miércoles, 21 de agosto de 2013

Reunión de urgencia en la ONU por el posible uso de armas químicas en Siria

La oposición denuncia 1300 muertes cerca de Damasco
Varios cadáveres envueltos en sábanas tras el ataque. | ReutersVarios cadáveres envueltos en sábanas tras el ataque. | Reuters
  • Rusia asegura que es un bulo e indica que es del 'estilo de los rebeldes'
  • El ejército sirio dice que las acusaciones son 'categóricamente falsas'
  • Gobierno sirio: No habrá inspecciones en este de Damasco sin permiso
El supuesto ataque con armas químicas en Siria, en los damasquinos barrios de Al Ghuta y Al Sharkiya, que según los opositores habría dejado 1.300 muertos -entre ellos muchos niños-, ha espantado a la comunidad internacional, que exige una investigación.
Reino Unido y Francia son algunos de los países que han anunciado que enviarán una carta al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, con una petición oficial para que se lleve a cabo una investigación, tal como confirmó un diplomático de la ONU sobre las condiciones de anonimato.


Este lunes, una vez más, el presidente de EEUU, Barack Obama, dijo en una rueda de prensa que cualquier intento por parte de Siria de mover o utilizar armas químicas cambiaría los "cálculos" de su gobierno en la zona, lo que evoca la posibilidad de una acción más directa en el conflicto.
Hasta ahora, Estados Unidos está otorgando "asistencia no letal" a los opositores sirios y se resiste a darles armas por el miedo a que éstas puedan caer en manos de grupos terroristas.
Obama ha marcado el uso de armas químicas como una "línea roja" que le haría reconsiderar la opción militar en Siria, aunque este martes pidió cautela y aseguró que esperará a tener a mano "los hechos" precisos al respecto antes de tomar una decisión.

La misión de la ONU

Se da la circunstancia de que hace tres días un equipo de investigadores de armas químicas de Naciones Unidas entró por fin al país.
El equipo, dirigido por Ake Sellström, antiguo inspector de armas químicas en Irak para la ONU, estaba listo desde el pasado mes de abril para entrar en Siria, pero no había podido hacerlo por desacuerdos entre la organización internacional y el Gobierno sirio.
Está previsto que esta misión independiente investigue tres posibles casos en los que se habrían usado armas químicas. Uno de los lugares al que los investigadores accederán será la localidad de Jan al Asal, en la provincia septentrional de Alepo, donde, según el régimen, 26 personas murieron en marzo pasado en un supuesto ataque rebelde con sustancias químicas.
Adelantándose a cualquier intento de la ONU, el ministro de Información sirio, Omran al Soabi, ha afirmado que el gobierno sirio no tiene previsto por el momento permitir una visita de expertos de la ONU a las zonas del este de Damasco, donde según la oposición se han producido los ataques con gas venenoso. Para ello es necesario un "acuerdo con el gobierno", afirmó el ministro.
Según informan medios estadounidenses, el Consejo de Seguridad de la ONU mantendrá esta tarde una reunión de emergencia para tratar el asunto. La petición había sido formulada por Francia, Reino Unido, Luxemburgo, Corea del Sur y Estados Unidos. La decisión ha sido tomada por Argentina, país que detenta la presidencia de turno del Consejo este mes.
El ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudí, Saud al Faisal, también pidió una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU.
Poco después de conocerse los ataques en dichas áreas rebeldes de la capital, el gobierno sirio rechazó haber usado gas venenoso. Es más, Al Soabi añadió que no hay que descartar que brigadas islamistas hayan empleado armas químicas al este de Damasco, "como antes en Alepo".
Ake Sellström, desde Siria, apuntó que el ataque denunciado por la oposición "debería ser investigado".

Reacciones

Por su parte, la Unión Europea también ha reaccionado al brutal ataque y ha pedido una investigación inmediata. La UE reitera que cualquier uso de este armamento, por parte de cualquier bando, sería totalmente inaceptable", ha asegurado un portavoz de la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton.
El secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, ha instado a la misión de la ONU en el terreno a que se dirija "inmediatamente" a la periferia de Damasco para investigar los ataques. En su opinión, el ataque constituye "una violación de la ley internacional humanitaria".
Rusia, uno de los principales aliados del régimen del presidente sirio Bashar Asad, tachó en un primer momento el supuesto ataque de ser un "bulo", en palabras del vicepresidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Duma rusa, Leonid Kaláshnikov. Éste añadió que "Si de verdad fueron utilizadas armas químicas, eso parece más bien el estilo de los rebeldes".
Horas después, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, Alexander Lukashevich, dijo que se debe hacer una investigación "justa y profesional". Lukashevich añadió que "Todo esto no sugiere sino que una vez más se trata de una provocación planeada. Esto se sustenta con el hecho de que el acto criminal ha sido cometido cerca de Damasco, en el mismo momento en el que la misión de la ONU estaba trabajando en la investigación del supuesto uso de armas químicas allí".
La comandancia general del ejército sirio ha asegurado que las acusaciones son "categóricamente falsas" y las ha atribuido a la propaganda de la oposición.
Publicar un comentario