sábado, 29 de noviembre de 2014

Sobre el mercado del petróleo

Durante el segundo semestre de 2014 el precio del petróleo ha tenido una tendencia constante a la baja. Lleva a una caída superior a 25%, teniendo a la mezcla mexicana por debajo de 70 dólares. Para un país como México, si este comportamiento se mantiene en el tiempo puede causar efectos adversos a la economía.
Entender el comportamiento del mercado del petróleo es muy complejo, pero trataré de dar, con pocos argumentos, una buena idea del contexto general.
En cuanto a los países productores de petróleo en los últimos años se ha dado un cambio muy relevante. Información disponible muestra que la principal zona productora del mundo está migrando de los países árabes a América del Norte.



Puesto de una manera muy simple: si la producción de los países árabes no desaparece y otras regiones están ganando participación, eso significará que se tendrá una mayor disponibilidad de petróleo.
De los principales países productores del mundo, los que tuvieron el aumento más relevante en su producción en 2013 fueron los Estados Unidos con 11.1% y Canadá con 5.6%.
Resumiendo: la oferta está creciendo y se puede prever que exista disponibilidad de petróleo abundante. Esta condición favorece un menor nivel de precios.
Por el lado de los consumidores de petróleo hay que entender quiénes son los principales importadores de petróleo en el mundo. Durante el 2013 fueron Estados Unidos, China, Japón, India y Corea del Sur.
La demanda del petróleo que tienen que importar estos países está vinculada con su tamaño (las tres economías más grandes del mundo están en la lista) y lo necesitan para operar su planta productiva.
Es la última característica, por su naturaleza está relacionada con el ritmo de crecimiento de la economía mundial. Puesto de otra manera, lo que se puede concluir es que hay una menor demanda de petróleo.
Hay otro factor de demanda que es muy importante. Cuando los precios de un bien son elevados, lo que sucede es que hay innovación para desarrollar insumos alternativos o para reducir el uso del insumo.
Justamente este último fenómeno es uno que se ha venido dando los últimos años en que hemos tenido precios altos del petróleo. Un ejemplo muy claro es la eficiencia en el consumo de combustible de los automóviles y aviones mas modernos.
Este proceso que se ha venido dando en muchas áreas favorece un entorno en el que los precios del petróleo pueden ser menores.
Puedo seguir con la descripción de las características del mercado encontrando que existen más factores que son consistentes con el hecho de que los precios bajos del petróleo pueden tener un carácter de cierta permanencia.
Dicho lo anterior, es conveniente mencionar que si bien como país productor de petróleo los precios bajos nos perjudican existe la otra cara de la moneda.
Es decir hay un grupo de países, sectores e individuos que se benefician de un entorno con menores precios del petróleo. Para ellos un menor precio del petróleo es tener un mejor dato de balanza comercial o tener menores costos de producción o menores precios a los consumidores.
Comento lo anterior porque así como hay sectores que ganan por los precios altos, también hay  sectores que ganan en el escenario contrario. Por lo mismo, podemos entrar a un ciclo en el que las condiciones favorezcan a industriales y consumidores.
Por el lado de los países productores de petróleo un entorno de precios bajos es desfavorable para el equilibrio de finanzas públicas y de balanza comercial. Centrándome en la primer variable hay países que a los niveles actuales de precio tendrían déficits públicos elevados que pueden detonar un problema macroeconómico.
Los países que actuaron prudentemente y ahorraron parte del excedente petrolero no tendrán un problema tan grande. Los países que se gastaron todo el ingreso petrolero y fomentaron una estructura de gasto social elevado sí tendrán un problema grave.
En el primer grupo de países tenemos a Noruega, Kuwait y Qatar. En el segundo grupo de países tenemos a Venezuela, Ecuador e Irán.
Desafortunadamente en México estamos más pegados a la línea de los tres últimos; es decir, nos gastamos los ingresos del petróleo de la época buena.
El panorama no es muy bueno. Hay factores estructurales que pueden mantener los precios del petróleo bajos durante varios años. Ante este escenario no tenemos la cobertura de un fondo de excedentes petroleros, sólo tenemos cobertura para las fluctuaciones de corto plazo.
Publicar un comentario