¿Qué estamos haciendo?… ¿Es realista el propósito de la libertad en un entorno como el de hoy?… ¿Aún hay posibilidades de despertar a la sociedad española del sueño profundo socialdemócrata? Estas preguntas han venido a las entrañas de mi mente en más de una ocasión, reflexionando sobre el objetivo del liberalismo en España y la poca claridad que le vislumbra. Y es que, por mucho empeño que pongamos en este fin, promover el liberalismo en este país y cambiar las políticas estatistas, se va complicando cada vez más. No lo digo yo, ahí está la evidencia, el consenso estatista del Congreso, el electorado español, el miedo a ser libre por parte de la ciudadanía etc. No obstante, hay motivos para la esperanza.

Posibles causas del fracaso del liberalismo en España

El electorado español es cada vez más socialista, urna tras urna, pide más Estado, más intervención, más regulación, en definitiva, burócratas que tiren del hilo de sus vidas como buenas marionetas. Según un estudio de la Fundación BBVA del año 2013, la gran mayoría de los españoles querrían más estatismo.
Partido PopularLos partidos políticos, todos de acuerdo en lo esencial, aumentar el gasto e impuestos, así como más intervención en la economía. Claro ejemplo de este beneplácito común es el déficit: Partido Popular quiere su ‘contención’, Ciudadanos y PSOE, negociarlo, y Podemos, relajarlo. Los cuatro fantásticos, de acuerdo en endeudarnos y subirnos los impuestos.

¿Qué estamos haciendo mal?

PP - Daniel LacalleUno de los principales errores que cometemos los liberales, es precisamente, tener una mentalidad estatista: poca autocrítica, echar la culpa a lo ajeno y no asumir la responsabilidad del fracaso comunicacional del liberalismo. Porque es así, los liberales comunicamos muy mal, francamente mal, y tenemos que hacérnoslo ver.
Tanto que nos gusta la libre competencia y defendemos que hay que adaptarse a las reglas del juego, aún no hemos sido capaces de posicionarnos fuertemente en el mercado político y ofrecer un valor diferencial que convenza al electorado español. Hablando en un lenguaje puramente económico, podemos estar de acuerdo en que existe un oligopolio socialdemócrata que está fuertemente asentado, y tiene su cartera de clientes fija, pero caray, nosotros tenemos la posibilidad de ofrecer a esa gente algo que aceptarían sí o sí, la libertad.

Motivos para la esperanza si los liberales estamos unidos

Juan Ramón RalloEl economista liberal Daniel Lacalle, es un ejemplo de que se puede defender unas ideas en territorio hostil. La difusión del liberalismo puede darse en múltiples vías, desde el adentramiento profundo en partidos políticos e intentar provocar la revolución liberal dentro de los mismos, hasta la pedagogía libre y voluntaria, como bien hacen economistas como Juan Ramón Rallo.
Todos los que tenemos en común, la defensa de la libertad, tenemos que ir todos a una, sin poner en duda el camino que escoja cada persona libremente, en su particular difusión del liberalismo. La situación de España no está para repartir carnés de liberales sino para ponernos las pilas, guardarse los egos, poner fin a la lucha de intelectuales e ir unidos a la lucha por la libertad.