sábado, 23 de abril de 2016

New Hampshire, paraíso libertario


El día 3 de Febrero de 2016 los líderes del Free State Project declararon su primera gran victoria dando el pistoletazo de salida a la mayor migración libertaria de la Historia. Tras muchos años de esfuerzo, la sencilla idea expresada por Jason Sorens en 2001 está cerca de convertirse en realidad al haber alcanzado el objetivo de 20.000 miembros.
La idea era sencilla: si los liberales, libertarios, anarquistas, ancaps y todos los interesados en vivir en una sociedad más libre somos una diminuta minoría con casi nula influencia en el proceso electoral…, aprovechemos que aún hay libertad de movimiento y concentremos los esfuerzos. Un pequeño grupo de activistas motivados puede tener una gran influencia si enfoca sus esfuerzos hacia objetivos realizables.



Para evitar la dilución de los esfuerzos, tanto en el tiempo como en el espacio, los miembros del proyecto se comprometían a trasladarse a New Hampshire, el Estado escogido como destino de la migración, sólo cuando se alcanzase la masa crítica necesaria para ser realmente efectivos…, calculada en 20.000 personas. El poder de esas 20.0000 personas diluido entre 350 millones de estadounidenses es nulo, pero 20.000 activistas en el pequeño Estado de New Hampshire con una población de menos de millón y medio de personas será considerable.
New Hampshire fue escogido no sólo por su pequeña población, sino especialmente por ser un Estado en el que las ideas de la libertad ya tienen mucha fuerza. Las palabras “Live Free or Die” adornan su escudo y las matrículas de todos sus vehículos. La carga fiscal es baja: no existe el impuesto sobre la renta a nivel estatal, tampoco existe el IVA. Las libertades individuales y la responsabilidad personal son parte de la cultura. Sirva como ejemplo la inexistencia de una ley que obligue a llevar casco a los motoristas o cinturón a los conductores. Las cargas regulatorias a la actividad empresarial también son bajas y como consecuencia el paro es inferior al 5%. La sacrosanta segunda enmienda, que garantiza el derecho a la autodefensa y a portar armas, no sólo es fuerte en New Hampshire, donde está permitida la modalidad “open carry” sin licencia, sino que convive con uno de los niveles de criminalidad y violencia más bajos del mundo.
Los integrantes del FSP junto a simpatizantes locales ya trabajan desde hace años en aumentar la libertad en estos y más ámbitos. Su compromiso es prácticamente un lema minarquista, sin cerrar la puerta a interpretaciones aún más ambiciosas:
Declaro mi intención solemne de trasladarme al Estado de new Hampshire en 5 años desde que se alcancen los 20.000 participantes. Una vez allí ejerceré mi mayor esfuerzo práctico hacia la creación de una sociedad en la que la máxima función del gobierno sea la protección de la vida, libertad y propiedad de los individuos.
Resulta difícil encontrar una declaración más clara y concisa de Estado Limitado.
Pero ¿tendrán éxito estos esfuerzos? Si atendemos a los ejemplos dados en la rueda de prensa celebrada para declarar el inicio de la migración del trabajo y activismo que ya están realizando los casi 2.000 integrantes del proyecto que se han trasladado a New Hampshire y los casi 3.000 residentes locales que colaboran con el proyecto, ya están teniendo un éxito significativo. Sus esfuerzos han logrado desde frenar la implantación de un DNI en New Hampshire (no porque en España estemos acostumbrados deja de ser una idea fascista), garantizar el derecho a filmar a la policía, permitir a los padres escoger la escuela de sus hijos, prohibir los radares de matrículas automáticos o reducir los impuestos y el gasto público en estos últimos años. 18 de los 400 miembros del parlamento estatal son participantes del Free State Project y casi 90 (tanto Republicanos como Demócratas) votan con regularidad a favor de propuestas liberales.
Es ilusionante imaginar lo que conseguirán cuando sean 20.000 residentes dedicando sus esfuerzos a hacer de New Hampshire el Estado más libre del mundo.
Pero ¿no es esta estrategia sino la creación de un gueto libertario? ¿No es una huida ante las hordas estatistas? ¿No es una rendición en la batalla de las ideas?
Siempre he pensado que para ganar la batalla de las ideas no basta con argumentos, también hacen falta ejemplos. Hay que mostrar y demostrar. El éxito y la prosperidad de Hong Kong cambiaron China. El ejemplo de la libertad de la que por mucho tiempo hizo bandera América cambió incontables países. Por muy poderosas que sean las ideas, los seres humanos necesitamos ver y tocar para de verdad creernos algo. La falta de imaginación de aquellos que sólo creen que las cosas pueden ser como son aquí y ahora (en contra de las lecciones de la historia) sólo se vence mostrando que en otro lugar son distintas ¡y mejores!
El objetivo del Free State Project comienza por cambiar New Hampshire para alcanzar mayor libertad para sus miembros, pero no acaba ahí. Pretende ser un ejemplo a emular para el resto de los Estados de EEUU… y para el mundo entero.
Ha habido infinidad de ideas e iniciativas similares en el mundo liberal. Desde el Seasteading, que pretende colonizar el mar, pasando por Liberland y multitud de proyectos similares. En mi humilde opinión el Free State Project es la iniciativa más realista y con más probabilidades de éxito que se ha intentado hasta la fecha. Es un movimiento voluntario, pacífico y descentralizado de gente idealista pero dispuesta a hacer sus ideas realidad y a actuar. Cualquier persona con inquietudes liberales debería seguirlo con mucho interés.
Publicar un comentario