martes, 17 de mayo de 2016

El Papa, pobreza, inmigración, y sacrificio como fin en sí mismo

sacrificio papa pobreza inmigracion 
The Wall Street Journal ha publicado un buen artículo a favor de la inmigración en sus páginas editoriales, y uno de sus excelentes comentarios tiene que ver con la cruzada anti-capitalista del Papa:
“Aquí tenemos a un Papa latinoamericano que reconoce que los inmigrantes están migrando hacia el norte, hacia los Estados Unidos, y no al revés. Estamos hablando de los mismos Estados Unidos que practican esa economía capitalista que el Papa ha vilipendiado en tantas otras ocasiones. Algo moral debe tener la economía de libre mercado para crear tanta oportunidad y atraer a tantos pobres del mundo”.

Fronteras a la Prosperidad

FRONTERAS BASTIAT 
En la incesante búsqueda de la prosperidad, desde tiempos remotos los hombres han cooperado entre ellos para lograr sus objetivos. La historia del progreso humano no puede ser entendida sin la división del trabajo, que permite alcanzar metas que de forma individual resultarían imposibles.
La acumulación y la transmisión del conocimiento, la eficacia y la eficiencia en el proceso de producción, la especialización y el ahorro de recursos son, entre otras, ventajas innegables de la colaboración voluntaria entre los hombres, y el beneficio mutuo es el único resultado de dicha relación.

Capitalismo = único sistema moral

CAPITALISMO 
Debate 1984 – Capitalismo vs Socialismo: ¿Cuál de ellos es el sistema social *moral*?
traducción de la presentación inicial de Leonard Peikoff, min. 11:05 a 19:35 aprox. del debate.
“Buenas noches, damas y caballeros. Nuestro tema esta noche es: “Capitalismo vs Socialismo: ¿Cuál de estos sistemas es *moral*?” Para responder a ello, tenemos que saber qué es moralidad. ¿Cuál es el criterio ético que vamos a usar para juzgar un sistema político? No podemos simplemente asumir que todo el mundo lo sabe, o que está en la Biblia. Tenemos que empezar presentando y validando lo que entendemos por moralidad, porque eso es lo que va a decidir este debate.
Nuestro lado mantiene que el criterio de moralidad es la vida del hombre, aquello que el hombre requiere para sustentar su propia vida. Lo que el hombre requiera, por su naturaleza, para poder sobrevivir, es lo que consideramos lo bueno, o lo moral.

Los alarmistas de la desigualdad

desigualdad mendigo 
Los alarmistas de la desigualdad, ¿quieren la igualdad total?
En el libro “Equal Is Unfair: American´s Misguided Figh Against Income Inequality” (Igual es injusto: la errada lucha en USA contra la igualdad salarial), argumentamos que la campaña para erradicar la desigualdad económica es injusta. Una de las reacciones de gente que sólo ha visto el título del libro (y alguna crítica) es decir que estamos atacando a un hombre de paja. “Nadie defiende la igualdad económica total”, dicen.
Para empezar, no es cierto que nadie quiera la igualdad total. El Kmehr Rouge de Camboya ciertamente buscaba la igualdad total, como han hecho muchos filósofos. Las corrientes modernas no proponen que el gobierno elimine completmente cualquier desigualdad económica, pero sí dicen que debe actuar para reducirla (y se obstinan en no decirnos cuánta desigualdad están dispuestos a tolerar).

Igualitarismo

igualitarismo 
El igualitarismo es la creencia en la igualdad de todos los hombres. Si la palabra “igualdad” la tomamos en cualquier sentido serio o racional, entonces la cruzada por esa creencia está atrasada en por lo menos un siglo: los Estados Unidos de América hicieron que se convirtiera en un anacronismo, al establecer un sistema basado en el principio de los derechos individuales. “Igualdad”, en un contexto humano, es un término político: significa igualdad ante la ley, la igualdad de derechos fundamentales inalienables que todo hombre posee en virtud de haber nacido como ser humano, derechos que no pueden ser violados o derogados por instituciones hechas por el hombre, tales como títulos de nobleza o una división en castas establecidas por ley, con privilegios especiales concedidos a unos y negados a otros. El auge del capitalismo arrasó todas las castas, incluyendo las instituciones de aristocracia y de esclavitud o servidumbre.
Pero ese no es el significado que los altruistas atribuyen a la palabra “igualdad”.

Monopolios

 
El supuesto objetivo de las leyes anti-monopolio (“antitrust”) fue mantener la competencia; ese objetivo estaba basado en la falacia socialista de que un mercado libre, no regulado, conduce inevitablemente a la creación de monopolios coercitivos. Pero, de hecho, ningún monopolio coercitivo ha sido jamás establecido, y nunca lo será, a través del libre comercio en un mercado libre. Todos los monopolios coercitivos han sido creados por la intervención del gobierno en la economía: por privilegios especiales tales como franquicias o subsidios, privilegios que impidieron la entrada de otros competidores en un campo determinado, por medio de acción legislativa. (Para una demostración completa de este hecho, os remito a las obras de los mejores economistas.)
+ + +
Publicar un comentario