martes, 3 de mayo de 2016

Seguidores de Marco Rubio tratan de rescatarlo para la convención republicana


Reúnen firmas para pedir que lo nominen pese a que suspendió su campaña en marzo
Marco Rubio, durante un mitin - AFP
MANUEL TRILLOCorresponsal En Miami
En la insólita carrera que los republicanos viven este año para escoger a su candidato en las elecciones de noviembre casi cualquier cosa parece posible. Incluso que un aspirante que supuestamente había tirado la toalla pudiera regresar al combate por la nominación. Eso es al menos lo que pretende un grupo de seguidores del senador por Florida Marco Rubio que está recabando firmas para que la convención de julio proclame su nombre como rival de los demócratas en la disputa por la Casa Blanca, en lugar de alguno de los tres que a día de hoy siguen en campaña, Donald Trump, Ted Cruz y John Kasich.


 
Los incondicionales que han lanzado la iniciativa «Nomina a Marco», que cuenta por ahora con más de 3.000 firmas, se aferran al hecho de que Rubio, al anunciar el 15 de marzo que se quitaba del medio tras perder en su propio estado, no llegó a retirar del todo su candidatura, sino que solo «suspendió» su campaña. De hecho, pese a ser un ferviente detractor de Trump, no ha dado su apoyo formal a ninguno de los demás, como sí han hecho Jeb Bush y Carly Fiorina al respaldar a Cruz, y Ben Carson y Chris Christie con su apuesta por el multimillonario neoyorquino. Además, el senador de Miami conserva intactos los 171 delegados que atesoró, que aún superan a los 153 de Kasich.
Sobre el papel, la posibilidad de que el senador por Florida fuera elegido en la convención de julio en Cleveland sería factible
Sobre el papel, la posibilidad de que el senador por Florida fuera elegido en la convención de julio en Cleveland (Ohio) sería factible, aunque para ello tendrían que darse una serie de circunstancias. La primera, que ninguno de los tres aspirantes ahora en liza consiga en las elecciones primarias los 1.237 delegados que le aseguraría la nominación automática. El mejor colocado es Trump, de largo. Especialmente tras la jornada del pasado martes, cuando arrasó en cinco estados: Pensilvania, Maryland, Connecticut, Rhode Island y Delaware. Sin embargo, Cruz y Kasich tienen aún la esperanza de frenar a Trump hoy en Indiana, con 57 delegados en juego.
En caso de que finalmente ninguno llegue a los citados 1.237, los republicanos estarían abocados a celebrar una «convención abierta» (en inglés, contested convention). En ella habría una primera votación en la que la amplia mayoría de los delegados tienen que apoyar al aspirante para el que fueron elegidos. Pero si no sale un nominado, a partir de la segunda vuelta los delegados quedan liberados de su compromiso inicial y pueden votar por cualquier otro.
El promotor de la campaña «Nomina a Marco», James Lamb, está convencido de que, llegado el caso, los delegados concluirán que Rubio «es el que tiene más posibilidades de derrotar a Hillary (Clinton)», la que encabeza la carrera demócrata. Este empresario de Fort Lauderdale, en el sur de Florida, asegura a ABC que se trata del único de los republicanos que está perfectamente al día en política exterior y que posee «los conocimientos, la visión, la pasión, la experiencia, la integridad y el carácter que los demás les falta». Además, destaca que los otros «no parece que puedan insuflar la confianza y unir al partido como Marco».
Publicar un comentario