domingo, 22 de mayo de 2016

La Rebelión de Atlas contra Fe, Esperanza y Caridad

 
La tarea de la Moralidad es enseñarte qué valorar y cómo valorar; su tarea es enseñarte cómo lograr la vida y la felicidad.
La Rebelión de Atlas ofrece una nueva concepción del ideal moral, una concepción de lo sagrado y lo sublime muy diferente a la del Sermón de la Montaña.
El código moral de Atlas muestra los verdaderos requisitos de la vida y la felicidad, las virtudes de: Pensamiento, Producción, y Comercio.
[Pensamiento]
La Rebelión de Atlas es un himno a la mente del hombre.
Cada valor que el hombre ha logrado tuvo primeramente que ser descubierto por una mente individual, desde recoger frutas, a cazar con lanzas, a plantar cultivos para cosecharlos meses más tarde; desde la invención del teatro como fuente de gozo y combustible emocional, al descubrimiento de la perspectiva en pintura, a la creación de música, y luego de más y más armonías y formas de composición más complejas; desde la identificación de las leyes del movimiento a la formulación de las leyes de la lógica; desde el descubrimiento de gérmenes y antibióticos a la invención del transistor y el ordenador. . .


Para cada uno de estos pasos, alguna mente tuvo que descubrirlo. Esta es la fuente de la vida humana y la felicidad. Adorar la vida, por lo tanto, significa adorar la inteligencia del hombre. Y si es la propia vida lo que uno busca, entonces el desarrollo de la propia inteligencia es el objetivo más fundamental.
Aprender a pensar, a hacer conexiones, y ver más lejos de lo que se ha visto hasta ahora; aprender a pensar con cuidado, de forma sistemática, lógica, objetiva; aprender a ver todas las implicaciones de las propias ideas; todo esto se convierte en la más importante de las tareas.
La medida del propio conocimiento y el poder del propio pensamiento determinarán el éxito o el fracaso de todos los valores que uno persigue, desde obtener un título universitario, a tener éxito como médico o como programador o como director general, a criar niños competentes, bien educados e independientes.
Para Ayn Rand, como para los Padres Fundadores, el pensamiento abstracto no es un juego en el que uno se deleita cínicamente con las supuestas paradojas del universo. El pensamiento – el pensamiento abstracto – es intencionado, exige una seria dedicación a la propia vida. Exige la honestidad de una mente que busca todos los hechos, porque *éstos*, y sólo éstos, dictarán sus conclusiones sobre cómo actuar.
Exige la independencia de una mente alcanzando su propio veredicto, no importa cuánta gente diga lo contrario. Exige la integridad de una mente comprometida en actuar según sus propios criterios. El pensamiento es intencional, el pensamiento es egoísta, el pensamiento es por el bien de la producción.
[Producción]
Lo que nos lleva a la segunda: Producción.
La virtud de la Producción, La Rebelión de Atlas muestra, significa la dedicación a hacer lo ideal, real. Significa mucho más que tener un trabajo. Es una dedicación a la labor de “rehacer la tierra en la imagen de los propios valores”. Representa la unión apropiada entre lo espiritual y lo material.
Lo que La Rebelión de Atlas muestra es que las almas de un artista y de un empresario son una misma cosa. El artista tiene una nueva visión de la belleza, de lo que podría ser, y se esfuerza en darle forma material, para erigir la escultura de una mujer, pintar un bello paisaje, o escribir Cyrano de Bergerac. El empresario tiene una nueva visión de la prosperidad, de lo que podría ser, sean ferrocarriles entrecruzando el continente, un metal superior al acero, o un ordenador en cada escritorio, y trabaja sin cesar para que su visión se haga realidad.
Toda producción nace de una dedicación a la propia vida y a la realidad; es la forma terrenal de idealismo, y sin ella no hay auto-estima.
[Comercio]
Ahora bien, el productor, cuando trata con otros hombres, exige un modo de existencia sin sacrificios. En cuestiones tanto de materia como de espíritu, en dinero y en amor, es un comerciante.
“Un comerciante no pide que le paguen por sus fracasos ni pide ser amado por sus defectos. . . . Igual que él no entrega su trabajo excepto a cambio de valores materiales, tampoco entrega los valores de su espíritu – su amor, su amistad, su estima – excepto en pago y a cambio de virtudes humanas, en pago por su propio placer egoísta, el cual recibe de los hombres que respeta”.
Comerciar es moral, no porque logra el bienestar de los humildes o la riqueza de la nación; la justificación del comercio no es que de alguna manera convierte el egoísmo en auto-sacrificio. “La mano invisible” de Adam Smith, entendida como justificación, es corrupta.
El comercio no necesita ninguna justificación externa. La justificación del comercio es precisamente que es comercio. Es una interacción en la que cada persona es capaz de perseguir su propio interés. Es la única forma de interacción en la que los hombres se relacionan como iguales, no como explotador y explotado.
¿Cuál es el resultado? ¿Qué sucede, por ejemplo, cuando cambias tu salario por un ordenador? Cada una de las partes consigue su propio interés; cada uno consigue algo de más valor que aquello a lo que renuncia. El comercio es la única forma de interacción que inmediatamente exige auto estima, exige que cada comerciante busque lo mejor para su propia vida, y a su vez permite que cada persona conserve su auto-estima, porque ni se sacrificó a los otros, ni trató de engañar a la realidad con el doble estándar de exigir el sacrificio de otros a él.
Pensamiento, Producción y Comercio. Estos forman el núcleo de La Rebelión de Atlas y su nuevo código de moralidad basado en la vida.
[FeEsperanzaCaridad]
Observad lo drástico que es el contraste de este ideal con la concepción religiosa de la moralidad del Sermón en la Montaña. Fe, Esperanza y Caridad son sus virtudes.
Fe significa creer, en la ausencia de lógica. Es lo contrario del Pensamiento.
Esperanza significa que eres incapaz de conseguir el ideal, que la perfección está más allá de tu alcance, pero que por la gracia de Dios tal vez la consigas en alguna supuesta “otra vida”. Es lo opuesto a trabajar para conseguir el ideal en esta vida; es lo contrario de la Producción.
Caridad significa entregarte en cuerpo y alma a tu prójimo e incluso a tu enemigo, sin esperar nada a cambio. Es lo contrario del Comercio.
Jesús, en la cruz, exhibió estas virtudes: tenía la Fe de que había un padre no-terrenal. Tenía la Esperanza de que se ganaría la gracia de este ser no-terrenal. Tenía la Caridad de sacrificar su propia alma por las de los pecadores. El resultado fue su muerte.
Para una moralidad de la vida esta no puede ser la imagen del ideal moral. Entonces, ¿cuál es?
Los grandes pensadores y productores. Los hombres de la mente. Los héroes de La Rebelión de Atlas. Los científicos, filósofos, artistas, inventores y hombres de negocios que hacen posible un modo humano de existencia, personas como Aristóteles, Newton, Edison y Rockefeller, filósofos como Francis Bacon y John Locke, científicos como Isaac Newton y Benjamin Franklin, pensadores políticos y hombres de acción como Voltaire, Turgot y Thomas Paine.
En términos de Ayn Rand: los hombres de la mente.
[. . .]
por Onkar Ghate
Publicar un comentario