viernes, 22 de abril de 2016

Uber paga 88 millones para que sus operarios admitan que son autónomos, no empleados

Uber paga 88 millones para que sus operarios admitan que son autónomos, no empleados

Los conductores que usan Uber siguen teniendo toda la responsabilidad legal en caso de accidente
El acuerdo no es definitivo, ya que debe aprobarlo la Justicia
Cuando una persona vende sus productos o servicios a través de una 'app', ¿qué es? ¿Autónomo, como dice la empresa que controla la 'app', que arguye para ello que ella solo actúa como intermediario entre el comprador y el vendedor? ¿O empleado, como sugieren muchos sindicatos en EEUU, que recuerdan que la persona en cuestión a menudo no puede fijar los precios, porque de eso se encarga la empresa, y que además ese 'intermediario' le obliga frecuentemente a cumplir una serie de estándares y normas?
El debate está lanzado en la economía del mundo donde han nacido y más se han expandido este tipo de operaciones: EEUU. Y ha afectado de lleno a la empresa más exitosa con este modelo de negocio: Uber. Ahora, Uber acaba de llegar a un acuerdo para pagar a 385.000 conductores de los estados de Nueva York y Connecticut 88 millones de euros (100 millones de dólares) a cambio de que éstos retiren sendas denuncias contra la compañía en las que exigían que ésta admitiera que son empleados.
En principio, el pago de 100 millones de dólares suena como una derrota para Uber. Pero en realidad es un éxito. Porque las demandas se retiran. Así, se sienta un claro precedente: la gente que trabaja para Uber es autónoma.
A cambio, Uber deberá realizar algunas concesiones. Por ejemplo, no 'desconectar' a las personas que trabajan con su 'app' cuando la empresa quiera, como es habitual ahora. Pero lo que gana es mucho: al ser autónomos, los conductores que usan Uber siguen teniendo toda la responsabilidad legal en caso de accidente, y Uber no tiene que pagarles seguro médico, lo que en EEUU puede disparar los costes. Finalmente, 88 millones de euros no son nada para una empresa valorada en 8.800 millones de euros.
El acuerdo no es definitivo, ya que debe aprobarlo la Justicia. De hecho, hace dos semanas, un juez de California tumbó otro similar entre el principal competidor de Uber, Lyft, y los conductores de ese estado, en virtud del cual la empresa iba a pagar 12,5 millones de dólares (11 millones de euros). Otras empresas similares a Uber han tenido procesos similares, como el caso de Airbnb (que permite alquilar viviendas y habitaciones), Luxe (que ofrece aparcamiento), Homejoy (empleadas de hogar), e Instacart (que se encarga de hacer la compra a base de tener apostados en los supermercados a los empleados).
En EEUU, el 0,37% de la fuerza laboral consigue algún ingreso por medio de 'apps' que le conectan con clientes. Eso supone unas 600.000 personas, según datos del banco JP Morgan citados por el diario 'The Wall Street Journal'. La causa de este nuevo 'modus operandi' es el estancamiento (cuando no descenso) de los ingresos reales, que ha obligado a un número creciente de estadounidenses a recurrir al pluriempleo por medio de 'apps'.
Publicar un comentario