viernes, 17 de julio de 2015

Las leyendas de 'El Chapo'


MÉXICO

Tras la fuga de 'El Chapo'
  • Historias divertidas e inverosímiles de una población que cree mayoritariamente que todo es una pantomima y que le dejaron fugarse

La mandataria mexicana Arely Gomez muestra una foto de 'El...
La mandataria mexicana Arely Gomez muestra una foto de 'El Chapo' tras su huída. YURI CORTEZ AFP

Mañana hará una semana que 'El Chapo' Guzmán abrió la tapa de su ducha, pegó un brinco a un agujero negro y desapareció para convertirse en una de esas leyendas tan costumbristas de este México en el que se venera a la muerte y se castiga a los santos.
La rumorología de la calle es sabía, cruel e imaginativa. Quizá hasta ahora el mayor fallo de seguridad en este esperpento lo haya denunciado un niño de pocos años que tras ver en las noticias que 'El Chapo' llevaba años huyendo de la Policía por túneles, preguntó con esa pragmática inocencia de la infancia: "Y si llevaba tanto tiempo escapando por túneles, ¿por qué no le pusieron en una celda del primer piso?".



El resto, el ya crecido pueblo llano hastiado del surrealismo de sus entrañas, ha dictado ya también su sentencia. Las encuestas de vecindario, abrumadoramente, apuestan a una pantomima del Gobierno. Ahí las sospechas van desde "qué casualidad que 'El Chapo' se fugó cuando no estaba en México el presidente Peña Nieto" a "es evidente que el tipo de la celda no era él, era un doble" o "le han dejado irse, si es que alguna vez llegó a entrar...".
Las encuestas oficiales dictan y dictaban lo mismo que las del vecindario. Cuando se detuvo a Guzmán en 2014, el 70% de los mexicanos apostó que el narco volvería a fugarse. Hoy, nueve de cada diez mexicanos ve la corrupción política tras la huida y el 54% incluso asegura que ni salió por el túnel, que salió por la puerta como parece que reconoció el propio narco sobre su fuga de 2001 en Puente Grande.
Entonces, en unas conversaciones entre 2007 y 2008 con el duro general mexicano, Acosta Chaparro, para intentar conseguir una reducción de las hostilidades en el terrible sexenio de Felipe Calderón y su lucha militar contra los narcos, que dejó más de 136.000 cadáveres, Guzmán le reconoció al militar tras ser interrogado que: "No me escapé, me abrieron la puerta", recuerda hoy la revista Sin Embargo. Esa misma versión es la que creen hoy cientos de miles de mexicanos que pasó hace seis días.
¿Por qué?. Porque el Gobierno no tiene credibilidad y porque los rumores comenzaron a expandirse desde el segundo uno. Se dice que se fue en un helicóptero, hasta se enseñaron fotos de él sobrevolando México. También se explicó que amenazó a Donald Trump. Que había un pájaro muerto en un cubo en su celda. Que tenía un ordenador en la celda. Se dijo que era calvo y luego se vio que tenía pelo. Que su hijo anunció su fuga. Separar el heno de la paja en esta historia es muy complicado.

Mejor ir paso a paso

"Es imposible que haya salido en helicóptero, en este suelo no fangoso de la finca no podría aterrizar y además hubiera sido visto desde las torres de vigilancia", desmiente el Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido a la prensa. "Además, en las fotos que se publicaron el reo aparece con bigote y en la cárcel nadie puede llevar bigote ni barba". En contra de la explicación de Rubido está que la suposición de la torre de vigilancia vería algo se podría aplicar también al año de trabajos y la construcción de un túnel de kilómetro y medio que la torre no vio, y que primero se enseñó una foto del reo calvo y luego en el vídeo se supo que tenía pelo. "Eso es porque se enseñó la foto que se le hizo cuando se le encerró. Luego no se le volvieron a hacer más fotos".
Luego se habló también de un misterioso pajarito que apareció muerto en la papelera de su celda, algunos apuntaban también a que había un nido en su ventana. El pájaro podía ser parte de un secreto mensaje oculto del narco, dicen las leyendas. "No tenemos constancia de que se haya encontrado un pájaro en su celda", replica Rubido.
Los tuits son otra parte de la leyenda del fantasma del Chapo. Nada más fugarse desde la que se supone que podría ser la cuenta oficial del narco, ya que está conectada con las también supuestas cuatro cuentas de hijos suyos en twitter, y los cinco siguen a pocas personas que no sean el núcleo familiar virtual, el Chapo tuvo tiempo de amenazar a Donald Trump.
Una revancha patria que entusiasmó a buena parte de la población mexicana que veía como su criminal más sanguinario defendía el orgullo patrio y criticaba al magnate estadounidense. Éste rápidamente aceptó el reto y llamó al FBI para que investigara las amenazas mientras él tenía la prueba palpable de que su racista comentario del lanzamiento de la campaña electoral de que los mexicanos que iban a EEUU eran ladrones, asesinos y violadores se había vuelto a corroborar. "Tampoco hay certeza ninguna de que las cuentas de los hijos y el supuesto Chapo sean verdaderas", vuelve a negar Rubido. Lo que ya no se atrevió a asegurar el Comisionado es de si hay certeza de que Donald Trump se haya comido a Donald Trump.
En este caso da igual la historia, gusta mucho al pueblo para negarla y el propio cantante cubano Pitbull en una entrega de premios celebrada ayer le recomendó a Trump que tuviera "cuidado con El Chapo".
Sobre el ordenador, que desató las primeras alarmantes denuncias en internet tras mostrar la Policía las últimas imágenes del Chapo en prisión, la realidad es que El Mundo cuando visitó la celda y prisión pudo comprobar que se trata efectivamente de una pantalla de televisión de la que gozaban otros importantes narcos allí encerrados y, también, que desde luego aquel día no funcionaba el teléfono móvil desde que se cruza la reja de fuera. "Aquí nunca hay señal para usar un teléfono", asegura Rubido.
Y en este panorama de dimes y diretes regresa a México en unas horas el presidente Peña Nieto de su viaje oficial en Francia cuyo mayor pega sea en este momento para el mandatario que no haya durado otros seis años.
Publicar un comentario