integrantes de cualquiera de las Cámaras del Congreso de la Unión; o c) Los ciudadanos, en un número equivalente, al menos, al dos por ciento de los inscritos en la lista nominal de electores, en los términos que determine la ley.
“Con excepción de la hipótesis prevista en el inciso c) anterior, la petición deberá ser aprobada por la mayoría de cada Cámara del Congreso de la Unión.
“2o. Cuando la participación total corresponda, al menos, al cuarenta por ciento de los ciudadanos inscritos en la lista nominal de electores, el resultado será vinculatorio para los poderes Ejecutivo y Legislativo federales y para las autoridades competentes…”.
 Los secretarios Miguel Osorio, Gobernación, y Luis Videgaray, Hacienda, estuvieron en la plenaria de los senadores del PRD. Harán lo propio con los panistas que se van a deliberar a Guanajuato los temas que llevarán al periodo ordinario. Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía, estará también con los azules.
Los senadores cenan el sábado con Gustavo Madero y con el gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez. La pregunta del millón es si van a ir los 38 integrantes del grupo y si finalmente reconocerán al maderista coordinador Jorge Luis Preciado.
Publicar un comentario