miércoles, 5 de noviembre de 2014

Aquí se refugiaba la pareja más buscada de México

Aquí se refugiaba la pareja más buscada de México

Vista del interior de la casa en la que han sido detenidos José Luis...
Vista del interior de la casa en la que han sido detenidos José Luis Abarca y su esposa AFP

Cuarenta días después de la desaparición de 43 estudiantes, el alcalde de Iguala, José Luis Abarca, y su esposa, María de los Ángeles Pineda han sido detenidos en una casa en la colonia Santa María Aztahuacan en la Delegación Iztapalapa.
La Policía Federal ha sido la encargada de realizar el arresto tras desplegar un operativo de búsqueda. La pareja, que hace 39 días disfrutaba de la posición de la alcaldía, se había convertido en la más buscada de México. La noche del 26 de septiembre una confrontación entre estudiantes y policía se saldó con seis fallecidos, 25 heridos y 43 estudiantes desaparecidos.
Desde entonces, comenzó una investigación y un operativo de búsqueda para conocer el paradero de los estudiantes.



Interior de la casa. EFE
Tres días después de la fatídica noche de septiembre, el alcalde y su esposa se dieron a la fuga cuando la fiscalía mexicana reveló que la delincuencia organizada podría estar también involucrada y que llamaría a declarar a José Luis Abarca.
La semana pasada, el fiscal general, Jesús Murillo Karam, aseguró en una rueda de prensa que el alcalde fue quien dio la orden de atacar a los estudiantes para evitar que intervinieran en un evento que estaba celebrando esa noche su esposa como presidenta del organismo defensor de la familia en Iguala.
Los acontecimientos en Guerrero han tenido una gran repercusión internacional por el desconocimiento del paradero de los jóvenes. En varias ciudades se realizaron movilizaciones en solidaridad, entre ellas una marcha del EZLN en Chiapas. La situación sacudió el país y las fuerzas federales tuvieron que asumir la seguridad en 13 municipios sospechosos de estar infiltrados por el crimen organizado y desarmaron a los policías locales.
A la espera de que las autoridades den con el paradero de otro de los supuestos autores intelectuales del acontecimiento, Felipe Flores, el secretario de Seguridad Pública (máximo responsable policial) de Iguala, José Luis Abarca y María de los Ángeles Pineda son considerados piezas clave en este caso.

El perfil de la pareja más buscada

Padres de dos hijas de 24 y 17 años, y de un hijo de 14, la pareja se esfumó el pasado 30 de septiembre tras pedir él una licencia de 30 días. Según relató Abarca en una entrevista a la emisora mexicana Radio Imagen un día antes de evaporarse, aquella noche él se encontraba también en la presentación del segundo informe de gestión del Sistema Integral para el Desarrollo De la Familia (DIF) a nivel municipal por parte de su esposa. Mientras sucedía este evento, que marcaba el inicio de la campaña de Pineda para reemplazar a su marido en la alcaldía, en otro punto de la población se producía la acción criminal.
"Yo no fui el que dio la orden, mi orden fue únicamente y exclusivamente que no me tocaran a ningún estudiante y que no les pasara absolutamente nada", aseguró. Pero su fuga y el testimonio de algunas de las más de cincuenta personas detenidas por este caso, entre policías a sueldo del crimen organizado y sicarios y cabecillas de Guerreros Unidos, parecen señalar todo lo contrario.
Exterior de la casa. AFP
Algunos sitúan a María de los Ángeles Pineda como el cerebro de la red criminal ideada con su pareja y el secretario de Seguridad Pública municipal. Según la Procuraduría General de la República un líder del grupo delictivo Guerreros Unidos detenido en las últimas semanas por este caso señaló a Pineda como "la principal operadora de actividades delictivas" desde la alcaldía, "en complicidad" con su marido y Flores.
Según publica la CNN, el secretario de Gobernación federal, Miguel Ángel Osorio Chong, aseguró la semana pasada que Abarca fue investigado por delincuencia organizada desde 2010, pero las autoridades no pudieron comprobar vínculos. Este medio también declara que los hermanos de Pineda, conocidos como el MP y el Borrado, respectivamente, murieron en 2009 como una presenta venganza del cártel de los hermanos Beltrán Leyva. De ese cártel surgió el grupo Guerreros Unidos con el que presuntamente tenían relación de complicidad Abarca, Pineda y el jefe policial Flores, según las investigaciones de la PGR.
Ahora, tras la detención de la pareja, el actual gobernador del estado mexicano de Guerrero, Rogelio Ortega, ha declarado que confía en que la captura del exalcalde y su esposa arrojen "pistas sustantivas" que permitan "encontrar con vida" a los 43 estudiantes.
Publicar un comentario