viernes, 6 de febrero de 2015

La visión de The Wall Street Journal ¿Es momento de invertir en acciones petroleras?



Carlos Goedder
(Foto: "Oil platform P-51 (Brazil)" by Divulgao Petrobras / ABr - Agncia Brasil 1)
El diario de negocios The Wall Street Journal (1) analiza esta pregunta que se hacen muchos inversionistas en el mercado bursátil y les recomienda que "deben tener estómago para la volatilidad y visión de largo plazo."
Los bajos precios de algunos títulos pueden motivar a más de un inversor a apostar por un rebote en la valoración. En Colombia, por ejemplo, tomando como referencia el diario Portafolio  del pasado 26 de enero, indica que la acción de Ecopetrol cerró el viernes 23 de enero en 2.010 pesos colombianos, acumulando una caída anual de 42%   La acción de Pacific Rubiales cerró a la misma fecha en 7.320 pesos, con una caída anual acumulada en valoración de 77%.

Los inversionistas analizan indicadores de las compañías para considerar si hay una ganga, esto es, si están siendo infravaloradas o demasiado castigadas por el mercado.  En el caso de las acciones bursátiles, hay un indicador de referencia que es comparar la Capitalización de Mercado con el Valor en Libros. La Capitalización (market cap) considera cuánto vale la empresa en bolsa, multiplicando el precio de sus acciones por el volumen de acciones en circulación; el valor en libros es una medición contable de cuánto vale la compañía en términos de activos, pasivos y patrimonio.

Un indicador muy bajo puede sugerir que la valoración bursátil esta desconectada del valor de los activos de la compañía (en el caso de las petroleras: sus reservas petroleras, instalaciones, maquinaria, infraestructura, know-how y valor de marca). En el caso de Pacific el indicador es bajísimo: la capitalización equivale a apenas 27% del valor en libros, siguiendo la misma fuente. En Ecopetrol, al menos, el mercado no valora la compañía menos de lo que vale su balance y el indicador es de 119%. La mayor empresa en distribución de combustibles y lubricantes, en Colombia, Terpel, es valorada en bolsa a 202% de su valor en libros, sugiriendo la brecha de valoración que potencialmente tendrían Pacific y Ecopetrol. Terpel es una acción nueva en el mercado colombiano que comenzó a cotizar en agosto de 2014.

El precio del crudo y las acciones petroleras.
El The Wall Street Journal aporta un primer dato relevante de las bolsas estadounidenses: La correlación entre el precio de las acciones de diversos sectores en el negocio petrolero y el precio del crudo (WTI), empleando una serie histórica de tres años.

La Figura 1 incorpora los valores. La correlación es una medición estadística que refleja en qué grado de “armonía” se mueven los precios de dos activos. Cuando es de 1 (100%), las variaciones porcentuales de precio entre los dos activos se corresponden totalmente: cuando suba el precio de uno, el otro aumentará en igual proporción. Cuando la correlación del precio de una acción petrolera con el  precio del crudo es próxima a uno, peor le irá a la acción en un escenario como el actual, donde el petróleo ya acumula una desvalorización semestral superior al 50%.
figura1
Figura 1: Correlación entre precios de acciones en el sector petrolero y precio del crudo WTI. Se emplea un período histórico de tres años. Fuente: WSJ.

En los sectores “aguas abajo” (downstream), como almacenamiento, distribución de combustibles, refinación y mercadeo, hay menos correlación con el precio del crudo. Las acciones de empresas en estos sectores en EEUU tienen menos sensibilidad a la caída del precio petrolero. El reverso de la moneda es que también son las que menos suben cuando el precio del petróleo se dispara. En Colombia es probable que este comportamiento se refleje en la acción de Terpel,  como sugiere su comportamiento comparativo respecto a Ecopetrol y Pacific Rubiales.

La menor correlación, 0.28,  se aprecia en aquellas empresas que funcionan de modo integrado a todos los niveles de la industria (“aguas arriba” y “aguas abajo”) e incluyen tanto petróleo como gas.

Por el contrario, las acciones de empresas energéticas en sectores de exploración y producción de hidrocarburos, equipos y servicios para las petroleras y perforación de pozos, tienen todas correlación de al menos 0,5 con el precio del crudo WTI, siendo el más correlacionado precisamente el de perforación de pozos (drilling), con 0,63. Las acciones en estos sectores serían las más castigadas cuando el crudo pierde valor y las más beneficiadas si hay un “boom” de precios. Es más o menos evidente el motivo: cuando el petróleo está en precios altos, son las industrias donde más se invierte y que mejoran de modo más relevante los márgenes.
El índice S&P 500 de Energía incluye todas estas etapas del proceso industrial petrolero y empresas energéticas en otros sectores, lo cual mitiga su correlación con el WTI a 0,38.

 Cómo invertir
El WSJ sintetiza la actitud ideal para el inversionista en sector hidrocarburos: “Los inversionistas que estén pensando en entrar al sector deben tener estómago para la volatilidad y visión de largo plazo.”

Los inversionistas no tienen que asumir el riesgo del precio petrolero directamente. Hay inversionistas y traders  profesionales que sí apuestan directamente sobre el volátil precio del crudo y para esto emplean contratos de futuros. No obstante, esto no precisa hacerlo el inversionista común y el pequeño ahorrador. Lo sintetiza muy bien David Kelly, de JP Morgan, citado por el WSJ: “Para el inversionista individual, nunca recomendaría involucrarse con la materia prima en sí misma, porque es como el Lejano Oeste.”

Un segmento que atrae cada vez más a inversionistas conservadores es el llamado “Master Limited Partnerships”, MLP. Se refiere a las empresas que operan en transporte y almacenamiento, incluyendo gestión de oleoductos. Estas empresas tienen un flujo de demanda estable de consumidores industriales de crudo y del sector mayorista y “retail” en combustibles, lubricantes y otros productos. La caída en el precio del petróleo incluso les beneficia, porque incrementa la demanda de estos productos.

Sin embargo, no son del todo inmunes a la caída en el precio del crudo y un índice que las agrupa, el Alerian MLP Index, ya ha perdido 14% de su valor en los últimos seis meses. No obstante, está rindiendo 6,16% anual, mientras la tasa libre de riesgo en EEUU a 10 años está en el orden de 2% (es lo que paga un bono del gobierno estadounidense).

Las grandes petroleras integradas, que tienen diversificados sus negocios en exploración, producción, procesamiento y distribución, también han salido menos vapuleadas tras la caída en los precios petroleros. Son las llamadas “blue chips”. Las caracteriza su “mix de negocio diversificado y sus balances sólidos.” El WSJ da dos ejemplos: Exxon Mobil, que ha caído 10% en los últimos seis meses y Chevron, que ha caído 18% en el mismo lapso. No está del todo mal, si se considera que el crudo ha caído en más de 50%

El WSJ recuerda que hay inversionistas en la industria de hidrocarburos que se concentran en los dividendos que generan las empresas petroleras. Estos dividendos son recurrentes y empresas como Exxon y Chevron no han reducido en décadas el dividendo que pagan al accionista. El enfoque de tales inversores está más interesado en la liquidez de estos títulos y su generación de efectivo. En tal sentido suelen inquietarse menos con el ciclo de precios del crudo.

Otra opción para los inversionistas es colocar su dinero en instrumentos que diversifiquen el riesgo de las petroleras. Una alternativa son los llamados Exchange-Traded Funds o ETFs. Este tipo de fondos de inversión replican un índice de mercado, sin que el inversionista tenga que comprar todas las acciones que componen tal índice. El inversionista verá revalorizar su inversión según se mueve tal índice de precios, que incluye varias acciones y por tanto diversifica la exposición.

El mayor de estos fondos ETF se llama Energy Select Sector SPDR Fund y está referenciado a un índice  de compañías energéticas que cotizan en EEUU. Este Fondo tiene un Activo bajo Gestión de 11.000 millones de dólares y aplica una comisión anual de 0,16% por dólar invertido a los partícipes del fondo (o dicho de otra forma, 16 dólares de comisión anual por cada 10.000 dólares invertidos) . Otro fondo de esta índole que menciona el WSJ es el Vanguard Energy Fund, con activo bajo gestión de 10.100 millones de dólares. Este fondo perdió 25% de su valor en los últimos seis meses, frente a 29% que han perdido en media varios de estos fondos. La comisión que aplica el Vanguard Energy es de 0,38% por dólar invertido (38 dólares por cada 10.000 dólares que coloque en ellos un inversionista).

La ventaja de este tipo de fondos es resumida por un analista de Morningtar, Kevin McDevitt, para el WSJ: “Tienes la exposición a la materia prima [el petróleo], tienes la exposición al sector energético, pero no tienes toda la volatilidad que va asociada con ellos.”

Otros inversores se concentran más en la calidad de los activos que tienen las compañías petroleras. Jown Dows, gestor de un importante fondo que administra más de 2.000 millones de dólares, Fidelity Select Energy Portfolio, prefiere ver estos activos y olvidar magnitudes bursátiles más volátiles.

Esta nota del WSJ resume varios de los temas a tener en cuenta por inversionistas en acciones petroleras: los activos de las compañías en que van a invertir, la frecuencia de pago de dividendos, en qué sector de la cadena de valor petrolera están (“aguas arriba” o “aguas abajo”), la sensibilidad al precio del crudo de la empresa y las posibilidades de diversificar el riesgo.
Publicar un comentario