viernes, 20 de mayo de 2016

El socialismo hunde a Venezuela

El socialismo hunde a Venezuela

Por Ramón Parellada
Quienes defienden el socialismo siguen ignorando la destrucción de riqueza y el aumento de miseria que este sistema causa. Ignoran los conceptos más elementales de la teoría económica básica.  Se dejan llevar por las presiones de grupo siguiendo a un líder megalómano en todos los casos donde se ha aplicado.  Venezuela se ha sumado como nueva víctima al ejemplo de los países que han fracasado bajo el socialismo.
En Guatemala hay quienes quieren traer el sistema que Hugo Chávez implantó en Venezuela hace algunos años.  Hace poco trajeron al hermano de Chávez para hablar del socialismo del siglo XXI.  Pobres ingenuos. ¿En qué mundo están viviendo?  ¿No ven que esa ideología nefasta les impide ver las evidencias y la realidad?  Y tampoco se trata de defender el sistema mercantilista que hemos tenido en este país; pero de ahí a proponer el socialismo del siglo XXI, que no es más que el socialismo o comunismo del siglo pasado, hay una enorme ignorancia económica.


Venezuela, un país riquísimo en petróleo que tuvo la suerte de tener varios años los precios más altos que ha habido desde la década de los setenta pero desperdició su oportunidad de consolidarse como una nación próspera y enriquecedora.  El sistema socialista del siglo XXI destruyó muchas de las empresas que generaban riqueza, destruyó la economía interna, puestos de trabajo, y provocó fuga de capital y talentos.  Después de 17 años, Venezuela está hundida en la miseria y sigue empeorando porque Maduro, un dictador cegado por la ideología y la ambición del poder, usa la fuerza para todo, emite decretos todos los días creyendo que eso va a resolver su problema, y sigue culpando a los demás de los males de Venezuela.
El socialismo no puede funcionar como sistema económico porque es imposible realizar el cálculo económico sin propiedad privada.  El cálculo económico lo hacemos todos los días en cada operación de compra o venta que hagamos.  Lo hacemos en el mercado cuando queremos intercambiar nuestras pertenencias y podemos economizar debido a que gracias a la propiedad privada ocurren los intercambios en los mercados donde surgen los precios.  Los precios son fundamentales para llevar a cabo ese proceso de comparación y racionalización que nos permite economizar los escasos recursos. Cualquier intervención en los precios, por más pequeña que sea, debido a la injerencia estatal provoca un uso antieconómico de los escasos recursos, porque se distorsiona la principal señal que nos permite economizar, los precios, que surgen libremente en el mercado,  gracias a la propiedad privada.
El problema con Chávez y luego Maduro es el mismo que han tenido todos los dictadores socialistas o comunistas en el mundo entero; se creen superiores a los demás y creen conocer lo que necesitan los otros.  Por eso lo primero que hacen es eliminar la propiedad privada de los medios de producción confiscando empresas importantes y estratégicas (las industrias más grandes, pesadas e importantes como acero, transporte, electricidad, petróleo, puertos, bancos), imponiendo precios tope en general, interviniendo empresas cuando les da la gana, saqueando a los grandes productores y metiendo a la cárcel a todo oponente político o a quien se atreva a cuestionarlos, como ha sido con los medios de comunicación y políticos con posibilidad de llegar al poder.
El único sistema que crea riqueza basado en la libertad del ser humano y por esto es superior moralmente a cualquier otro, es el sistema de mercado libre o economía de mercado.
Publicar un comentario