miércoles, 1 de julio de 2015

"Bachelet no va a recuperar jamás el liderazgo que tenía"

Por: Agustina Ordoqui
En diálogo con Infobae, el senador chileno Manuel Ossandón consideró que la mandataria es honesta, pero que tras los escándalos de corrupción "ya no le creen". "La gente está desilusionada", sentenció
La imagen de la presidente de Chile, Michelle Bachelet, se encuentra en niveles mínimos en comparación con la alta popularidad con la que asumió su segundo mandato en marzo de 2014. Si hace un año superaba el 60 por ciento, hoy su aprobación se ubica en el 28%, según una reciente encuesta de Plaza Pública-Cadem. Pero la caída en picada no es exclusiva del Gobierno. Todo el arco político está salpicado por tres casos de corrupción: Caval, que afecta a Bachelet, Penta, que toca a la oposición, y Soquimich, que golpea a izquierda y derecha por igual.
Infobae dialogó con el senador chileno por Renovación Nacional (RN), Manuel José Ossandón, sobre el momento que atraviesa Chile ante el desprestigio de la clase política. El representante de derecha señaló que Bachelet, con los escándalos de corrupción, perdió su principal capital: su credibilidad. "Era una líder natural en la que la gente creía, que había hecho un gobierno mediocre, pero políticamente correcto. La gente le confiaba, sentía que era honesta, que miraba a los ojos", describió.



Sin embargo, cuando trascendió que su hijo Sebastián Dávalos y su nuera Natalia Compagnon, habían obtenido un préstamo del Banco de Chile por 10,4 millones de dólares para comprar terrenos que les dejaron ganancias de casi u$s5 millones, la credibilidad se desplomó. Dávalos fue acusado de tráfico de influencias y Bachelet debió emprender una serie de medidas anticorrupción que todavía no le sirvieron para revertir la decadente popularidad. Según Ossandón, el error de la mandataria en el caso Caval fue no asumir su rol como jefa de Estado ni hacer un juicio moral sobre lo que había pasado.
"La gente está desilusionada porque considera que la presidente no actuó bien frente a acciones deshonestas. Allí se cayó su atributo, que no era ser una buena gobernante, sino ser una persona honesta, creíble. Creo que ella sigue siendo honesta, pero ahora no le creen", apuntó el senador y ex alcalde de Puente Alto, quien estuvo la semana pasada de visita en Buenos Aires invitado por la Fundación Nuevas Generaciones.

Con respecto a Penta, el caso de fraude fiscal, lavado de dinero y soborno llevado a cabo por la empresa que, además, financiaba campañas de miembros de la Unión Democrática Independiente (UDI), Ossandón sostuvo que desde hace tiempo que la derecha "está secuestrada por los poderes económicos". En ese sentido, responsabilizó al ex presidente Sebastián Piñera, también de RN, por poner a técnicos en el gobierno y "desechar a los políticos y a los partidos de derecha".
Por último, el senador dijo que el tiro de gracia contra la clase política fue el caso de la Sociedad Química y Minera de Chile (Soquimich o SQM), una empresa minera no metalúrgica que produce salitre y litio y es controlada por el ex yerno del dictador Augusto Pinochet, Julio Ponce Lerou. La información surgió a partir de la investigación contra Empresas Penta.SQM financiaba de manera irregular campañas de representantes de la derecha, pero también de la izquierda.
"Nueva Mayoría, que tenía como bandera la lucha contra Pinochet, le pedía plata al yerno de él"
El ex ministro de Interior Rodrigo Peñailillo, relevado de su cargo por Bachelet en un intento de depurar a su gabinete, es uno de los involucrados. "Lo que no se sabía es que la izquierda o la Nueva Mayoría también estaba secuestrada por los grupos económicos, y que a la mañana salían a protestar y a la tarde, escondidos, ponían la mano", disparó Ossandón en la entrevista con Infobae. "El desprestigio es que la Nueva Mayoría, que tenía como bandera la lucha contra Pinochet y la dictadura, le pedía plata al yerno de él. Es una actitud perversa. Y eso los ha afectado mucho", subrayó.
Las reformas prometidas
Para Ossandón, Bachelet tratará de apurar las reformas que había prometido en su campaña electoral para "reposicionarse", pese a que el último sondeo de Plaza Pública-Cadem indica que el apoyo está a la baja. De acuerdo con la encuesta, publicada esta semana, solo un 24% está de acuerdo con la reforma educativa, mientras que un 27% está conforme con la tributaria, aprobada el año pasado. Según el senador de RN, avanzar con las reformas en un contexto de baja popularidad es contraproducente. "Hoy en día no tiene legitimidad para hacerlas", aseguró.
"Bachelet ya no tiene legitimidad para hacer las reformas"
El legislador, además, calificó de "malos" los cambios impulsados por Bachelet, a la vez que afirmó que fueron improvisados y que, por eso, paralizaron al país. "Bachelet no va a recuperar jamás el liderazgo que tenía porque aquí hay una desilusión profunda de la gente, está afectada la credibilidad y la transparencia", insistió. "Como tienen la mayoría, hacen lo que quieren. Ellos quieren refundar Chile. Es mucho más fácil botar un país que reconstruirlo. La Nueva Mayoría es capaz de destruir a Chile en cuatro años", alertó.
Ossandón también hizo una lectura negativa de las leyes que conforman la reforma integral de la educación. "Había que ir a la calidad, pero lo que hizo la presidente fue garantizar la gratuidad de aquí a dos años. Mucha gente va a estar contenta porque hoy en día no paga por el colegio, pero la calidad sigue siendo igualmente mala", sostuvo. "La reforma educacional en lugar de ser ética fue política, pensando en los votos para las próximas elecciones", agregó.
En cuenta a la reforma de la Constitución, Ossandón fue aún más categórico: "Inventaron un nuevo Pinochet". "La Constitución se puede modificar, estoy abierto a eso, pero de forma responsable y diciéndole la verdad a la gente: que los problemas no son culpa de la Constitución, sino de nosotros. Todos contra la Constitución es un slogan porque necesitan algo que los una como lo hacía Pinochet", remarcó. Y cerró, en relación a la dictadura: "Hay que mirar el futuro sin olvidar al pasado, pero sin seguir esposado 30 o 40 años hacia atrás".
Publicar un comentario