jueves, 20 de febrero de 2014

«Queremos la seguridad de Leopoldo López, un dirigente político importante»

Internacional

El embajador de Venezuela en España, Mario Isea, niega que su país esté «en llamas o en la bancarrota» y que se censure a los medios

El embajador de Venezuela en España defiende sin fisuras la actuación del Gobierno de Nicolás Maduro en el arresto del líder opositor Leopoldo López, inhabilitado por Hugo Chávez. «No se le detiene ni por sus ideas ni por ser un opositor, sino porque hay fuertes indicios sobre los llamamientos» del dirigente de Voluntad Popular a «ejercer la violencia e incitar al odio», asegura Mario Isea, que insiste en que «no es un operativo contra la oposición». El ex diputado constituyente justifica asimismo la prisión preventiva de López en la cárcel militar de Ramo Verde, a las afueras de Caracas, porque allí «se le puede garantizar la mayor seguridad», ya que se trata de un «dirigente político importante protegido por el Estado por las amenazas de sectores de la derecha».

El embajador venezolano afirmó durante una reunión con periodistas españoles que la entrega de López ante la Justicia fue «concertada» con la familia por las mencionadas «amenazas» y que «todos sus derechos humanos están garantizados». Isea subrayó que el resultado «será legal» y que «en cuestión de días» los jueces decidirán «si hay méritos o no para proseguir el juicio tras escuchar los alegatos de la fiscalía y la defensa». «La Justicia venezolana tiene un mandato legal y constitucional de plazos breves», reiteró. El Gobierno responsabiliza a López de la violencia desatada el pasado 12 de febrero al finalizar una protesta en Caracas.
Mario Isea niega que en Venezuela, donde hay continuas manifestaciones de opositores contra el Gobierno, se esté produciendo un estallido social; lo describe como un escenario de «incitación a la violencia». En este contexto se refirió a una supuesta «división de la oposición». «Hay una evidente división de la oposición, hay visiones distintas, y ojalá asuman con fuerza el camino democrático». Entre esas posiciones diferentes, el diplomático venezolano afirmó que el líder de la oposición, Henrique Capriles, no participa en «esa estrategia de violencia».

Diálogo

El ex diputado chavista hizo constantes referencias al «llamamiento al diálogo» de Maduro, rechazó que se censure a los medios y que el país esté «en llamas» o «en la bancarrota» (cifró la inflación en el 28%). «Hemos superado situaciones peores, como cuando Hugo Chávez fue depuesto durante 48 horas en 20o2», remató.
Publicar un comentario