lunes, 2 de mayo de 2016

¡MÉXICO SE PARALIZA! Revelan todo sobre la supuesta enfermedad mortal de Peña Nieto


¿Peña-Nieto-enfermo--610x341

¡MÉXICO SE PARALIZA! Revelan todo sobre la supuesta enfermedad mortal de Peña Nieto 

El escándalo sigue y persigue, no deja a Enrique Peña Nieto, su gobierno, sus secretarios y a su familia. El alboroto causado por el magnate Donald Trump sobre las criticas racistas, estúpidas y pendejas sobre México y los mexicanos, casi han robado la atención sobre los últimos hechos controvertidos que envuelven al Presidente, donde la “grave” enfermedad que padece, ha sido motivo de diversas columnas y análisis.
Jaime Avilés denunció contundente: “Está recibiendo quimioterapia. El nódulo que le quitaron en la tiroides (el 31 de julio de 2013) era maligno y ya hizo metástasis. Se le pasó al hígado.” Avilés argumentó en su artículo que un médico cercano al caso le reveló la noticia.
LORET DE MOLA
“Hace dos años sostengo que el Presidente está enfermo de gravedad por eso no está en condiciones de seguir gobernando”, inquirió Rafael Loret de Mola, en un video profusamente difundido por internet. Y es que la más reciente operación de Peña, pero sobre todo su notorio deterioro físico, han despertado toda clase de comentarios y especulaciones.



Aunque él haya asegurado que “no estoy inválido ni discapacitado”, es evidente lo demacrado que se le ve a Enrique Peña Nieto a quien el viernes 26 de junio, supuestamente, le extirparon la vesícula biliar. “El informe oficial dirá que no es nada grave, pero lo es”, acusó Loret.
ENFERMO
En efecto, el gobierno federal ha sostenido que no hay mayor complicación ni gravedad en los padecimientos del Primer Mandatario, quien también fue intervenido quirúrgicamente hace dos años por un presunto nódulo en la tiroides. Desde entonces los rumores en torno a su estado de salud comenzaron y no cesan.
Álvaro Delgado en PROCESO escribió: “Una vez más, ante la segunda intervención quirúrgica de Peña en su sexenio, los mexicanos tenemos derecho a saber si padece una enfermedad y si ésta lo incapacita para ejercer el gobierno, porque los mexicanos también tenemos el perfecto derecho a tener gobernantes sanos y aptos”.


ALCOHOLISMO
Peña Nieto no sería el primer Presidente enfermo o de quien se diga que padece “algo” más que una simple gripe. El alcoholismo de Felipe Calderón es el caso que por cercano y su connotación es más emblemático. “A Calderón se le notaba que había estado contento”, aseguró Manuel Espino en el libro de Julio Sherer “Calderón de cuerpo entero”.
Recordemos que cuestionar la salud presidencial le costó a Carmen Aristegui su primera salida de MVS y posterior regreso. Después del escándalo, se le vio a Calderón haciendo toda clase de “estupideces” para demostrar a los cuatro vientos que su salud era a prueba de “habladas”.
CUESTIONAMIENTOS
Así que no dudemos que a Peña también lo veamos ir y venir sin ton ni son, para dejarnos en claro que se encuentra en perfectas condiciones de salud. Sin embargo, de ser cierto el rumor que lo señala enfermo de gravedad, es posible que esto no suceda. Así lo sugirió la presunta fuente de Avilés: “De aquí a diciembre tiene que sacar las reformas que faltan, porque después ya no podrá ni levantarse”. 
Por su parte Loret de Mola consideró que EPN tiene que dejar el cargo ya:”No nos alegramos de la enfermedad de Peña, simplemente confirmamos lo que ya sabíamos: que no puede gobernar”.
Tan legítimo es conocer la salud de Peña como, en su momento, si Vicente Fox ingería sustancias para contrarrestar una lesión en la columna vertebral; si el propio Felipe Calderón padecía alcoholismo, que es una enfermedad, o si el corazón de Andrés Manuel López Obrador resistirá ante la responsabilidad pública”, fueron las palabras de Álvaro Delgado.


CRITICAS
Precisamente, López Obrador ha cuestionado en reiteradas ocasiones la salud del mandatario. En 2014 apuntó en su cuenta de twitter: “Dicen: EPN está bien y sugieren que no renunciará ¿Y cómo resolver lo de su incapacidad para gobernar o acaso no tienen al país en agonía?”.

Lo cierto es que al actual Presidente le llueve sobre mojado:
La violencia desmedida e interminable, la economía estancada, el precio del crudo que no levanta, el dólar por las nubes, el desempleo galopante, los escándalos de corrupción que no cesan ni se aclaran, los tropiezos de su gabinete que no da una, La Gaviota de nuevo en el HOLA haciendo gala de sus despilfarros y banalidades (con bolsos y zapatos de 5 mil dólares tratando de hacer lo imposible: competir con la Reina Letizia de España), y el fracaso de un régimen que ya dio todo de si y que se no se resigna a aceptarlo.
INCONSCIENCIA
Sobre el alza a los precios de la comida rápida, mediante el 16% de IVA, que se vende en tiendas tipo OXXO, y que afecta dura y cruelmente a la clase trabajadora, ya mejor ni hablamos. Con medidas como la Reforma Fiscal y Hacendaria, es claro que a Videgaray, los Diputados, Senadores, Partidos y al Presidente, poco les importan México y los mexicanos.
Según Enrique Galván Ochoa en LA JORNADA, Peña Nieto endeuda al país a un ritmo de un billón de pesos por año: Al paso que lleva actualmente, Peña Nieto habrá logrado algo que se antoja imposible: duplicar la deuda pública histórica del gobierno. Dicho de otro modo: habrá endeudado más al país que todos los gobiernos que antecedieron al suyo, incluso los más catastróficos, como los de López Portillo y Calderón”.

DESIGUALDAD
Como si esto fuera poco, que no lo es, durante el gobierno de EPN la brecha entre ricos y pobres ha aumentado considerablemente, reveló el diario español EL PAÍS. La cifras dadas por el rotativo son cotidianas, pero no por ello dejan de ser “escalofriantes”: 46,5% de los mexicanos viven en la pobreza; 1% de los mexicanos acapara 21% de la riqueza “nacional”; los grandes millonarios mexicanos aumentaron su riqueza en 32% entre 2007 y 2012; 23 millones de mexicanos no pueden comprar la canasta básica.
Ahora, de nuevo el fuego se avivó en torno a la “renuncia” obligada que debería llevar a cabo Enrique Peña por motivos de salud. Como ya muchos han señalado, sería hasta beneficioso para él argumentar enfermedad para una salida “digna” del gobierno, porque al paso que vamos, ante su fracaso presidencial cada vez más notorio, claro, evidente, un estallido social estaría “a la vuelta de la esquina” como puntualizó John M. Ackerman en PROCESO.
DETERIORO
Álvaro Delgado remató así: “Peña y su gobierno deben saberlo hasta por sentido común: Ante rumores, información”, pero Rafael Loret se le fue directo a la yugular: “Retírese con la última gota de dignidad que le queda”. La realidad es que por enfermedad o por su pésima administración, por corrupción, por ineficaz, por fracasado, por incapaz, vuelve el clamor popular: #QueSeVaya.
Publicar un comentario