viernes, 6 de mayo de 2016

El fraude fiscal NO ES FRAUDE

fraude fiscal muro de berlin 
El “ fraude fiscal ” – ese acto supuestamente malvado cometido por individuos o empresas contra la administración tributaria, que consiste en evadir impuestos – es un anti-concepto usado tanto por políticos como por intelectuales de izquierdas para impunemente castigar, con multas o penas de cárcel, a quienes se sienten culpables por tratar de proteger sus bienes y su propiedad.
Si usamos la definición correcta, fraude consiste en obtener valores materiales sin el consentimiento de su dueño, bajo engaño o con falsas promesas; fraude implica el uso indirecto de la fuerza física, implica una violación de los derechos de otro.


Pero en el caso fiscal, ¿quién está violando los derechos de quién? Si un individuo crea riqueza, esa riqueza es suya por derecho, y si un ladrón – sea un atracador o un gobierno legalizado – se la quita por la fuerza, el individuo productivo no está violando los derechos de nadie: está simplemente defendiendo su derecho a la vida, a la libertad y a su propiedad.
El concepto que el falso término “fraude fiscal” destruye es el concepto válido de “defensa propia”. Un individuo no tiene derecho a violar los derechos de otros, pero sí tiene el derecho – y no sólo el derecho, sino también la obligación moral – de defender sus valores.
El término “fraude fiscal” tergiversa la realidad: ignora al agresor – al iniciador de la fuerza, al violador de derechos – y convierte a la víctima en delincuente.
Los monstruos que construyeron el Muro de Berlín estaban amparados por leyes aprobadas por su gobierno, leyes que violaban los derechos de sus ciudadanos de la misma forma que las leyes fiscales violan los derechos de los ciudadanos actuales. Quienes buscaban la libertad, quienes intentaban escapar del infierno en el que eran forzados a vivir, eran considerados culpables – como son los actuales “defraudadores fiscales” – y ametrallados.
Esa es la imagen que debe venirte a la mente cuando oigas hablar de “fraude fiscal”: la de un individuo productivo luchando por su vida.
(Para aclarar algo que debería ser obvio: si un político corrupto – o un desvergonzado hombre de negocios – trata de evadir impuestos, ese hecho en sí continúa no siendo condenable; lo que sería condenable es la acción anterior que le permitió obtener su dinero por fraude o soborno.)
Un anti-concepto relacionado es el de “paraíso fiscal”. Los países a los que refiere ese término – los pocos que aún existen – son países civilizados, normales, son países relativamente libres que te permiten quedarte con la riqueza que produces. Y, como la gente ya está empezando a darse cuenta, ese término existe sólo como contraste: es una forma de reconocer que la mayoría de los mortales vivimos de hecho en un infierno fiscal del que tenemos que escapar.
# # #
“El hombre (cada hombre) es un fin en sí mismo, no un medio para los fines de otros. Debe existir por su propio esfuerzo, sin sacrificarse para otros ni sacrificar a otros a él. La búsqueda de su propio interés racional y de su propia felicidad es el mayor objetivo moral de su vida” – Ayn Rand
# # #
Por Domingo García,
Publicar un comentario