lunes, 3 de agosto de 2015

¿Y los potenciales inversionistas, cómo ven hoy a Pemex, y al país?

Si bien no se asustan fácilmente, los excesos en el manejo operativo de ambas empresas productivas del Estado, es algo que preocupa.

A los resultados obtenidos con la Ronda 1 los cuales, unos afirmamos fue un fracaso y otros, un éxito y una oportunidad de aprendizaje, habría que agregarles los resultados del primer semestre de este año recién dados a conocer, para Pemex y CFE.
¿Qué surgiría entonces, si esos dos elementos los combináremos para extraer conclusiones acerca de la viabilidad de las dos empresas productivas del Estado? Es más, si usted representare una de las compañías interesadas en las diferentes rondas donde se licitarán los bloques petroleros, ¿qué pensaría de lo que vio en la Ronda 1 y, qué opinión le merecen los resultados de aquellas dos empresas?



Lo primero que habría que precisar, dados los elementos que conocemos de la Ronda 1 y los datos que aparecen en los Estados Financieros de Pemex y CFE, es que México no es, ni con mucho, el único país donde hoy se presentan oportunidades en materia de exploración, perforación y extracción de petróleo.
Estas últimas no incluyen, dada la etapa en la cual se encuentran los proyectos energéticos en varios países de África, los hallazgos altamente prometedores en ese continente, en materia de gas y petróleo. Sin embargo, aquéllas si consideran ya el potencial iraní, al haber concluido exitosamente las negociaciones relacionadas con su programa nuclear.
¿Qué nos espera pues, para los próximos dos o tres años en materia de petróleo e ingresos de Pemex y del erario en general? ¿En verdad no se ha dado cuenta de la gravedad de lo que nos espera? Sin querer ser pesimista, mi opinión es que, si en verdad le interesa el futuro del país, infórmese por favor acerca de la situación del mercado petrolero en el mundo.
La pregunta del título, no obstante la avalancha mediática para hacernos creer que la Ronda 1 fue todo un éxito, que ni el más optimista visualizó, mi opinión va en el sentido de que los dos acontecimientos mencionados arriba —Ronda 1, y resultados de Pemex y CFE—, han empezado si no a preocupar a los potenciales inversionistas, sí a llevarlos a dar una segunda y concienzuda revisión a las cifras.
Por ejemplo, el Balance de Pemex arroja un dato por demás interesante, el Patrimonio Total es negativo y alcanza un monto muy cercano al billón de pesos, un millón de millones. También, no es sólo el dato de las pérdidas del primer semestre —poco más de 180 mil millones de pesos—, sino la situación general de esa empresa, lo que sin duda impactará en las decisiones de participar en las siguientes licitaciones.
En el caso de la CFE, las cosas no están mejor; además de las pérdidas en el primer semestre de este año, más de 35 mil millones de pesos, está la decisión política de reducir las tarifas del servicio eléctrico, por encima de la racionalidad económica. Con esta visión y la decisión correspondiente, si bien los inversionistas no se asustan fácilmente, los excesos en el manejo operativo de ambas empresas productivas del Estado, es algo que preocupa, no solamente a los inversionistas del exterior sino a los nacionales.
Por otra parte, ante la realización de 12 elecciones estatales el próximo año, ¿qué tipo de decisiones piensa usted tomará el gobierno federal, con miras a tratar de que su partido se levante con la victoria en todas ellas o cuando menos, con la mayor parte?
Por una elemental lógica, ¿por qué pensar que los inversionistas que han mostrado cierto interés, no van a prestar atención a elementos como los apuntados en párrafos anteriores?
Publicar un comentario