martes, 3 de mayo de 2016

El empleo es lo fácil, la riqueza es lo difícil

 

Empleo y Riqueza

Existe un paradigma tanto en el sector económico como en el sector social: La creación de empleo es fuente de riqueza. Tendríamos que comprobar si este enunciado es del todo acertado contestando las siguientes preguntas: ¿La riqueza es producto del trabajo de los individuos? ¿el trabajo de los individuos produce riqueza?
La primera interrogante es relativamente sencilla de responder. La riqueza, entendida como la abundancia de bienes y cosas preciosas, es creación del hombre y por lo tanto, es producto de su trabajo. Podríamos manifestar categóricamente, que la respuesta a la primera pregunta es un sí. Por lo contrario, la segunda cuestión requerirá de mayor razonamiento, ya que al decir que el trabajo de los individuos produce riqueza se estaría generalizando, pues no siempre es así. ¿Podemos comprobar tal respuesta? Pongamos el ejemplo de un país que entra en guerra, en ese momento se deben reclutar un número de personas para enviarlos al campo de batalla, así pues, se crearán nuevos empleos tanto en el ejército como en la producción de maquinaria bélica. 


Pero, tendremos un grave problema, ¿qué sucederá con aquellos bienes que se producían en el campo o aquellos productos que van desde electrodomésticos hasta la misma construcción del sector inmobiliario? Aquellos sectores productores de bienes serán descuidados, y el país carecería de esos recursos necesarios para la vida cotidiana de sus ciudadanos. Lo que se quiere destacar aquí, es que podríamos reclutar a todos los habitantes de un país y tener tasas de desempleo del 0%, sin embargo, no necesariamente seríamos un Estado en el que sus ciudadanos tienen una calidad de vida adecuada.
Para entender mejor el argumento que aquí se presenta, el premio nobel de economía, Milton Friedman, mencionó que en los años 60 visitó una delegación en China donde realizaban la construcción de un canal. El Dr. Friedman observó que habían miles de hombres usando palas para construirlo aunque escasas máquinas, de modo que le preguntó al delegado chino la razón por la cual usaban palas para construir el canal y no maquinaria. El delegado contestó, “si empleáramos maquinas no podríamos crear tantos empleos como lo hacemos al utilizar hombres con palas”. A lo que el Dr. Friedman replicó, “Oh, es un programa de creación de empleos, creí que querían construir un canal. Si lo que quieren es crear empleos, deberían darle a los trabajadores cucharas en lugar de palas” Existe una vasta cantidad de propuestas, sobre todo de políticos, que promueven la creación de empleos para ganar popularidad. De este modo, concluyo que la creación de empleos es asequible, pero es la creación de riqueza lo que es complejo.
*Este artículo fue publicado originalmente por el autor para el diario Juárez Hoy.
Publicar un comentario