Como ayer adelantaba en exclusiva el Herald Post tras la renuncia del republicano John Kasichgobernador de Ohio, el último candidato en la carrera de las primarias que se enfrentaba a Donald Trump, deja al magnate como único aspirante a la nominación en el Partido Republicano, a casi tres meses de la convención en la que debía proclamarse el candidato.
La renuncia de Kasich, que en las últimas primarias celebradas en Indiana ha vuelto a ocupar el tercer puesto con apenas el ocho por ciento de los votos, se daba por hecha desde que, a primera hora del miércoles, cancelara un acto electoral que tenía previsto celebrar en Washington.


La confirmación definitiva ha llegado horas después, en una comparecencia en Ohio en la que ha agradecido a su familia, a su equipo y a los voluntarios que han trabajado en su campaña el esfuerzo en los últimos meses, aunque ha reconocido la inviabilidad de su proyecto en este punto de la batalla electoral. “Nadie ha hecho más con tan poco en la historia de la política”, ha dicho Kasich en referencia a ellos y a la escasa recaudación con la que, no obstante, ha sido el último en salir de la carrera presidencial republicana. “Mientras suspendo mi campaña hoy, tengo fe, una fe profunda, de que el Señor me mostrará el camino adelante y satisfará el sentido de mi vida”, ha señalado al cerrar un discurso en el que ha repasado algunos de los episodios más emotivos de su campaña.
Su retirada, junto a la de Ted Cruz este mismo martes, deja el camino expedito a Donald Trump, que se convertirá en el candidato republicano para alcanzar la Casa Blanca en la convención de julio, que se celebra precisamente en la ciudad de Cleveland, en el estado de Ohio. Este martes, en cualquier caso, el gobernador había asegurado que seguiría en la pugna sin importar los resultados obtenidos en Indiana y perisistió en esa postura en su cuenta de Twitter tras la retirada de Cruz. “Nuestra estrategia ha sido y sigue siendo una, que consiste en obtener la candidatura en una convención abierta”, aseguraba entonces su equipo. Fuentes de la campaña de Kasich, que sólo ha ganado las primarias de su estado, han comentado a la cadena de televisión CNN que ésa era su idea, hasta que este miércoles, de camino a un acto de recaudación en la capital del país, cambió de parecer y decidió abandonar.
Cruz y Kasich decidieron aunar esfuerzos hace unas semanas para frenar las aspiraciones de Trump e intentar impedir que el magnate consiguiera los 1.237 delegados necesarios para tener automáticamente la candidatura y plantear así una convención disputada donde podían tener posibilidades frente al magnate.