lunes, 13 de junio de 2016

Trump se rodeará de aduladores

Expertos en política exterior del partido republicano huyen de Trump
Dicen que sus declaraciones irresponsables dañan la seguridad nacional de EEUU
Y temen que, por su personalidad, no escuchará consejos de los que saben

La República y la independencia del Poder Judicial

La República y la independencia del Poder Judicial

Por Ricardo Manuel Rojas
El concepto de República gira alrededor del principio según el cual resulta necesario limitar el poder del gobierno, hacer transparentes y públicos sus actos, y controlar sus acciones del mejor modo posible, con el fin de evitar la concentración y abusos que pueden culminar, frecuentemente, en corrupción y autoritarismo.
El sistema republicano intenta sustituir el gobierno dependiente de la arbitraria voluntad de una persona o grupo de personas, por una serie de instituciones y reglas que están por encima de esas personas, que señalan sus funciones taxativamente, que establecen los límites a su accionar, que obligan al recíproco control, y que para ello prevén mecanismos de selección y elección diferenciados.

“Macri tiene que ajustar su rumbo”: Roberto Cachanosky

“Macri tiene que ajustar su rumbo”: Roberto Cachanosky

Entrevista de Maria Marty a Roberto Cachanosky, economista, consultor económico, actual columnista del diario La Nación (Argentina) y del diario El País (Uruguay), y autor de varios libros. Fundamentalmente, un liberal de pura cepa.
Tres hechos ocurridos durante las últimas semanas dieron lugar a esta entrevista:
  • El anuncio del gobierno de Macri de su decisión de salir a aumentar el gasto público, pocos días después de ser publicada la carta.
  • Una encuesta llevada a cabo por Roberto Cachanosky entre 3.300 personas que reveló que el 52% de los participantes consideran que el PRO (partido de Macri) es el que mejor representa las ideas de un mercado libre y un sistema republicano. Es decir, las ideas liberales.
Cachanosky está preocupado. Teme que, una vez más, se confunda la actual política económica con medidas que no tienen nada de corte liberal, como ocurrió en la época de Martínez de Hoz o de Cavallo, ensuciando nuevamente un concepto que no vive en Argentina desde hace casi ya un siglo.
MM: ¿Cómo definirías al gobierno de Macri?
RC: Claramente NO como un gobierno liberal, o “neo liberal”, como pretenden llamarlo ahora. Aclaro que el “neo” no quiere decir absolutamente nada. O sos liberal o no sos liberal. Punto.
Su Ministro de Economía, Prat Gay, es keynesiano. El Jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo que no aplicarían medidas liberales. El presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, dijo incluso que no iban a cometer “esas locuras” neo liberales. Se sienten más cómodos hablando con los progresistas, con el peronismo y con el massismo. No les interesa dialogar con los liberales. Pero que quede bien claro y que todo el mundo lo sepa. NO son liberales. Son intervencionistas.  Que se hagan cargo de los resultados que obtendrán de sus políticas.

¿Por qué perdió el PRI a pesar de sus trampas?

¿Por qué perdió el PRI a pesar de sus trampas?

Aunque varios gobiernos estatales priístas, como el de Veracruz, acudieron al reparto ilícito de millones de pesos en efectivo para comprar votos, acusaciones sin fundamento, telefonazos con grabaciones que amenazaban a los ciudadanos para que no salieran a votar, perdieron en los estados más grandes, ante la sorpresa de analistas que daban al PRI como ganador.
A pesar que el PRI manipuló partidos pequeños, a quienes les pidió nominar a ex panistas para dividir el voto, que es una de sus estrategias, el PAN ganó en siete estados y en algunos con carro completo: gubernatura, Congreso y principales municipios. PAN aumentará en 20 millones los ciudadanos que gobernará a nivel estatal.

Perú: La difícil tarea que le espera a PPK

Perú: La difícil tarea que le espera a PPK

Por Carlos Alberto Montaner
Pedro Pablo Kuczynski ganó por los pelos, pero ganó. Sospecho que la comunidad internacional más sensata ha visto esa victoria con buenos ojos. El país no va por mal camino y nadie querría que se descarrilara.

A PPK lo separan de Keiko Fujimori apenas 39, 000 votos de un total, grosso modo, de diecisiete millones de electores. El apellido Fujimori polarizaba a los ciudadanos. La mitad del país votó por ella y la otra mitad en contra. No triunfó el kuczynkismo, sino el antifujimorismo.
Es importante que PPK, que es un hombre valioso e inteligente, se dé cuenta de esa circunstancia. La mayor parte de sus compatriotas no lo eligió por sus virtudes y conocimientos, que los tiene, sino por el origen de su contrincante. Es un fenómeno propio de los sistemas electorales de segunda vuelta. La primera vez se vota con el corazón. La segunda, con el hígado.

Lecciones de México

Lecciones de México


Por Álvaro Vargas Llosa
Han dado más importancia a las elecciones mexicanas en Estados Unidos y Europa que en América Latina. Error: lo sucedido allí tiene mucho que ver con el resto de la región.
Estaban en juego 12 gobernaciones en teoría, pero en realidad lo que se definía es el “standing” de los partidos y líderes de cara a las presidenciales de 2018. El resultado -derrota cataclísimica del gobierno, resurrección milagrosa del PAN, o sea la centro derecha, consolidación del populista López Obrador como tercera fuerza- implica muchas cosas. Sobre todo el fin del proyecto de reformas que entusiasmó a tantos cuando asumió Peña Nieto el mando ha muerto y la constatación de que, al  igual que en el resto de América Latina, el populismo choca hoy con el hastío de los votantes.

Las convulsiones de América Latina: tres mitos

Las convulsiones de América Latina: tres mitos

Lorena Udaeta Siles's photo.
Por Moisés Naím
El País, Madrid
El mundo no está interpretando correctamente los cambios que están ocurriendo en América Latina. En particular, se han popularizado tres ideas que, si bien tienen algún asidero en la realidad, no reflejan adecuadamente lo que está sucediendo en esa región.
1) América Latina repudió a la izquierda y giró a la derecha.
No es así. Los votantes latinoamericanos no han experimentado una profunda mutación ideológica, sino una profunda desilusión económica. Los Gobiernos de izquierda que rigieron los destinos de América Latina desde comienzos del siglo XXI contaron con el dinero generado por los altos precios internacionales de las materias primas que exportan para estimular masivamente el consumo. Esto, obviamente, los hizo muy populares. Al caer el precio de las exportaciones y, por tanto, la capacidad del Estado para seguir financiando el consumo, colapsó el apoyo popular a esos mandatarios. La familia Kirchner dejó el poder en Argentina y su candidato perdió las elecciones. 

Algo de Dostoyevki

Algo de Dostoyevki


Por Alberto Benegas Lynch (h)
Tiene que ser “algo” porque es imposible captar todo el majestuoso volumen espiritual de este personaje de tantas facetas, a veces contradictorias, por momentos desconcertantes, en ocasiones violentas, pero las más de las veces inyectan una fuerza enriquecedora de proporciones mayúsculas.
Stefan Sweig propone definiciones contundentes: “la magnitud y el peso de este hombre único reclaman una medida nueva”, “un cosmos con astros propios en las órbitas propias y una música de las esferas jamás oída”, “impenetrable como las estepas de su patria”, “este paisaje de bronce es demasiado fuerte para las miradas de todos los días”, “solo de muchacho tuvo amigos, ya de hombre fue siempre un solitario: parecíale mengua de su amor a la humanidad entregarse a unos pocos”, “los ardientes alambres de los nervios lo agitan y convulsionan sin cesar” y “sus obras pueden contrastarse con las más elevadas y las más imperecederas de la literatura universal”.

Diecinueve consecuencias olvidadas de la redistribución de ingresos

Diecinueve consecuencias olvidadas de la redistribución de ingresos

19Por Robert Higgs
Virtualmente, cada acción del gobierno altera la distribución del ingreso personal, pero algunos programas gubernamentales, que otorgan dinero, bienes, o servicios a individuos que no dan nada a cambio, representan la redistribución del ingreso en su forma más cruda.
Hasta el siglo veinte, los gobiernos estadounidenses evitaron claramente tales “pagos de transferencias”. El gobierno nacional otorgaba pensiones y concesiones de tierra a los veteranos, y los gobiernos locales proveían de alimento y refugio al indigente. Pero las transferencias a los veteranos podían ser vistas como pagos diferidos por la prestación de servicios militares, y la ayuda local nunca ascendió a mucho.
Desde la creación del sistema de la Seguridad Social en 1935, y especialmente durante los últimos 30 años, la cuantía de ingreso abiertamente transferida por los gobiernos se ha incrementado dramáticamente. En 1960 los pagos de transferencias gubernamentales a individuos ascendían a 29 mil millones de dólares, o al 7 por ciento de los ingresos personales. En 1993 el total llegó a 912 mil millones de dólares, o a casi el 17 por ciento del ingreso personal.1 Es decir, un dólar de cada seis recibidos como ingresos personales toman en la actualidad la forma de beneficios por vejez, pensiones por supervivencia, discapacidad, y seguro médico ($438 mil millones), beneficios del subsidio por desempleo ($34 mil millones), beneficios de los veteranos ($20 mil millones), beneficios de retiro de los empleados del gobierno ($115 mil millones), ayuda a las familias con niños dependientes ($24 mil millones), y una miscelánea de otros pagos de transferencias gubernamentales ($280 mil millones) tales como los subsidios federales a los granjeros y la asistencia pública estadual y municipal a las personas pobres.

El gobierno de Kuczynski

El gobierno de Kuczynski

Por Álvaro Vargas Llosa
Existe en el Perú casi un consenso acerca de las horcas caudinas que enfrentará Pedro Pablo Kuczynski para gobernar. El hecho de tener una bancada de sólo 18 congresistas, de haber ganado los comicios con un alud de votos prestados por el antifujimorismo y de estar atrapado entre Escila (un fujimorismo con sangre en el ojo y mayoría parlamentaria) y Caribdis (una izquierda que le ha anunciado oposición frontal) harán de él un presidente frágil, inoperante.
No estoy tan seguro. Y no me refiero a sus atributos -experiencia política, capacidad de negociación- sino a que sus adversarios lo necesitan a él tanto o más que él a ellos, y a que tanto la Constitución como el nuevo Perú, el de las instituciones desbordadas por una sociedad bullente que no cree en ellas, le ofrecen ricas posibilidades para afirmar su Presidencia. Aprovecharlas, es algo que dependerá de la sagacidad de su gobierno.

El Perú a salvo

El Perú a salvo

El Perú a salvo
Por Mario Vargas Llosa
El País, Madrid
La ajustada victoria de Pedro Pablo Kuczynski en las elecciones presidenciales del 5 de junio ha salvado al Perú de una catástrofe: el retorno al poder de la mafia fujimorista que, en los años de la dictadura de Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos, robó, torturó y asesinó con una ferocidad sin precedentes y, probablemente, la instalación del primer narcoEstado en América Latina.
La victoria de Keiko Fujimori parecía irremediable hace unas pocas semanas, cuando se descubrió que el secretario general y millonario financista de su campaña y su partido, Fuerza Popular, Joaquín Ramírez, estaba siendo investigado por la DEA por lavado de activos; se recordó entonces que la policía había descubierto un alijo de unos cien kilos de cocaína en un depósito de una empresa de Kenji, hermano de Keiko y con pretensiones a sucederla. 
Publicar un comentario