miércoles, 11 de mayo de 2016

Nunca hubo una guerra buena ni una paz mala

Nunca hubo una guerra buena ni una paz mala

Por Raul Sanz Machado
Sabias palabras, bastaron al eminente político y escritor Benjamín Franklin para definir la realidad existencial de la sociedad humana.  Escasamente habían transcurrido 48 horas de diferencia, a fines de abril de 1945, para que sucumbieran de manera violenta las vidas de los dos protagonistas trágicamente más nefastos del siglo XX, Adolfo Hitler, el Führer y Benito Mussolini, Il Duce, quienes hundieron a Europa en la más sangrienta, cruel, inhumana y alucinante conflagración que costó la vida a más de 50 millones de seres humanos en la segunda guerra mundial, de cuyo fin se cumplen ahora 70 años.
Publicar un comentario