sábado, 13 de septiembre de 2014

Golpe a la economía rusa


La política de sanciones está funcionando. EE UU y Europa aciertan al persistir en esa línea

Al igual que Washington sigue adoptando medidas de presión económica contra Rusia, la Unión Europea acierta al insistir en la política de sanciones económicas por el papel determinante del Kremlin en la desestabilización y desmembramiento de Ucrania. Tras el anuncio de las medidas europeas, Estados Unidos desencadenó otras contra Gazprom, el gigante ruso del sector energético, así como los principales bancos y un conglomerado industrial de defensa. La coordinación entre Bruselas y Estados Unidos aumenta las dificultades rusas a la hora de desencadenar represalias.


En Europa, frente a los partidarios de una retórica belicista y una política de confrontación —que de ser asumida tarde o temprano pondría a los Veintiocho en la tesitura de un enfrentamiento total con Moscú—, la UE opta por incidir en medidas que se han mostrado eficaces y ante las cuales Vladímir Putin es mucho más sensible a la hora de sopesar las decisiones respecto a su vecino occidental.
La última tanda de sanciones europeas aporta además dos importantes novedades. Una es que por primera vez afectan al sector petrolero, clave en la economía rusa. Putin recibe así con toda claridad el mensaje de que la UE considera que no hay temas tabú a la hora de aplicar sanciones y que no parte de una posición de ventaja previa al entender, por ejemplo, que vencido el verano no se iba a poner sobre la mesa el tema energético en las relaciones con Moscú.
La otra es que esta segunda tanda de medidas europeas se aplica después de que los Veintiocho acordaran anunciar las sanciones pero no aplicarlas, dado el alto el fuego alcanzado entre el Gobierno ucranio y los secesionistas prorrusos. Una ronda de llamadas directas a cinco bandas entre el presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, y los jefes de Gobierno de Reino Unido, Alemania, Francia e Italia —y la unanimidad entre ellos, forjada principalmente por la canciller Angela Merkel— forzaron al resto de socios europeos a aceptar la medida.
No es posible pasar por alto que España —que había expresado sus reservas sobre la aplicación de esas sanciones— ha quedado fuera del núcleo duro donde se toman las decisiones. En este caso, sobre un asunto, el de la pugna con Rusia, donde ya se ha demostrado que resultan afectados algunos sectores productivos nacionales
Publicar un comentario