miércoles, 15 de junio de 2016

Libre mercado vs. Tratado de libre comercio

Comercio
El libre mercado estrictamente hablando se puede sintetizar en el respeto a la propiedad privada, y el derecho de cada propietario al uso e intercambio de sus bienes como lo vea conveniente, en el marco del respeto de la personas y bienes ajenos. En el ámbito del comercio internacional esto se traduce o se entiende como un nivel bajo o nulo de barreras arancelarias y paraarancelarias de un país con respecto del resto del mundo.
Un país con altas barreras arancelarias y paraarancelarias, tiene un mercado restringido y posiblemente tenga monopolios, nacionales empresas que a través de lobbies consiguen privilegios por parte del Estado, entre los que pueden estar el mantener o aumentar las barreras arancelarias para protegerlos de la competencia internacional.


Corrupción: En México lo ha podrido todo

México
El terrible episodio de los 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, asesinados por narcotraficantes, supuestamente comisionados por la Policía para cometer ese crimen, demuestra que México exhibe el síntoma más grave de los Estados fallidos: la pérdida casi total del principio de autoridad.
Las repúblicas surgidas a fines del siglo XVIII –con Estados Unidos a la cabeza–, seguidas en el XIX por las repúblicas latinoamericanas, fueron organizadas en torno a tres principios esenciales:
  1. Todos los ciudadanos están sujetos al imperio de la ley y la ley no puede hacer distinciones.
  2. Ningún crimen juzgado y condenado debe quedar impune.
  3. El Estado, porque así lo estipula la ley, se reserva el monopolio de la violencia y la coacción, por usar un concepto creado por el sociólogo alemán Max Weber.

¿Es la democracia la gran cosa?

Votación
Mi gran escepticismo sobre la democracia como algo esencial en sociedad e incluso como “derecho natural” no será novedad para los lectores de Libertad.org.
La realidad histórica y política es que la democracia es una espada de doble filo, y cuando expongo mi opinión y reseño que la democracia está sobrestimada, me catalogan rapidito como una persona autoritaria, liberticida, antidemocrática y antipueblo. Esta reacción, mayormente entre círculos izquierdistas, se basa en la premisa falsa de que es si un político o una institución tienen legitimación democrática entonces es sinónimo de algo bueno.
Para muchas personas sería un verdadero choque plantear cómo dos de los países más libres, el Reino Unido y Estados Unidos, son los menos atados a los principios de la democracia y el sufragio universal. Este planteamiento se sostiene si analizamos la estructura constitucional de ambos países; la Constitución de Estados Unidos es el documento más conservador en el planeta, donde el voto se menciona poco, algo que es reservado a los Estados de la Unión.


Lo que le debemos a Steve Jobs

 
Ver al mundo llorar la muerte de Steve Jobs nos recuerda los tiempos en que grandes multitudes de americanos se reunían para celebrar la inauguración de un nuevo puente o un nuevo ferrocarril. Hoy Steve Jobs es reconocido mundialmente como un genio creativo que ha cambiado nuestro mundo de forma profunda y para mejor. Hasta el presidente Obama, no muy dado a alabar a hombres de negocios, ha dicho: “Jobs ha transformado nuestras vidas, redefinido industrias enteras, y conseguido una de las hazañas más inauditas en la historia humana: ha cambiado la forma en que cada uno de nosotros ve el mundo”.
Todo eso suscita una importante pregunta que hasta hoy nadie ha formulado: ¿Qué le debemos a Jobs, y a los genios productivos como él?

¡Qué suerte que siga habiendo millonarios. . . de los buenos!

 
Has oído decir que el fuerte “explota” al débil. ¿Es verdad eso. . .?
Depende.
+ + +
“¿Sabías que el 80% de los multi millonarios han sido emprendedores de origen humilde? “Cualquiera, incluso el que nace en una chabola, puede llegar a ser millonario. Y no es una teoría sino una realidad verificada por la Historia una y otra vez. Desde hace casi dos siglos las principales fortunas del mundo no son las de los aristócratas, sino las de emprendedores que empiezan con lo puesto y se van a la tumba con un patrimonio personal que valdría para vivir cómodamente 100 vidas”. (de un artículo de Libertad Digital)

¿Quién le ha hecho más bien a la humanidad, Bill Gates o la Madre Teresa?

“A los hombres les han enseñado que la mayor virtud no es crear, sino dar. Pero no se puede dar lo que no ha sido creado”. — Ayn Rand
+ + +
¿Quién le ha hecho un mayor bien a la humanidad, Bill Gates o la Madre Teresa? Si pudieses decidir, ¿en qué sociedad preferirías vivir, en una sociedad de Bill Gateses o en una de Madres Teresas? ¿Cómo imaginas que sería tu vida en cada caso?
Piensa. ¿Qué necesitas tú para vivir? ¿Cuáles son los requirimientos básicos de tu supervivencia?
[Todas las citas son de Ayn Rand]
“Nada nos es dado en la Tierra. Todo lo que necesitamos debe ser producido. Y aquí el ser humano afronta su alternativa básica, la de que puede sobrevivir en sólo una de dos formas: por el trabajo autónomo de su propia mente, o como un parásito alimentado por las mentes de los demás. El creador es original. El parásito es dependiente. El creador enfrenta la naturaleza a solas. El parásito enfrenta la naturaleza a través de un intermediario.”

Los gobiernos no crean prosperidad

 
Los políticos dicen que crean puestos de trabajo, pero realmente no es así. O más bien, raramente crean puestos de trabajo productivos. El gobierno no tiene dinero propio. Lo único que hace es tomar recursos de un grupo y dárselos a otro. Los faraones podrían haber alegado que crearon trabajo cuando ordenaron construir las pirámides, pero piensa cuánto más ricos (y libres) habrían sido los egipcios si se les hubiese permitido perseguir sus propios intereses.
Son los individuos en el mercado los que crean verdaderos puestos de trabajo, siempre que sus vidas y su propiedad estén protegidas por la ley.

Libertarios

libertarios reagan 
Para dejar constancia de ello, repetiré lo que ya he dicho muchas veces antes: no me uno a ninguno de ellos ni apruebo ningún grupo o movimiento político. Más concretamente, desapruebo, no estoy de acuerdo, y no tengo ninguna conexión con la última aberración de algunos conservadores, los llamados “hippies de la derecha”, que tratan de seducir a los más jóvenes o más descuidados de mis lectores, alegando ser a la vez seguidores de mi filosofía y defensores del anarquismo. Quien ofrezca esa combinación está confesando su incapacidad para entender ambas ideas. El anarquismo es la noción más irracional y anti-intelectual jamás fraguada por algunos marginales – limitados por lo concreto, ignorantes del contexto, adoradores de caprichos – del movimiento colectivista, que es donde esa noción realmente pertenece.
+ + +


Diferencias entre USA y Europa

“La cultura europea adora al Estado porque está empapada de altruismo y auto-sacrificio y de la idea que el hombre debe existir por otros, y por lo tanto el mayor honor con que un europeo puede soñar es servir al Estado, o ser recompensado por el Estado. El Estado siempre es considerado como un ser casi sobrenatural, y el europeo es sólo un siervo.
“En América es exactamente lo contrario.”
# # #
Entrevistador: Sra. Rand, los Estados Unidos son un importador de gente, decimos que somos una nación de inmigrantes, y muchos de esos inmigrantes han venido de Europa. Y, sin embargo, nuestra cultura es claramente diferente de las culturas de Europa. ¿Cuáles son esas diferencias?
Ayn Rand: Los Estados Unidos, desde su inicio, ha sido un país basado, por implicación, en la moralidad del egoísmo, y siempre ha sido, a través de los años, la atracción para gente que quiso escapar de la tiranía en sus países de origen y venir aquí, a la responsabilidad de mantenerse por sí mismos y de ser libres. Eso es lo opuesto del básico “sentido de vida” (así llamado) de Europa.

Por qué Brexit sí y Catalunya no

Brexit
Por qué Brexit sí y Catalunya no.
No hay nada intrínsecamente bueno o malo en que una región o un país se independicen; depende del contexto. Y el mejor ejemplo para hacer esa evaluación es contrastar dos situaciones actuales: la independencia de Gran Bretaña de la Unión Europea, y la independencia de Cataluña de España.
Dejando aparte los diferentes aspectos históricos y legales de esas dos situaciones, la cuestión contextual esencial a considerar es si la independencia (o la separación) en cada caso va a promover los derechos individuales, o a violarlos.
Publicar un comentario