domingo, 9 de agosto de 2015

Las esclavas sexuales del Estado Islámico

Bandera del EIIL
La constante progresión de los terroristas del Estado Islámico (EI) en el norte de Irak y la parte oriental de Siria ha provocado el éxodo de los integrantes de las minorías religiosas de la zona, que temen ser exterminados. La caída de Mosul en manos de los terroristas el pasado 10 de junio fue el punto de partida de una feroz represión que ha provocado la huida de más de medio millón de personas, principalmente de filiación cristiana o yazidí.



No han tratado de hacer valer su derecho a permanecer en su tierra porque su desamparo y el fanatismo de los criminales condena al fracaso cualquier intento de resistir. En el caso de la comunidad yazidí, radicada mayoritariamente en el Kurdistán iraquí, recientes testimonios recogidos por Human Rights Watch (HWR) ponen de manifiesto la crueldad con que son tratados sus miembros, especialmente las mujeres, con frecuencia obligadas a casarse con terroristas del EI o vendidas como esclavas sexuales.
HRW cuenta con las declaraciones de dieciséis yazidíes que han podido huir de las prisiones en las que los mantenían detenidos los terroristas del EI, así como el de otras dos víctimas a las que sus captores han permitido comunicarse con sus familiares a través del teléfono móvil. En todos los casos, los relatos coinciden en reflejar el horror de los métodos del EI para lograr la conversión de sus víctimas al islam que profesan.
Seve, de 19 años, es una de las dieciséis yazidíes que han podido escapar de las garras de los criminales. Su marido fue asesinado a comienzos de agosto a las afueras de la ciudad de Sinjar. Así relata Seve la manera en que los islamistas fuerzan a las prisioneras a casarse con ellos en ceremonias multitudinarias:
Se suponía que iba a ser una fiesta de bodas. Nos lanzaban dulces y nos sacaban fotos y videos. Nos obligaban a parecer felices para salir en las imágenes. Los combatientes estaban tan contentos que disparaban al aire y gritaban. Había una mujer procedente de Kojo que era realmente bella. El líder de los luchadores la tomo para él. La vistió como una novia.
Cuando los terroristas no quieren para ellos a las mujeres infieles que secuestran, las venden al mejor postor. Una de estas víctimas, que escapó el pasado 7 de septiembre, explica que fue secuestrada por el EI a comienzos de agosto. Después de estar tres semanas retenida, los terroristas la transportaron en autobús a Raqa, en compañía de su hermana y otras 200 jóvenes y niñas. Al día siguiente un grupo de hombres armados se llevó a 20 de ellas: las habían comprado. Un día más tarde le tocó el turno a ella y a su hermana. El terrorista que la compró le contó, con orgullo, que había pagado 1,000 dólares. La llevó a su casa e intentó violarla. Esa misma noche la chica escapó aprovechando que su dueño estaba durmiendo.
A tenor de los testimonios recogidos por HRW, haydecenas de familias enteras cuyos miembros han sido secuestrados por los terroristas del EI. Lo primero que hacen es separar a los presos en tres grupos: 1) mujeres mayores y madres con hijos pequeños, en ocasiones acompañadas por ancianos o por sus maridos, 2) mujeres jóvenes y 3) muchachos. Según la organización, en estos momentos puede haber más de mil personas en manos de los terroristas, la mayoría de ellas yazidíes.
HRW se hace eco también del testimonio de una adolescente yazidí recogida por la ONU que contó cómo los terroristas secuestraron a cientos de hombres y mujeres y los llevaron a la ciudad de Baaj, al oeste de Mosul. La chica relató que varios combatientes del EI la violaron repetidas veces y más tarde la vendieron en el mercado.
HRW denuncia que el Estado Islámico ha violado las leyes internacionales que castigan como crímenes contra la humanidad la persecuciones de minorías religiosas, así como el secuestro y abuso de sus miembros. El pasado 1 de septiembre el Consejo para los Derechos Humanos de la ONU ordenó una investigación sobre los crímenes del Estado Islámico. A día de hoy, todavía no se han hecho públicas sus conclusiones.
Publicar un comentario