martes, 3 de mayo de 2016

El gran programa para destruir el empleo

Enrique Blasco
Imagen: StockMonkeys.com
Las centrales obreras y partidos políticos de la oposición están proponiendo prohibir/encarecer los despidos para todos los empleados actualmente.
Esto es modificar retroactivamente los contratos. De buenas intenciones está sembrado el camino al infierno. Y la impericia asegura fracasos.
¿Usted arriesgaría capitales y esfuerzos personales en un país que cambia retroactivamente condiciones contractuales fundamentales? Como el contrato laboral. ¿Se sentiría invitado a participar de la aventura de crear riqueza en semejante contexto? Por más que los funcionarios lo inviten a invertir, los empresarios e inversores se espantarían ante riesgos tan palmariamente inmanejables e imprevisibles. Si el Congreso aprobase una ley impidiendo despidos, ¿qué esperanzas tendrían los millones de desempleados y los jóvenes buscando empleos y mejorar sus condiciones actuales? Adiós ilusiones.



Una prohibición lleva a otra. La Argentina tiene un récord mundial espantando a empresas y trabajadores con prohibiciones retroactivas desde hace demasiado tiempo. Congelar desalojos destruyó la construcción y la oferta de alquileres durante decenas de años, restando posibilidades de mejorar las condiciones de vida a millones de familias. Congelar depósitos bancarios redujo el sistema financiero hasta la menor expresión entre las naciones de la región. El default nos cortó el ingreso de capitales y la inversión. Prohibir lo que es legal en el mundo no logró más que ahuyentar oportunidades de progreso para el conjunto de los argentinos.
El caso opuesto son los países avanzados y los que verdaderamente progresan. En los EE.UU. la total libertad para decidir el “está despedido” alimentó el mercado laboral más dinámico del planeta y, actualmente, la desocupación es superbaja, un 5%. Las naciones europeas, donde el despido es más dificultoso, tienen mucho mayor desempleo. Pero a nadie se le podría ocurrir modificar los contratos retroactivamente, como pretenden sindicatos y partidos políticos ahora en nuestro país.
¿Usted iría a una invitación si no está seguro de poder salir? ¿Contrataría con alguien si el Gobierno pudiese alterar sorpresivamente las condiciones previamente pactadas? ¿Qué harían los mismos proponentes de los congelamientos de los despidos si cualquiera de sus decisiones y logros pudiesen alterarse retroactivamente por voluntad de un tercero? ¿Cómo quitarles la casa/auto que compró?
El PBI y el empleo miden las actividades para generar riqueza. Y la riqueza de una nación es la suma de los derechos individuales de propiedad y calidad de vida. Un conjunto de contratos. Con la modificación de las condiciones contractuales acordadas, toda la estructura de creación de riqueza y derechos personales se desmoronaría. Justamente, las naciones más retrasadas del planeta son aquellas donde los derechos individuales son menos resguardados. Si las reglas pudiesen modificarse retroactivamente, ni el fútbol, deportes organizados y actividades productivas pudiesen tener el actual esplendor. Por eso, el lema de la Revolución Francesa “una misma ley (un mismo contrato y medida) para todos los hombres, para todos los tiempos” encendió las esperanzas de la humanidad. La incertidumbre generada por el rompimiento de los contratos por iniciativa gubernamental es el peor enemigo del progreso. No nos suicidemos.

© Libertad y Progreso
Publicar un comentario