sábado, 14 de febrero de 2015

Quién es Lars Vilks, el caricaturista sueco que volvió a desatar la ira del extremismo islámico

El dibujante era el organizador del evento en el café de Copenhague donde un hombre armado mató a una persona e hirió a tres. En 2007, había pintado a Mahoma como un perro
Las complicaciones para el dibujante Lars Vilks comenzaron en el año 2007 cuando en una de sus caricaturas dibujó al profeta del islám, Mahoma, en el cuerpo de un perro. Desde ese momento, Vilks fue blanco de múltiples amenazas de muerte, agresiones, e incluso un ataque en el que su casa resultó incendiada.


El ataque de este sábado, en un café de Copenhague en el que se celebraba el evento "Arte, blasfemia y libertad de expresión", y que terminó con un muerto y tres personas heridas, probablemente haya sido uno más de los ataques fallidos contra la vida del artista sueco.
El atentado, que recuerda a los hechos de enero contra la revista satírica francesa Charlie Hebdo, en los que murieron 12 personas, terminó con la huida en un automóvil del atacantes sin que la policía pudiera hacer nada para detenerlo.

Después del polémico dibujo, en 2007, Al Qaeda publicó que daría una recompensa de u$s100.000 a quien "sacrificara a Vilks", por atreverse a "insultar la imagen de (nuestro) profeta, que descansa en paz". Además, la organización terrorista ofreció otros 50.000 dólares a quien "degüelle como a un cordero" a Ulf Johansson, el responsable de haber publicado el dibujo en ese momento.
Desde entonces, Vilks ha vivido bajo permanente amenaza y ha debido mantener un perfil muy bajo. Cada vez que por algún motivo hizo una aparición pública, sufrió algún accidente o ataque.
En 2010, el caricaturista fue agredido mientras daba una conferencia sobre la libertad de expresión. Vilks recibió un cabezazo de un hombre que se encontraba sentado en primera fila en la sala de la Universidad de Uppsala (a unos 70 kilómetros de Estocolmo). El episodio impulsó al gobierno sueco a ponerle protección de manera permanente.
Unos días después de este ataque, unos desconocidos prendieron fuego a su domicilio, un chalet en Nynäshamnläge, en el sur de Suecia, donde Vilks se había recluido desde hacía algún tiempo.
Ese mismo año también se detuvo a siete personas, tres mujeres y cuatro hombres en Irlanda, procedentes de Marruecos y de Oriente Medio, acusados de planear atentar contra la vida del dibujante.
Lo mismo ocurrió en 2011, con un somalí y dos suecos, detenidos en Gotemburgo. Los tres individuos fueron detenidos por planear un atentado terrorista durante la Bienal de Arte de esta ciudad sueca para acabar con la vida de este hombre.
En 2014, una mujer estadounidense que se dio a conocer como "Jihad Jane" fue condenada a muerte por planear el asesinato de Vilks a través de internet.
Publicar un comentario