viernes, 22 de abril de 2016

El FMI teme al 'Brexit', a Donald Trump y al nacionalismo en Europa

El FMI teme al 'Brexit', a Donald Trump y al nacionalismo en Europa

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde. EFE
La institución de alerta de la influencia de los riesgos políticos actuales en la economía
Según sus previsiones, España será el país de las grandes economías industrializadas que más crezca
El nacionalismo económico en Europa y en Estados Unidos se ha convertido en una de las mayores amenazas para la reactivación mundial. Así lo acaba de dejar claro el economista jefe del FMI, Maurice Obstfeld, en la presentación del informe semestral de la institución 'Perspectivas de la Economía Mundial'. Obstfeld ha enumerado una larga lista del conflictos políticos, que van desde Siria hasta la posible salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, pasa por el auge del nacionalismo en Europa derivado de la llegada de refugiados de Oriente Medio y de los atentados del Estado Islámico, y concluye con "la reacción contra la integración económica transfronteriza en Estados Unidos" que representa el candidato que líder a la carrera a la nominación del partido Republicano, Donald Trump.



Así, el Fondo se centra más de lo habitual en los riesgos políticos, que suele dejar de lado en sus informes. El argumento de la institución para romper con esa tradición -derivada del hecho de que, al fin y al cabo, el FMI es una institución formada y dirigida por Gobiernos- es que son necesarias políticas más activas por los Estados para romper con lo que el ex secretario del Tesoro de EEUU llama "la Nueva Normalidad", es decir, "un periodo secular de estancamiento". En este sentido, el ex vicegobernador del Banco de España y actual director del Departamento Monetario y de Mercados de Capitales del Fondo ha defendido los tipos de interés negativos que varios bancos centrales, entre los que están el BCE y el Banco de Japón, están aplicando y que en la práctica son una especie de "impuesto" al ahorro para tratar de estimular el consumo y la inversión.
En el terreno del crecimiento económico, el Fondo prevé una expansión de la economía mundial del 3,2% este año y del 3,5% el que viene, ligeramente por debajo de sus previsiones de hace dos meses y medio. Para España continúa proyectando una desaceleración aunque, aun así, el país será el que más crezca de las grandes economías industrializadas en 2016, con un 2,6%, a pesar de lo que vaticina como un contexto restrictivo en materia de política fiscal. Para 2017, estima una expansión del PIB del 2,3%. En general, el Fondo ha cambiado poco sus previsiones macroeconómicas, con EEUU liderado el crecimiento del mundo industrializado, aunque con tasas en el entorno del 2,5%, la Eurozona expandiéndose un 1,5%, e India tomando el relevo de China como el gran emergente que más crece, con el 7,5% este año y el que viene. El Fondo también empeora su previsión para Brasil, donde prevé un desplome del PIB del 3,8% en 2016 y crecimiento cero en 2017.
Publicar un comentario