viernes, 7 de febrero de 2014

Intensa movilización para localizar a un periodista secuestrado en Veracruz

MÉXICO Violencia
Protestas en México por el secuestro de Gregorio Jiménez de la Cruz
Protestas en México por el secuestro de Gregorio Jiménez de la Cruz EFE

Veracruz se ha movilizado para buscar al periodista Gregorio Jiménez de la Cruz, reportero encargado de sucesos en los periódicos Notisur y Liberal del Sur que fue secuestrado el miércoles por la mañana en Coatzacoalcos (Veracruz). Conscientes de que las primeras 72 horas son clave para encontrarlo con vida, más de mil efectivos de la policía estatal, federal y el ejército y la marina -según el portavoz del gobierno veracruzano, Erick Lagos- rastrean la zona, mientras colectivos de periodistas protestan y exigen a las autoridades que lo localicen con vida. La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) también envió visitadores a la zona para acompañar a la familia y recabar evidencias.
Fuentes cercanas a la Secretaría de Gobernación indicaron a EL MUNDO que una de las principales líneas de investigación es la dueña de un bar llamado "El Mamey" que, según Notisur, amenazó directamente al reportero tras una discusión.


Jiménez, de 40 años, había escrito recientemente sobre secuestros ocurridos en la zona, un tema delicado y muchas veces vinculado al crimen organizado. Veracruz, un estado con gran presencia del cártel de los Zetas, es uno de los estados de México donde más peligroso es ejercer el periodismo.
"Desde el año 2010 han sido asesinados nueve periodistas en Veracruz y otros cuatro se encuentran desaparecidos, lo que ubica a este estado entre las diez regiones más mortíferas para el gremio en el mundo", indicó Lucie Morillon, Directora de Investigación de Reporteros sin Fronteras. En todo el país y desde el año 2000, según datos de la CNDH, han sido asesinados más de 84 comunicadores.
Según las declaraciones de la familia a medios locales, el secuestro tuvo lugar el miércoles en torno a las siete de la mañana cuando Jiménez regresaba de dejar a sus hijos en la escuela y un grupo de hombres armados llegó al exterior de su domicilio, en Villa Allende, cerca del puerto de Coatzacoalcos, le obligó a subirse a un vehículo y partió con rumbo desconocido.
En un editorial, Notisur pide la liberación de su reportero "sano y salvo", un profesional "humilde" y "eficiente" cuya "calidad moral y profesional" respalda totalmente. "Los periodistas no somos -por definición- enemigos de nadie. No es esa la vocación de nuestra tarea y Gregorio no es la excepción (...) No pudo haberle hecho daño a nadie para merecer una agresión de esta envergadura. Gregorio, simplemente, no tiene esa capacidad moral, ni espiritual, ni económica, ni física, ni política, ni de ninguna índole", indica el diario.
Diversos colectivos de periodistas han exigido al gobierno de Veracruz y al federal resultados e investigaciones transparentes y la CNDH recuerda en un comunicado que ambos ejecutivos están comprometidos "a realizar un oportuno y eficaz esfuerzo de investigación que impida la impunidad y el deterioro progresivo de la libertad de expresión".
Publicar un comentario