lunes, 24 de marzo de 2014

No habrá cumbre del G8: excluyen a Rusia por la crisis en Ucrania

La decisión fue tomada por los países del G7 luego de que el gobierno de Moscú anexara la península de Crimea. El encuentro de junio en Sochi será reemplazado por otro en Bruselas
En medio de la tensión política generada por la anexión de Crimea, península que decidió en un cuestionado referéndum independizarse de Ucrania, los líderes del G7 resolvieron este lunes suspender la cumbre de junio en Sochi y reemplazarla por otra en Bruselas como parte de las sanciones a Rusia. De esta forma, Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Gran Bretaña mantendrán un encuentro del que las autoridades rusas no participarán.


"Suspenderemos nuestra participación en el G8 hasta que Rusia cambie el rumbo y el clima vuelva a ser uno en el que el G8 pueda mantener una discusión significativa", declararon los líderes en un comunicado, en el que también confirmaron la suspensión de la cumbre del G8 en la ciudad rusa de Sochi en junio. "Nos reuniremos de nuevo en formato G7 en el mismo momento planeado, en junio de 2014, en Bruselas, para discutir la amplia agenda que tenemos juntos", precisaron.
"Los líderes del G7 se reunirán nuevamente en junio en Bruselas. No participarán en Sochi", había adelantado en su cuenta de Twitter el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, quien participó de la reunión de este lunes en La Haya convocada por el presidente estadounidense Barack Obama en paralelo a la Cumbre de Seguridad Nuclear.
Más temprano, antes de reunión de crisis del G7 y tras un encuentro con primer ministro holandés Mark Rutte en Amsterdam, Obama había dicho que los Estados Unidos y la Unión Europea estaban "unidos para hacerle pagar a Rusia el coste de sus acciones" en Ucrania y "en su apoyo al gobierno y al pueblo ucraniano".
La reunión se celebró a iniciativa de Obama, que la semana pasada convocó al resto de los jefes de Estado y de Gobierno del G7 para tratar la crisis ruso-ucraniana. Ese grupo de países, los más poderosos del mundo, ha regresado al formato de siete socios, en lugar de ocho, al haber excluido a Rusia de este encuentro extraordinario.
Además de Rutte y Obama, participaron del encuentro el presidente de Francia, François Hollande; la canciller de Alemania, Angela Merkel; y los primeros ministros de Canadá, Stephen Harper, del Reino Unido, David Cameron, de Japón, Shinzo Abe, y de Italia, Matteo Renzi. Se les unieron por parte de la Unión los presidentes de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, y Van Rompuy, del Consejo Europeo.
Esta fue la primera ocasión en que los líderes del G7 y la UE abordaron de manera conjunta una respuesta a Rusia, un país al que tanto estadounidenses como europeos han impuesto sanciones, de momento prohibiendo la entrada en sus territorios respectivos y congelando los bienes y activos financieros de una treintena de personalidades cercanas al presidente ruso, Vladimir Putin, o involucradas en la crisis ucraniana.

"Rusia necesita del G8"
La vocera adjunta del Departamento de Estado de los EEUU, Marie Harf, le respondió al canciller ruso Serguei Lavrov, quien sostuvo este lunes que la posibilidad de que Rusia deje de formar parte del G8 tras la anexión de Crimea no es "un gran problema".
"Rusia quiere ser parte del G8y necesita que su economía sea parte del G8", sostuvo en una rueda de prensa. "Puede buscar otros socios y otro lugares para que su economía crezca, pero habrá mayores consecuencias si no detiene la escalada y toma medidas para seguir siendo parte de este grupo", añadió.
Publicar un comentario