martes, 10 de mayo de 2016

EL CONFLICTO ENTRE RUSIA Y EEUU PUEDE EXTENDERSE A ÁFRICA

Comp 1_00000
Después de un largo período de tiempo, Rusia está volviendo a África, reforzando los lazos económicos, políticos y militares con el continente.
¿Significa eso que Rusia pronto superará a los EEUU en África?
Según Eugene Steinberg, editor asistente en el Council on Foreign Relations (CFR, una de las entidades elitistas y globalistas más importantes del mundo), Rusia está decidida a aumentar su participación en África, lo que convierte a Moscú en un jugador geopolítico importante en el continente.
“Entre 1961 y 1992, una de las escuelas más prestigiosas de Moscú llevaba el nombre de Patrice Lumumba, el líder de la independencia congoleña apoyada por los soviéticos y que brutalmente ejecutado en 1961. La Universidad Patrice Lumumba reclutó y educó a generaciones de líderes extranjeros, especialmente líderes africanos y fue una de las múltiples formas con las que la Unión Soviética cultivó lazos con África”, señala Steinberg.



Patrice Lumumba
Patrice Lumumba
De hecho, durante la era soviética, el Kremlin prestó mucha atención a sus relaciones con el continente africano, apoyando movimientos independentistas anticolonial en varias naciones de África y dotándolos de asistencia financiera y militar.
Por desgracia, el colapso de la URSS arruinó la asociación establecida.
“La presencia de Rusia en África, y la Universidad Lumumba, casi desaparecieron de la noche a la mañana. Sin embargo, hoy, dos décadas más tarde, Rusia está de nuevo trabajando para poner de nuevo un pie en el continente”, señala el experto.
enhanced-buzz-21491-1390245813-5
Según Steinberg, África se ha convertido en un nuevo punto de referencia para Rusia, agregando que mientras la política de sanciones impuestas por Occidente a Rusia ha restringido el comercio entre Rusia y Europa, “África se está convirtiendo, cada vez más, en una atractiva oportunidad de inversión para Moscú”.
Sorprendentemente, los Estados africanos han demostrado su voluntad de aprovechar las oportunidades de exportación en Rusia.
Sudáfrica, Zimbabwe, Kenia, Egipto, Túnez y Marruecos han demostrado claramente que quieren cooperar con Rusia y están listos para aumentar las exportaciones, especialmente de productos agrícolas (frutas y verduras), al mercdo alimentario ruso.
“Aunque todavía representa una muy modesta proporción del volumen total del comercio de Rusia, el comercio ruso-africano aumentó más de diez veces entre 2000 y 2012. De acuerdo con el Banco Africano de Desarrollo, las compañías rusas invirtieron unos 20.000 millones de dólares en África el año pasado, en proyectos que van desde la producción de energía y la minería, hasta las infraestructuras y la pesca”, sostiene J. Peter Pham, Director del Atlantic Center’s Africa Center.
Vladimir Putin y Yoweri Museveni, presidente de la República de Uganda
Vladimir Putin y Yoweri Museveni, presidente de la República de Uganda
Al mismo tiempo, el Kremlin está impulsando los lazos energéticos con el continente.
En febrero de 2015, RT Global Resources, una subsidiaria de la corporación respaldada por el Estado Rostec, anunció que había ganado una licitación para construir una refinería de petróleo de 4.000 millones de dólares en Uganda. El proyecto ofrece a Uganda una buena oportunidad para desarrollarse y transformarse en un actor económico importante en la región.
Además, Rusia firmó un lucrativo con Zimbabwe, valorado en 3.000 millones de dólares, destinado a desarrollar una mina de platino en el país africano.
Putin y robert Mugabe, presidente de Zimbabwe
Putin y robert Mugabe, presidente de Zimbabwe
Casi al mismo tiempo, en julio de 2015, la empresa de propiedad estatal rusa Rosatom Corp. expresó su disposición a participar en la construcción de centrales nucleares avanzadas en Sudáfrica, dotando al país de la ayuda financiera necesaria para el proyecto. Los nuevos reactores podrían costar casi 100.000 millones de dólares. El país depende principalmente del carbón y necesita desesperadamente modernizar su sector energético para impulsar el crecimiento económico. Según se informa, el Departamento de Energía de Sudáfrica tiene previsto poner en marcha la construcción de la primera central nuclear el próximo año. Aún así, el ganador de la licitación aún no se ha anunciado públicamente.
Putin y Jacob Zuma, presidente de Sudáfrica
Putin y Jacob Zuma, presidente de Sudáfrica
Por otra parte, Rusia se ha convertido en un importante proveedor de armas para el África del Norte y el África subsahariana, según señala Steinberg.
“Las armas rusas son una alternativa cada vez más popular al armamento de Estados Unidos, que todavía domina el mercado a pesar de los mayores costos monetarios y políticos. Cuando Estados Unidos rechazó una petición de Nigeria para suministrar sus helicópteros de ataque Cobra en 2014, por ejemplo, Nigeria respondió cancelando un programa de entrenamiento militar de Estados Unidos para luchar contra Boko Haram y invirtió en aviones rusos. Ahora, Rusia entrena a las Fuerzas Especiales Nigerianas”.
Flag-Pins-Russia-NigeriaA pesar de los esfuerzos evidentes por minimizar la importancia del aumento de participación de Rusia en África, Steinberg admite que la tendencia actual empieza a levantar preocupaciones en Occidente.
Peter Pham, sin embargo, está aún más preocupado por esta creciente influencia rusa en África.
“Mientras los crecientes compromisos y negocios a través de África del gobierno chino han recibido una considerable atención, el resurgimiento del Kremlin como poder significativo en África ha pasado casi desapercibida, lo que ha permitirdo a Rusia tener una mayor libertad para crear múltiples lazos económicos, políticos y militares”.
Los expertos coinciden en que el regreso de Rusia a África es un signo de una estrategia a largo plazo y no una estrategia a corto plazo u oportunista.
Y eso nos lleva a preguntarnos: ¿Se extenderá el creciente conflicto entre EEUU y Rusia al continente Africano, convirtiéndolo en escenario de luchas indirectas entre ambas potencias (y China)?
Publicar un comentario