martes, 7 de julio de 2015

Algunas verdades sobre Grecia

Como en todas las guerras, la primera víctima de los cruzados de la austeridad contra los heresiarcas griegos ha sido la verdad. Tantos años después, Europa vuelve a vivir su instante Münzenberg, esta vez a cuenta de un tan soleado como insolvente rincón del Mediterráneo. Al punto de que incluso la prensa seria inglesa, siempre tan orgullosa de sí misma, siempre tan pendiente de mantener las distancias éticas y estéticas con los tabloides, ha concedido caer al nivel del betún en el asunto de Grecia.



 Baste ver el Financial Times, nada menos que el Financial Times, la joya de la corona, llenándose de gloria estos días con la doctrina de un tal profesor Giavazzi, diríase que italiano por obvias señas. La suprema virtud de ese Giavazzi, y de ahí que el FT haya arrendado sus servicios, es una pericia poco común para resumir en una plana de periódico todas las falsedades que circulan por el continente a propósito de la cuestión que nos ocupa.
La muy incómoda realidad es que, desde 2009, los distintos Gobiernos griegos, todos, han acometido muchas más reformas (léase mutilaciones del Estado del Bienestar) y mucho más profundas que, sin ir más lejos, Mariano Rajoy en España. La muy incómoda realidad es que Grecia se arrastra ahora mismo por los suelos no por haber rehusado llevar a cabo las célebres reformas en su momento, sino por todo lo contrario: por haberlas implementado de modo tan obediente como suicida. Y de ahí que se coticen tanto los servicios de los Giavazzi de turno, esos consumados peritos en trocar la noche en día y viceversa. Así, apelando a uno de los mantras más sobados del genero, sostiene Giavazzi ante su público británico que Grecia, pese a los rescates sucesivos, en ningún instante ha dejado de constituir un Nirvana para legiones de funcionarios públicos parasitarios, esos mangantes que vegetan a costa del sufrido contribuyente comunitario.
Es mentira. Bien al contrario, Grecia ha acometido una reducción extraordinaria de su número de servidores públicos, según datos oficiales de la propia Comisión Europea. El empleo total en el sector estatal griego pasó de 907.351 personas en 2009 a 651.717 en 2014. Un descenso de más del 25% de todos sus efectivos. Ningún país europeo había hecho una reducción semejante jamás. Ninguno. Insisto, son datos oficiales de la Comisión Europea. Pregona Giavazzi que esos pícaros griegos, menudos son ellos, se las han arreglado durante la crisis para seguir despilfarrando a mansalva un dinero que era nuestro. Es mentira. Desde 2009, Grecia ha llevado a cabo la mayor reducción del déficit público que se haya emprendido jamás en el mundo.
Lo repetiré, por si no se ha entendido: Grecia ha llevado a cabo la mayor reducción del déficit público jamás realizada en el mundo. Sí, en el mundo. Han pasado de un 15,6% sobre el PIB en 2009 a un 2,5% en 2014 (son datos oficiales de la OCDE a disposición de quien quiera comprobarlos). Dice Giavazzi que esos vagos meridionales quieren seguir jubilándose a los cincuenta y pico para vivir de gorra a cuenta del resto de los europeos. Es mentira. Tras la última reforma del sistema de pensiones aprobada por el Parlamento de Atenas, los trabajadores griegos pasarán a tener una de las edades de jubilación más altas de toda la Unión Europea. Han leído bien: una de las más altas de toda la Unión Europea. Quien no conceda creerlo puede disipar su escepticismo en el último informe de la Comisión Europea sobre el envejecimiento demográfico, donde se recoge el dato. Et caetera. Lo dicho, Münzenberg vive
Publicar un comentario