domingo, 22 de mayo de 2016

Tintori: “Arde la casa de su vecino… Presidente Santos, ¡pronúnciese!”

La esposa de Leopoldo López, preso político del régimen de Nicolás Maduro, exige acción de los gobiernos regionales

TintoriFT
Lilian Tintori pidió, en entrevista con PanAm Post, que los gobiernos del continente apoyen el referendo revocatorio al régimen venezolano. (laprensalibre)
Por César A. Sabogal R.
Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, el líder opositor venezolano encarcelado por el régimen de Nicolás Maduro, fue una de las invitadas de honor en un evento organizado por el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, el jueves 19 de mayo. La madre y hermana de López acompañaron a Tintori a Bogotá, procedentes de Brasil.
En torno a la causa de López, lograron congregar a cuatro de los cinco exmandatarios colombianos vivos. Tan solo, Ernesto Samper, actual Secretario General de Unasur, y el actual presidente colombiano, Juan Manuel Santos, faltaron a los actos protocolarios y agasajos que la familia López Tintori recibió de parte de la alta sociedad colombiana.



Las mujeres convocaron a los miles de venezolanos que huyeron de su país y que hoy viven en Bogotá en una jornada de recolección de medicamentos que se realizó en la noche del jueves. PanAm Post dialogó con Lilian Tintori.
Usted vino a Bogotá procedente de Brasil. Aparte de presentar el libro de su esposo ‘Preso pero libre’ y liderar la campaña para recopilar medicamentos, ¿qué mensaje político trae su visita?
Es un mensaje de esperanza. Mi presencia en Bogotá conlleva el mensaje de que los venezolanos no nos cansaremos de buscar la vía, dentro de la Constitución y en paz, que nos permita alcanzar el anhelo de ver un cambio de Gobierno. Como Nicolás Maduro no quiere reconocer la voluntad popular, me veo obligada a visitar el mundo y hacerle un llamado a la comunidad internacional para que se pronuncie de manera contundente contra los atropellos del régimen de Maduro, que lo haga enfáticamente, así como hace unos días lo hizo el Secretario General de la OEA.
¿Está siendo bien recibida por los gobiernos latinoamericanos?
Claro que sí. Y le cuento, ello obedece a que América Latina cambió. Ya no es la misma de hace un tiempo. Y mejoró muchísimo. Ya en Argentina, por ejemplo, tenemos al presidente (Mauricio) Macri, que ha sido solidario con Leopoldo y ha pedido la libertad de todos los presos políticos en Venezuela. A diferencia del pasado, Macri no comparte la violación de derechos humanos que hoy hay en Venezuela.
También tenemos hoy un Brasil distinto, con un nuevo presidente. El miércoles, el presidente Michel Temer, declaró que la posición de su país ante una violación de derechos humanos en otros países va a ser contundente. Y eso es muy bueno. En México, Perú, Chile, Uruguay, Paraguay, también nos han recibido muy bien. Nuestro mensaje tiene eco y ellos saben muy bien lo que está pasando en Venezuela y a los presidentes les duele lo que en verdad ocurre en mi país.
En ese sentido, ¿usted se siente satisfecha con la posición del Presidente colombiano Juan Manuel Santos frente a lo que pasa en su país?
No. Venezuela vive la peor crisis de su historia. Venezuela es un país vecino de Colombia. Imagínese que está en su casa y que de un momento a otro, esta se empieza a quemar ¿Qué hace usted? Si el fuego es muy grande, pide ayuda. ¿A quién? A su vecino. Por eso fuimos a Brasil y hoy estamos en Colombia. Estamos clamando ayuda de los Gobiernos vecinos. El tema es urgente: hay crisis humanitaria en Venezuela, hay escasez de alimentos, no hay leche para los bebés y los presidentes de los países vecinos no pueden pretender ser sordos ante esta situación.
¿Y Santos no escucha?
Necesitamos que el presidente Santos se pronuncie contundentemente. Ojalá lo haga, estando nosotras aquí. Ojalá lo haga en favor de todos los venezolanos porque de verdad que un pronunciamiento enfático de Colombia y de Brasil en este, el momento más oscuro que vive Venezuela en toda su historia, daría una luz de esperanza.
Hoy los líderes del mundo que se pronuncian sobre la situación venezolana son líderes demócratas y así serán reconocidos por la historia. Los que aún no lo han hecho, aún después de más de dos años (tiempo de reclusión de Leopoldo López) son cómplices. Y lo tengo que decir, porque es muy grave lo que está pasando en Venezuela.
Mi mensaje al presidente Santos y a los demás mandatarios del continente es que llegó la hora de alzar la voz. Es hora de pronunciarse de manera más fuerte y más contundente sobre la violación de derechos humanos en Venezuela. Los venezolanos esperamos que todos ustedes alcen su voz y pidan la libertad de los presos políticos en Venezuela. Necesitamos que se pronuncien en forma contundente y en bloque apoyando las declaraciones de Luis Almagro, secretario General de la OEA.
Hábleme del libro de su esposo…
Este libro es el resultado de reflexiones de Leopoldo que plasmó en notas que fueron robadas por el régimen de Nicolás Maduro y que hoy reposan en su escritorio. Ojalá, aparezcan con el tiempo. Pero Diana, la hermana de Leopoldo, y Antonieta, su madre, sacaron varios párrafos de la cárcel de Ramo Verde escritos en su piel. Diana juntó las ideas y logró hacer este libro que narra las sensaciones de Leopoldo y de cada uno de los más de 100 presos políticos que tiene el régimen de Nicolás Maduro.
Sobre el referendo revocatorio ¿es verdad que hay firmas de fallecidos?
El valor de la honestidad no existe en el Gobierno venezolano. Las firmas existen, son válidas. Superamos la cifra que teníamos que recolectar. Es lamentable ver cómo un país está al borde del colapso y el Gobierno no quiere entender que deben dar un paso al diálogo y a la reconciliación. En ningún momento nuestro trabajo ha sido de irrespeto ni buscamos dañar al prójimo.
Contrario a muchos analistas, usted se percibe optimista frente a la suerte del referendo revocatorio…
El referendo se tiene que cumplir. En julio ya tendremos el referendo y en septiembre los venezolanos van a lograr tener un nuevo Presidente de la República. Maduro no puede bloquear la Constitución. ¿Qué cuál es nuestra estrategia para lograrlo? Denunciar lo que está pasando y pedir a los líderes del mundo y a los Gobiernos de Latinoamérica que se pronuncien. Ni los venezolanos ni los líderes del mundo podemos permitir que el régimen de Nicolás Maduro aplaste la Constitución.
Publicar un comentario