domingo, 22 de mayo de 2016

#España La millonaria triangulación entre Podemos, Venezuela e Irán – por María Celsa Rodríguez

#Espana La millonaria triangulación entre Podemos, Venezuela e Irán – por María Celsa Rodríguez

irantv1
De  acuerdo a una investigación  que comenzó  en el año 2015 y fue realizada por “la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional de España”, el partido español “Podemos” había sido ilegalmente financiado a través de  la sociedad audiovisual 360 Global Media, que es dirigida  en España por el iraní Mahmoud Alizadeh Azimi. “En principio, la empresa es constituida como una agencia de noticias, pero en 2012 acaba convirtiéndose en la gestora de la cadena iraní”. Ya “en ese año, la empresa declaró ingresos por 7,2 millones de euros”.
El propósito del canal era divulgar en los países de habla hispana las ideas del régimen de los ayatolás, y buscar tender lazos internacionales “con organizaciones consideradas terroristas (como Hezbollah y Hamás, por ejemplo) y contrarrestar los argumentos de Occidente contra sus planes nucleares […]”. Sus cuarteles generales se encuentran en Madrid. Desde ellos se emite para Europa, Latinoamérica y los Estados Unidos.



Este conglomerado también cuenta con una edición en Press TV, que emite para todo el mundo desde Teherán. Cumpliendo con estrictas reglas de costumbres, se puede ver ante las cámaras que las presentadoras usan el velo islámico, aun cuando trabajan desde España. “En 2014, 360 Global Media declaró unos ingresos por 2.968.132,69 euros […] esos fondos también fueron utilizados por Irán para sufragar la creación de Podemos y su actividad ordinaria durante sus primeros meses de vida […]  y sus sociedades satélite habrían cobrado del conglomerado en torno a cinco millones de euros” [2].
La que más dinero recibió “es la Asociación Cultural Con Mano Izquierda, una entidad supuestamente sin ánimo de lucro que fundó  el propio Pablo Iglesias” y a través de ella “producía el programa ‘Fort Apache’, un espacio de debate” [2], conducido por Iglesias y por el que cobró  más de 100.000 euros en septiembre de 2014. Del mismo modo que  cobraba por el “espacio de debate ‘La Tuerka'[…]. El dinero habría llegado desde Irán a España a través de terceros países para dificultar su rastreo y sortear el bloqueo al que estaban sometidos hasta 2014 […] mediante triangulaciones con sociedades de Dubái, Bielorrusia y Malasia, entre otros estados” [2].
irantv2Estos hechos constituyen además un delito, ya que violan le Ley de Financiación de los partidos Políticos de España que “introdujo en 2007 la prohibición de utilizar fondos aportados por gobiernos extranjeros”. En su artículo 7.2 especifica que “los partidos no podrán aceptar ninguna forma de financiación por parte de gobiernos y organismos, entidades o empresas públicas extranjeras o de empresas relacionadas directa o indirectamente con los mismos”. Y  el artículo 304 bis del Código Penal “fija penas de prisión de hasta cuatro años de cárcel para quienes incumplan el artículo 7.2 de la Ley de Financiación de Partidos y multas de hasta cinco veces el importe de la donación recibida”. Pero en este culebrón tenemos que hablar de más protagonistas, de acuerdo al gobierno de los EEUU, más precisamente “del confidente de la DEA”, tanto el Presidente Hugo Chávez como Nicolás Maduro “habrían pactado en 2012 con su socio de referencia en Asia la utilización de Hispan TV como una vía alternativa para transferir fondos a los actuales responsables de la formación, ante las dificultades que estaba encontrando el régimen bolivariano para hacer llegar su dinero a España sin que fuera detectado por el camino”[4].  Chávez estaba feliz de esta incursión en el viejo mundo y lo bautizó como “Un nuevo canal para la batalla mediática”. “Quien desde 2002 estuvo  financiando a los principales líderes de Podemos con 4,2 millones de euros” [5]. Es más, se dice que “en la actualidad, Hispan TV y su homóloga venezolana, Telesur, tienen un acuerdo de colaboración” [3]. Hay que ver cuánto dinero está facturando el gobierno chavista por ello.
De acuerdo a la investigación de fondo “otros dirigentes de Podemos habría inflado hasta un 1.760% las facturas que emitía al canal iraní Hispan TV para camuflar por esa vía la inyección en el partido de dinero de Teherán, según han confirmado  fuentes policiales y también de la propia cadena” [4]. Es decir “el documento indica que el dinero de la dictadura islámica, una de las teocracias más sanguinarias del mundo, habría servido para lanzar la carrera política del líder de Podemos, Pablo Iglesias, y proyectar la imagen pública de su partido […] la tiranía islamista aportó “entre 600.000 y 700.000 euros al año” para el “funcionamiento y publicidad” del partido  a través de “sociedades interpuestas en varios países” [5].
Haciendo un balance, “el Gobierno de Irán ha inyectado durante los tres últimos años 9,3 millones de euros a la filial española de Hispan TV, el canal islamista que emite el programa de Pablo Iglesias Fort Apache”.[9]
Uno de los datos más sorprendentes que incluye el informe elaborado por la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) de la Policía sobre la financiación ilegal de Podemos demuestra que el teléfono móvil que usa Pablo Iglesias para comunicarse con sus compañeros de partido y para atender a los periodistas, está a nombre de una empresa del Gobierno de Irán [12].
irantv3El negocio millonario: La Fundación CEPS
En el año 2011 “La Fundación de Pablo Iglesias [el Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS)] vendió  al presidente venezolano Hugo Chávez un plan para infiltrarse en el movimiento 15M, con el fin de instrumentalizar y poner a su servicio las protestas de los indignados españoles”[6]. De este modo la Revolución Bolivariana encontraba un puente político para hallar tierra firme en el viejo mundo, así “el 28 de mayo de 2011, CEPS remitió a Caracas un nuevo informe titulado Estrategias para una aproximación bolivariana al movimiento de los indignados en España y Europa, en el que proponía al Gobierno de Hugo Chávez una hoja de ruta para infiltrarse en el 15M con el fin de obtener réditos políticos” destacando “la importancia crucial que estas movilizaciones podrían tener a la hora de construir nexos entre el Proceso Revolucionario Venezolano y otras luchas”[6], y así reducir la condición de aislamiento  en que colocan al régimen chavista. Así Hugo Chávez, compró el Plan por 3,7 millones de euros.[7]
La Fundación de Pablo Iglesias también fue asesor de imagen de Chávez para su programa “Aló Presidente” durante su campaña presidencial en el 2011, marcándole incluso como debía exponer su imagen ante el cáncer que lo terminaría llevando a la muerte. Como vestirse frente a las cámaras, elegir colores claros porque reflejan salud, o “vestimenta militar que transmita determinación en el combate contra la enfermedad“, hablar desde la banalidad y la indiferencia de su enfermedad, recurrir al humor, elegir espacios abiertos,  soleados y de mucho verde donde él pueda caminar y no mostrarse postrado ni débil, eran algunos de los consejos que recibió Chávez. Varios informes de la fundación revelan como dirigían el discurso que debía sostener Chávez con su pueblo. En el “informe firmado el 13 de agosto de 2010, la Fundación CEPS proponía al presidente venezolano realizar una emisión especial de su programa bajo el título Aló vacacional para enviar mensajes a favor de un turismo socialista y solidario en desarrollo […]; en otro informe fechado el 11 de junio de 2010, la Fundación vinculada a los líderes de Podemos, sugiere a Hugo Chávez que aproveche su espacio Aló Presidente para recabar el apoyo de la población frente a la escalada de precios que ya comenzaba a provocar graves problemas para la compra de productos básicos […]. Así, plantea la necesidad de que Chávez anime públicamente a los ciudadanos a convertirse en delatores denunciando a aquellos establecimientos que subieran los precios por encima de los límites fijados por el Gobierno, con el fin de acabar con la especulación en el pequeño comercio”. “El informe del 8 de julio de 2010, era para responder a las críticas del cardenal Jorge Urosa, quien había denunciado “las leyes inconstitucionales con las que se pretende implantar en Venezuela un régimen marxista”.
En “el documento elaborado por CEPS en enero de 2011 proponía a Chávez que impusiera a las televisiones privadas (una de las más críticas en aquel momento era Globovisión) un protocolo para que “durante la campaña electoral, la información [política] se distribuya el tiempo de difusión de los candidatos o partidos proporcionalmente, en base a los resultados obtenidos en la contienda anterior. Esta fórmula, aclaraban los asesores de Podemos, otorgaría a Hugo Chávez el 63% del tiempo de las informaciones de la campaña electoral, mientas que la oposición tendría que conformarse con repartirse el 36% restante”.[8]
irantv4El diputado venezolano opositor Julio Montoya, en su visita a España el año pasado, aseguró tener en su poder más de 270 documentos que dan fe de “las recomendaciones que el Gobierno de Maduro recibía para, entre otros asuntos, atacar políticamente a Capriles o mostrarse como la garantía de bienestar de los más empobrecidos frente a un modelo neoliberal que está dejando sin casas a millones de personas en el Norte” [11].
De este modo el CEPS colocaba al discurso de Maduro en una posición estratégica frente a la atención del pueblo, funcionando como “una maquinaria de propaganda coordinada”. Incluso diseñó un mecanismo de información para usar a favor del gobierno “la trágica muerte del diputado oficialista Robert Serra”. Para ello, el crimen – desde el mensaje oficial – fue como consecuencia de los actos de “violencia organizada por grupos paramilitares colombianos vinculados con la oposición al chavismo”, que programaron una serie de “asesinatos selectivos especialmente macabros contra carismáticos líderes de la revolución bolivariana”. Así, se elaboró un documento por el CEPS, donde  “se aconseja al presidente que articule su discurso en torno a “ideas de fuerza” como: “El Chavismo es Paz”, “el legado de Robert (Serra) es eterno”. Es decir, un programa que orientaba a Maduro para demostrarle a los venezolanos que Venezuela marchaba contra el terrorismo.
El  informe del “3 de enero de 2011 contenía “Estrategias de cara a los medios televisivos privados”. Era una forma de instrumentar medidas con el propósito de “negociar con estos medios, cooptarlos o conseguir al menos una mayor presencia del presidente y del Proceso [Bolivariano] en los hogares venezolanos”. Lo más llamativo es que el informe “proponía plantear al canal Venevisión la realización de un formato original francés, de éxito internacional de audiencia: Tengo una pregunta para usted, en el cual los líderes políticos responden a las preguntas de ciudadanos previamente seleccionados en base a criterios representativos de la sociedad. Un formato introducido precisamente en TVE durante la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero” [8].
Pero Hugo Chávez no fue el único que favoreció al CEPS, el Presidente de Ecuador Rafael Correa también lo hizo. Según el portal El Economista “entre 2013 y 2014 el partido de Pablo Iglesias ha recibido 685.038 euros”. Y a diferencia de Venezuela, Ecuador a través de la Secretaría de Cooperación Internacional, mantiene un convenio  con  el CEPS  vigente hasta el 30 de noviembre de 2016. Asimismo, cuenta con trabajos individuales sobre asesoramientos técnicos en distintas áreas. Por otra parte, “el 28 de marzo de 2014, el CEPS se aseguró otro convenio, por tres años. En él, se compromete a “implicar a universidades españolas” en los cursos que organicen en conjunto para “conseguir su aval académico”. Y aunque sólo se establece la cooperación técnica y académica, “en caso de acordarse acciones que impliquen gastos, las partes podrán celebrar convenios específicos”[10]. Esto quiere decir que Podemos durante diez años fue financiado por Chávez, por Irán y aún sigue siendo financiada por el gobierno de Correa.
De este modo las ideas de izquierdas financian buena parte de los programas que les permiten  cooptar adherentes en una sociedad descreída y desilusionada de sus gobernantes, a través de ellos también el terrorismo islámico  encuentra un camino para ingresar a Europa y América, donde los medios de comunicación resultan atractivos para sus objetivos. Objetivos que los gobernantes populistas del siglo XXI, Chávez, Maduro, Morales, Correa, Castro, Kirchner, y tantos otros, supieron y saben usar para dominar a sus pueblos y perpetuarse en el poder.
* Informe especial de María Celsa Rodríguez para HACER.
Publicar un comentario