martes, 7 de julio de 2015

De Pekín a Auburn: Una conversación con la miembro del Mises, Jingjing Wang

[Extraído del número de marzo/abril de 2015 de The Austrian]

The Austrian: ¿Cuándo empezó a familiarizarse con el Instituto Mises?
Jingjing Wang: No recuerdo el momento exacto en que conocí por primera vez el Instituto Mises, pero oí el nombre de Hayek hacia 2007 cuando era estudiante de tercer año de administración de empresas en China. Fue en 2010, cuando tomé un curso en Pekín sobre “Lecturas clásicas en economía institucional” para mi grado de maestría. Liberalismo de Ludwig von Mises estaba en la lista de lectura. Hice investigaciones en la web sobre Mises y descubrí que había un Instituto con su nombre. Me familiaricé cada vez más con el Instituto Mises después de 2011 cuando llegué a EE. UU. para estudiar el doctorado.



TA: En años recientes, hemos visto cada vez más actividad de investigadores y traductores austriacos en China. ¿Cuál se su evaluación del estado de la economía austriaca y del libre mercado en general en China?
JW: Es muy alentador que haya cada vez más actividades académicas de investigadores austriacos y gente con opiniones similares. Estas actividades incluyen traducir libros clásicos, organizar seminarios y grupos de lectura e incluso publicar obras originales relacionadas con la economía austriaca. Pero la investigación china de la economía austriaca no es un fenómeno completamente nuevo.
Por ejemplo, las obras de Böhm-Bawerk se tradujeron al chino ya en la década de 1930. Hayek ya tenía algunos alumnos chinos cuando enseñaba en la London School of Economics y sus discípulos trajeron la economía austriaca al volver a China continental a través de Taiwán y Hong Kong. En años recientes, debido a la influencia de Internet y el entusiasmo de los estudiantes jóvenes, las transacciones no se limitan a los libros clásicos. Cada vez más vídeos de la Universidad Mises, artículos de Mises Daily y temas interesantes de otras fuentes se han traducido también y estos pueden llegar a una audiencia mucho más amplia que los canales tradicionales. Así que soy muy positiva con respecto a este movimiento. En el futuro, espero que todos estos esfuerzos puedan crear unos cimientos muy sólidos para que otros investigadores realicen estudios originales y apliquen la economía austriaca para analizar lo que ha ocurrido en China.
TA: ¿Por qué decidió seguir una carrera académica?
JW: Es una pregunta difícil de contestar. En realidad, nunca pensé seguir una carrera académica inicialmente, ya que no sabía lo que significaba antes de ir a la universidad. Tampoco esperaba tener la oportunidad de estudiar en la universidad, aunque había soñado con ser profesora de enseñanza elemental o media cuando era joven. Posteriormente, después de elegir por accidente administración de empresas como carrera, pensé que ser trabajadora de cuello blanco y ganar un salario decente también es una buena decisión. Pero me sentía perdida después de años de ser una estudiante estrella y aprender cosas que no me interesaban mucho. En mí último año, tras seguir el consejo de mi consejera Xiaoyun Yang, vagué por universidades cercanas, acudí a diversos cursos e investigué sobre temas que me apasionaban. Fue mi primera mentora y me llevó a hacer investigación seria. Luego seguí mis impulsos y acabé siguiendo una carrera académica. Creo que es el lugar en el que puede encontrar paz mental, una vida feliz y plena.
TA: ¿Qué le convenció para solicitar ser miembro del Instituto Mises?
JW: La verdadera pregunta es acerca de qué me motivó hacer lo que fuera para convertirme en un miembro Mises. Es un privilegio para un investigador austriaco se miembro Mises y llevar a cabo investigación en el Instituto Mises y ansiaba ser miembro desde hacía mucho. Así que trabajé realmente duro para ser candidata para solicitar una membresía. Acudí a grupos de lectura austriaca organizados por Peter Klein y acudí a la Universidad Mises y el Seminario de Grado Rothbard. Tambié, durante ese tiempo oí cosas buenas acerca de ser miembro Mises por parte de mi consejera y mis colegas Per Bylund y Jim Chappelow, que me ayudaron a prepararme bien.
TA: ¿Cuál fue la naturaleza de su trabajo académico cuando estuvo en el Instituto Mises?
JW: Herbert J. Davenport fue un interés principal, especialmente la relación entre este y Frank Knight en estudios empresariales. Yo había tenido una fuerte pasión por estudiar la historia del pensamiento económico durante bastante tiempo y estaba muy entusiasmada por trabajar en esto durante todo el verano como miembro Mises. Davenport fue un economista estadounidense muy importante de la Escuela Austriaca de inicios del siglo XX. Por desgracia, está casi olvidado por los economistas ortodoxos e incluso por la mayoría de los austriacos. Mi trabajo trata de destacar sus contribuciones a los estudios empresariales y resolver el misterio de la peculiar forma de Frank Knight de ilustrar la naturaleza de la incertidumbre y el beneficio. Entretanto, también traté de entender la doctrina de la financiación a préstamo del capital de Davenport y cómo impacta esta en la visión del capital de Knight y en el debate entre Knight y Hayek sobre teoría del capital.
TA: ¿Qué fue lo que más le gustó de ser un miembro?
JW: Es muy difícil para mí elegir lo que más me gustó, ya que hubo muchos aspectos de la experiencia de los que disfruté mucho. Primero, es muy cómodo tener acceso a la ayuda y consejo de catedráticos todos los días. La mayoría del tiempo podía simplemente llamar a su puerta y hacer preguntad. Segundo tuve mucha suerte de trabajar en el ala de investigación del Instituto Mises con muchos miembros brillantes. Su pasión y compromiso con la economía austriaco me sirvieron de estímulo. Tercero, el Instituto Mises es un gran lugar para hacer investigación y era un lugar agradable y bello para estar. Para acabar, pero no menos importante, tanto profesores como personal son muy serviciales y realmente se preocupan por los miembros.
TA: ¿Cómo han afectado sus experiencias en el Instituto Mises a sus planes para el futuro y a sus trabajos académicos futuros?
JW: Como he dicho, hace mucho que me apasiona realizar investigaciones sobre la historia del pensamiento económico, pero al principio no me atrevía a hacerlo porque es un trabajo difícil, especialmente para investigadores jóvenes. Realmente aprecio el apoyo que recibí del Instituto Mises, que me permitió aprender cómo hacer este tipo de investigación y como acudir a los profesores en busca de ayuda. Por supuesto, es difícil resumir y expresar la influencia de la membresía del verano Mises sobre mí y puede que aún no sepa el impacto total de ella en mi carrera.
Publicar un comentario