viernes, 3 de junio de 2016

La economía de la abundancia

La economía de la abundancia

The Critics of Keynesian Economics Por Friedrich A. Hayek
[Extraído de The Critics of Keynesian Economics (1960)]
Ocasionalmente puede prevalecer un situación en la que haya abundantes reservas sin utilizar de todo tipo de recursos (incluyendo todos los productos intermedios) en medio de una depresión. Pero indudablemente no es una situación en la que podría basarse una teoría que afirme su aplicabilidad general.
Aun así, es un mundo tal el que trata la Teoría General del empleo, el Interés y el Dinero de Keynes, que en años recientes ha creado tanta agitación entre los economistas e incluso la opinión pública. Aunque los tecnócratas y otros creyentes en la capacidad productiva ilimitada de nuestro sistema económico no parecen haberse dado cuenta aún, lo que nos ha dado realmente es esa economía de la abundancia que tanto tiempo han venido reclamando.
O más bien nos ha dado un sistema de economía que se basa en la suposición de que no hay escasez real y de que la única escasez de la que tenemos que preocuparnos es la escasez artificial creada por la determinación de la gente de no vender sus productos y servicios por debajo de ciertos precios fijados arbitrariamente. Estos precios no se explican en modo alguno, sino que sencillamente se supone que permanecen en un nivel históricamente dado, excepto en los raros intervalos en que nos acercamos al “pleno empleo” y los diferentes bienes empiezan sucesivamente a convertirse en escasos y a aumentar su precio.

Sociedades condenadas

Sociedades condenadas

Ruins
Por Guillermo Arosemena Arosemena
Por ser nación de libertades, Estados Unidos ha sido el imán para atraer las mentes más lúcidas del mundo; de 314 galardonados con el Premio Nobel hasta el 2010, 102 nacidos en otras naciones, lo recibieron mientras trabajaban en ese país. Otros después de recibir el premio, siguieron sus investigaciones en Estados Unidos. También llegaron intelectuales como Ayn Rand, escritora y filósofa, nacida en Rusia, cuyo nombre real fue Alissa Zinovievna Rosenbaum. Todos ellos siguen siendo noticia después de fallecidos. El pensamiento de Rand es actual, sirve para llamar la atención a quienes quieren eliminar las libertades.
En una de sus obras, La Rebelión de Atlas, escribe:

Figuras mesiánicas

Figuras mesiánicas

Mesiánicos I
 Mesiánicos II
Por Federico Bauer Rodríguez
El Periódico, Guatemala
El Estado es un concepto que integra un territorio, su población y su gobierno. El Estado de Derecho es un conjunto de normas generales y abstractas que garantizan los derechos individuales de los miembros de dicha población, con el fin de convivir en una sociedad que respeta el principio de igualdad ante la ley, y que tiene el mayor nivel de paz y prosperidad posible, para el mayor número de miembros de dicha sociedad.

La diferencia entre un inmigrante ilegal y yo

La diferencia entre un inmigrante ilegal y yo

Inmigrantes
Por Robert Higgs
Una pequeña autobiografía y algunos interrogantes que plantea
Nací en lo que los gobernantes locales personificaban como el soberano estado de Oklahoma. Esta circunstancia no fue mi culpa. Supongo que podría culpar a mis padres, pero ellos tuvieron una excusa similar, al haber nacido mi padre en la misma jurisdicción y mi madre haber sido llevada allí desde muy pequeña. En cualquier caso, por virtud de mi lugar de nacimiento, me convertí en un ciudadano de ese estado y, como tal, soporté una pesada carga de adversidad.
Nuestra parte de Oklahoma, usted sabe, no se encontraba exactamente a la vanguardia del desarrollo económico y social en aquellos días. Los buenos empleos no eran fáciles de encontrar, e incluso un obrero ingenioso que estuviese deseoso de trabajar larga y arduamente, como lo estaba mi padre, podía no ganar mucho. Muchas de las escuelas eran primitivas. Cuando comencé el primer grado, en 1950, la escuela constaba de alrededor de cincuenta estudiantes en los grados 1 a 8. Mi clase de primer grado se reunía en un pequeña cabaña junto con el curso de segundo grado, mientras que el resto de los estudiantes se reunían en un edificio de una sola aula más grande y con una división removible en el medio del salón. Con el divisor en su lugar, los grados 3 a 5 se reunían en uno de los lados, y los grados 6 a 8 en el otro lado. Tres maestras constituían la totalidad del personal, excepto por la cocinera, quien resultó ser mi madre. No voy a decir que posiblemente no hubiese podido permanecer en ese contexto y aún así convertirme en astronauta. Tal vez hubiese podido. Pero las posibilidades no lucían muy prometedoras.

Contra la ideología

Contra la ideología

Resultado de imagen para ideologies
Por Alberto Benegas Lynch (h)
He apuntado en otros escritos que el uso generalizado de la expresión “ideología” no calza con la definición del diccionario de conjunto de ideas (también en el sentido utilizado primeramente por Destutt de Tracy en 1786),  ni con la marxista de “falsa conciencia de clase” sino de algo terminado, cerrado e inexpugnable, en otros términos, una pseudocultura alambrada. Como también he escrito, esta última acepción, la más común, es la antítesis del espíritu liberal puesto que esta tradición de pensamiento requiere de puertas y ventanas abiertas de par en par al efecto de incorporar nuevo conocimiento ya que éste demanda debates entre teorías rivales puesto que el conocimiento es siempre provisorio abierto refutaciones.

'El hombre, la economía y el Estado'

'El hombre, la economía y el Estado'

Murray N. RothbardPor Alberto Benegas Lynch (h)
Este texto es el prólogo a la edición española de El hombre, la economía y el Estado, la obra magna de Murray N. Rothbard, publicada recientemente por Unión Editorial.
Books have always a secret influence on the understanding, we cannot at pleasure obliterate ideas; he that reads books of science will grow more.
Samuel Johnson, 1753.
Para el mundo de lengua española constituye una excelente noticia el disponer de este texto, escrito en inglés hace cuarenta años, pero de una notable actualidad, razón que explica las reiteradas ediciones estadounidenses. Quienes enseñamos Economía en el mundo universitario celebramos vivamente la iniciativa de traducir al español una obra que dota al estudioso de una presentación original, didáctica y atractiva que no suele encontrarse en libros de esta naturaleza.
Rothbard integra y desarrolla con claridad y elegancia las contribuciones de la Escuela Austriaca que se iniciaron a partir de los trabajos más importantes de Carl Menger (1871/1950 y 1883/1985), cuyo eje central del valor subjetivo fue ampliado por sus discípulos y continuadores de su generación y de las siguientes, principalmente Eugen von Böhm-Bawerk, Ludwig von Mises, Friedrich A. von Hayek, Israel M. Kirzner y, como decimos, el propio Rothbard.

Inmigración (I): Escenario teórico

Inmigración (I): Escenario teórico



Por Francisco Moreno
El profesor de filosofía de la Universidad de Colorado, Michael Huemer, se pregunta si existe un derecho a inmigrar; para ello, narra la historia hipotética del joven hambriento Starvin’ Marvin que está en una situación de precariedad. Tal vez alguien le ha robado la comida o tal vez un desastre natural le ha arruinado su cosecha. El caso es que su situación es muy delicada. Afortunadamente ha trazado un plan: se dispone a viajar hacia un mercado famoso para conseguir algo de comida a cambio de sus servicios. En un concreto lugar del camino elegido por Marvin aparece en escena otra persona armada llamada Sam (debido a que tiene unos cuantos sobrinos le apodaremos Tío Sam)que le observa y que es vagamente consciente de todo lo anterior. Por algún motivo y sin que Marvin haya agredido a nadie, Sam le interpela y le impide el paso hacia su destino mediante el uso de la fuerza. A resultas de ello, Starvin’ Marvin no puede mercadear por la comida y muere por inanición.

Inmigración XXXVIII: 95 tesis contraintuitivas

Inmigración XXXVIII: 95 tesis contraintuitivas

Por Francisco Moreno
El ideario liberal es difícil de aceptar porque en su acervo hay un conjunto de ideas nada desdeñables que violan el sentido común, muy difíciles de asumir en un primer momento. Son ideas que se oponen a lo que nuestra intuición dice que es verdad. Elaborar una visión liberal desafía muchas veces el saber popular y, por tanto, obliga al liberal a ir a contracorriente y a manejar irremediablemente razonamientos algo más complejos y menos simples que el intuitivo mundo de las ideologías comunitarias.
Si hay una idea que sea especialmente difícil de asimilar, incluso para no pocos liberales, es la de que la inmigración es francamente beneficiosa para todos, pese a tener externalidades negativas. Veamos algunas ideas contraintuitivas acerca de la inmigración:

La gorda rica

La gorda rica


Por Alfonso Ussía
La Razón, Madrid
(Artículo publicado originalmente el 4 de mayo de 2004  que más allá de cierta adjetivación ofensiva, cobra gran actualidad atento los hechos de corrupción descubiertos en los últimos años en Argentina que la tienen como protagonista y su reciente encuentro con el Papa Francisco)
Hebe de Bonafini es una mujer detestable. Vive del cuento y del dolor ajeno. Es la más conocida de las «Madres de la Plaza de Mayo». La diferencia entre la Bonafini y el resto de sus compañeras es que a la gorda no le desapareció hijo alguno durante la dictadura militar en Argentina. Los hijos de la foca porteña y batasunera viven en París con su padre, y su desaparición de Argentina nada tuvo que ver con la tortura o la muerte. Se fueron porque no podían soportar a su madre, sencillamente.

La “igualdad” es la farsa con el mejor marketing del planeta

Farsa
Por Maria Marty
Puede verse también de la autora La perversa moral de hacer caridad con lo ajeno
Imaginá el siguiente escenario. Te despertás una mañana como cualquier otra, sos el mismo, con todos tus conocimientos, recuerdos e historia. Pero te encontrás en la Tierra nuevamente en su estado natural. Virgen de todo tipo de tecnología, construcciones, medios de transporte, de comunicación, medicinas, etc, etc. No hay nada de nada, excepto la ropa con la que dormiste la noche anterior y lo que traes dentro de tu cabeza.
Me puse a pensar cuánto tiempo podría sobrevivir con mis conocimientos. No mucho. ¿Y cuánto podría aportar al planeta? ¡Menos! Ni siquiera este artículo, porque no sabría ni cómo hacer un lápiz (aunque leí Yo el Lápiz varias veces) ni cómo obtener papel donde escribirlo. Ni hablar de una computadora. Y ya no cuento con Google para averiguarlo.
Publicar un comentario