Chávez pagó 7 millones de euros para “crear en España fuerzas políticas bolivarianas”. El “comandante” firmó la entrega de fondos a la fundación de Iglesias, Monedero y Errejón para propiciar en nuestro país “cambios políticos afines al Gobierno bolivariano”.
Hoy se publica la prueba definitiva para acreditar que el partido político de extrema izquierda Podemos nació como una prolongación del chavismo en España. El proyecto le costó al Gobierno de de Venezuela algo más de siete millones de euros, según los documentos aportados. La prueba es un informe titulado “Punto de cuenta al Comandante Presidente de la República Bolivariana de Venezuela”, con fecha 28 de mayo de 2008, que lo redactó el entonces ministro del Poder Popular para las Finanzas, Rafael Isea, y lo aprobó de su puño y letra Hugo Chávez Frías.


La clave está en un párrafo, 63 palabras con las que el ministro le dice al presidente de Venezuela que el dinero entregado a CEPS, el germen de Podemos, no solo va a pagar las asesorías de la fundación a la que perteneció toda la cúpula de Podemos, sino que hay un objetivo mayor, la creación de un partido político en España afín al chavismo: “Adicionalmente, según lo acordado en el referido consejo de ministros, el consiguiente apoyo económico que significará para la Fundación CEPS esta contratación permitirá estrechar lazos y compromisos con reconocidos representantes de las escuelas de pensamiento de izquierdas, fundamentalmente anticapitalistas, que en España puedan crear consensos de fuerzas políticas y movimientos sociales, propiciando en ese país cambios políticos aún más afines al gobierno bolivariano”.
El entonces presidente de Venezuela autorizó destinar esos recursos a la fundación para la que trabajaban Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa, Juan Carlos Monedero, y Luis Alegre, entre otros. De hecho, el actual diputado de Podemos Alberto Montero Soler, el profesor que entregó la “beca black” a Errejón, fue presidente de CEPS. Hugo Chávez rubricó el documento con su famosa firma, conocida en Venezuela como el “rabo de cochino”, por la espiral que presenta y que se asemeja el citado apéndice del cerdo.
El citado documento, al que han tenido acceso medios como El Confidencial y ABC, obra en poder de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional, que investiga desde el pasado mes de noviembre una presunta financiación ilegal de Podemos. Los pagos a la fundación, de los que fueron beneficiarios directos Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero y Jorge Verstrynge (según El Confidencial) se desglosan en varios plazos: uno de 1,6 millones de euros en 2008 y 2,8 millones más en el período 2009-2012. Estas cantidades se sumarían a los más de tres millones de euros recibidos anteriormente por el CEPS por otros trabajos de asesoramiento al gobierno bolivariano hasta 2012, año en el que Pablo Iglesias ya tenía en marcha su proyecto político aunque todavía no estaba registrado Podemos como partido.

¿Qué hacía la fundación CEPS?

La Fundación CEPS realizó centenares de informes en los alrededor de diez años en los que asesoró a los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, a razón de hasta 7.000 euros mensuales por cada asesor desplazado. Uno de los más llamativos es el documento con fecha 13 de julio de 2011 en el que los asesores españoles recomendaban al gobierno chavista ocultar la enfermedad que entonces padecía Hugo Chávez, el cáncer que terminaría acabando con su vida. “En este sentido, sería deseable que los niveles de información sobre la dolencia exacta del Presidente siguieran siendo reservados y se limitaran las referencias que pudieran dar “pistas” a la oposición”. CEPS apostaba por “dar señales contradictorias o decir ‘medias verdades'” para “coadyudar a que la oposición siguiera realizando sus análisis de manera ciega, alimentando las ansias de poder dentro de la misma y, por ende, su división y fragmentación política”.
Pese a que los informes se pagaban con fondos públicos, estaban encaminados a destruir a la oposición y perpetuar el chavismo. A Nicolás Maduro le instaron a dar “pasos significativos en la construcción de un nuevo relato hegemónico socialista: las bases de misiones como núcleo real y palpable del avance en la construcción del nuevo estado socialista de la suprema felicidad”.
Por otro lado, en un informe con fecha 5 de septiembre de 2011, estudiaron el impacto que ha tenido “la detención del director del semanario ‘6to Poder’, Leocenis García”. Los consultores políticos españoles consideran que es mejor ponerlo en libertad porque “esta detención no servirá de escarmiento a alguien que ya ha pasado una temporada encarcelado”. Una vez asumido que no van a hacer escarmentar al periodista, creen más inteligente liberarlo para que no pueda “presentarse como una víctima, obteniendo una centralidad mediática y réditos políticos”. Para los ahora dirigentes de Podemos la censura y la falta de libertad de prensa no era un problema tanto como el daño que eso hacía al régimen chavista.
En otro documento cargaron contra el Rey Juan Carlos I por mandar callar a Hugo Chávez en la Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado de 2007, de igual manera que el PSOE y la oposición venezolana entre otros también fueron objetivo de sus críticas.
Si bien es cierto que las ingentes cantidades de dinero público venezolano, en Venezuela se acaba de abrir una  investigación por malversación de caudales públicos, fueron entregadas antes del registro oficial de Podemos, no es menos cierto que tanto la formación política como sus fundadores y luego dirigentes son los mismos integrantes de la fundación CEPS, receptora de dicho dinero. Por el momento esta información se suma a los papeles que vinculan a parte de la cúpula de Podemos con Irán, socio y aliado del régimen chavista, conformando un abultado dossier que está en manos de la policía para su investigación. Los papeles de Podemos crecen y van desvelando una trama cada vez más grande y organizada.