lunes, 3 de octubre de 2016

Los bancos centrales juegan con los mercados

Juan Ramón Rallo indica que los bancos centrales tienen demasiada importancia sobre las economías, de manera que ni siquiera necesitan decidir algo para que las consecuencias comiencen a sentirse.
Juan Ramón Rallo es Director del Instituto Juan de Mariana (España) y columnista de ElCato.org. Juan Ramón obtuvo el tercer lugar en nuestro primer concurso de ensayos, Voces de Libertad 2008.
Los bancos centrales poseen una influencia desproporcionada sobre nuestras economías, en tanto en cuanto ostentan el monopolio de la creación de “dinero”. Su poder es tan elevado que ni siquiera necesitan tomar decisiones para que las repercusiones comiencen a sentirse: sus pronunciamientos son capaces de influir gravemente sobre las expectativas de consumidores o inversores y, por tanto, sobre sus actuaciones. En la Eurozona todavía tenemos muy presentes las mágicas palabras de Mario Draghi en julio de 2012 que calmaron rápidamente las potentes tensiones financieras que a punto estuvieron de destruir el euro. En EE.UU., los discursos de Alan Greenspan, el presidente de la Reserva Federal entre 1987 y 2006, se examinaban con sumo detalle para poder anticipar cuáles serían sus movimientos y poder sacar partido de ellos.


Un mundo maravilloso

Ian Vásquez reseña el último libro de Johan Norberg en el que se exponen dies grandes razones para ser optimistas sobre el futuro de la humanidad.
Ian Vásquez es Director del Centro para la Libertad y la Prosperidad Global del Cato Institute.
Todos los días la humanidad goza de avances a pasos cada vez más acelerados. Pero la prensa típicamente reporta las malas noticias e ignora las buenas. Esto a pesar de que abunda la evidencia acerca del progreso espectacular de nuestros tiempos.
El sueco Johan Norberg acaba de publicar un libro que expone diez grandes razones para ser optimistas sobre el futuro, basado en las mejoras sustanciales que ha vivido el mundo en las últimas décadas. Abarca adelantos en áreas como la producción y el consumo de comida a nivel global, la caída notable de la violencia a través de los siglos e incrementos en la expectativa de vida, educación e igualdad (de minorías, de mujeres y de homosexuales), entre otras áreas. Es un trabajo más de los muchos que han salido documentando avances y de cómo la brecha mundial de bienestar se está cerrando.


La mentalidad anticapitalista

Luis Alfonzo Herrera señala que la actual situación de Venezuela se debe en parte a un largo consenso entre los partidos políticos más importantes acerca del socialismo.
Luis Alfonso Herrera es Licenciado en Filosofía y Abogado especializado en Derecho Administrativo por la Universidad Central de Venezuela (UCV). Herrera se desempeña actualmente como Investigador de CEDICE-Libertad y es director de la asociación civil Un Estado de Derecho. Además, es profesor de la UCV.
Casi a diario los venezolanos escuchamos o leemos entrevistas a personas de diferentes áreas de formación, sobre todo a economistas y políticos, en las que se pregunta a estos expertos o eventuales responsables del destino del país acerca de las medidas que a corto, mediano y largo plazo tendrían que adoptarse para que Venezuela pudiera lograr el milagro de pasar a ser la economía más pobre y arruinada (de forma deliberada) de esta región, a ser una de las más prósperas y desarrolladas de Hispanoamérica y casi siempre en esas entrevistas se responden más o menos las mismas cosas:


Quijotes combatiendo molinos de viento

Alfredo Bullard sostiene que los reguladores de supuestos monopolios naturales socavan la competencia, retardando la innovación y las mejoras en los productos y servicios al consumidor.
Alfredo Bullard es un reconocido arbitrador latinoamericano y autor de Derecho y economía: El análisis económico de las instituciones legales. Bullard es socio del estudio Bullard Falla y Ezcurra Abogados.
“La regulación existe para protegernos de que no hay mercado”, dijo una vez un regulador. ¿No será al revés? ¿No será que no tenemos mercados porque hay regulación?
Una de las excusas para regular es la de los monopolios naturales. Se dice que en ciertos mercados los costos de ofrecer un bien o servicio son demasiado altos para que haya competencia. Ejemplo: la telefonía fija. Para instalar un teléfono y comunicarlo con otros hay que tender una red de postes y cables. Es muy caro. Por eso es mejor que haya uno solo. Es, naturalmente, un monopolio. Entonces hay que regular al operador para que no cobre tarifas superiores a las que habría en un mercado competitivo.


Los errores de Trump sobre el Nafta son enormes

Mary Anastasia O'Grady dice que los errores de Donald Trump acerca de los resultados del Nafta no son solo políticamente incorrectos, sino que son errores fácticos.
Mary Anastasia O'Grady es editora de la columna de las Américas del Wall Street Journal.
Durante el primer debate presidencial en EE.UU., el candidato republicano Donald Trump dijo que el Acuerdo de Libe Comercio de América del Norte (Nafta, por sus siglas en inglés) “es tal vez el peor acuerdo comercial firmado en cualquier parte y seguramente el peor firmado” por EE.UU. Esta retórica hiperbólica, incluyendo la descuartizada sintaxis, fue elogiada sin duda por sus partidarios. Sin embargo, no se basa en la evidencia. Como resultado, perjudica su argumento ante los republicanos indecisos, que Trump necesita pero que no confían en sus ideas económicas rápidas y vagas.


LOS CAPITALISTAS EN CONTRA DEL CAPITALISMO



Alberto Mansueti
Image result for carlos slim cartoon
“Cuando varios mercaderes del mismo ramo se reúnen, aunque sea para divertirse, la conversación suele terminar en alguna conspiración contra el público o maquinación para subir los precios”.
Es una línea de Adam Smith en “La riqueza de las naciones” (Libro I Cap. X), muy famosa porque siempre la citan los defensores de las “leyes anti-monopolio”, o anti-empresarias de cualquier clase.

Adam Smith, hoy

Adam Smith, hoy

Por Alberto Benegas Lynch (h)
Hay autores que escriben para el  momento en  que viven por lo que leídos al tiempo sus trabajos carecen de interés, es lo que también pasa con los que circunscriben sus escritos a la coyuntura, artículos, ensayos y libros que vistos a la distancia no resultan atractivos como no sea para algún eventual registro historiográfico. Con Adam Smith, especialmente en su primer libro de 1795 sobre sentimientos morales y en su obra de 1776 sobre economía, sucede que casi todo lo consignado es aplicable a la actualidad.
Al cumplirse doscientos años de la muerte de Adam Smith escribí un largo ensayo que hace poco se reprodujo en un libro de mi autoría publicado en Venezuela por CEDICE (Centro de Divulgación del Conocimiento Económico, Caracas, 2013) bajo el título de El liberal es paciente. En aquél ensayo que se incluyó como un post-scriptum del referido libro, pretendí abarcar lo más relevante de este destacado pensador escocés, incluso aspectos de su vida que estimé importantes en conexión a su escarceo intelectual. En esta ocasión, en cambio, me circunscribo a comentar muy brevemente algunos pasajes de sus dos obras mencionadas (para facilitar información al lector indico con las siglas SM su primera obra y con RN la segunda).

Doug Casey, para pensar

Doug Casey, para pensar

Por Alberto Benegas Lynch (h)
Se trata de una persona muy consistente con sus principios cuyo eje central radica en el valor de la libertad, esto es concebir la sociedad como interacciones voluntarias en las que prima el respeto recíproco donde solo justifica el uso de la fuerza cuando es de carácter defensivo. En este contexto, cada uno puede hacer de su vida lo que le plazca siempre y cuando no lesione derechos de terceros.
Doug Casey es de hablar pausado y bien articulado con contenidos muy sustanciales y bien fundamentados. Es un inversionista de dotes excepcionales. Se autodefine como un “especulador internacional”, lo cual subraya un concepto básico pero poco comprendido. Todos los seres humanos somos especuladores. Todos apuntamos a pasar de una situación menos favorable a juicio de sujeto actuante a una que estimamos nos proporcionará mayor satisfacción. El acto puede ser ruin o sublime pero siempre está presente la especulación. Hablar de especulador es equivalente a aludir a la acción humana. Algunos aciertan en sus conjeturas, otros se equivocan pero todos especulan. La madre especula con que su hijo se encuentre bien, el asaltante a un banco especula con que le saldrá bien el atraco y así sucesivamente.

¿Qué son los héroes?

Por Alberto Benegas Lynch (h)

Image result for los héroes
Personalmente no me gusta la expresión “héroe” porque está manchada de patrioterismo y atribuida generalmente a personas que en realidad han puesto palos en la rueda en las vidas de su prójimo. Por otra parte, Juan Bautista Alberdi escribió en su autobiografía que “la patria es una palabra de guerra, no de libertad” puesto que hay otras formas de expresarse menos pastosas para referirse al terruño de los padres.
El manoseo creciente de las palabras héroe y patria ha hecho que se desfiguren y trastoquen. La primera,  según el diccionario  es la “persona que ha realizado una hazaña admirable para la que se requiere mucho valor”.

Las “soluciones” de los gobernantes a su propia incompetencia

Por Hana Fischer

Panam Post
Image result for gobernantes ineptos
Una columna de Ian Vázquez -director del Centro para la Libertad y Prosperidad Global de Cato Institute- nos llamó poderosamente la atención. Lo allí expresado no sólo es relevante sino también digno de ser divulgado, por constituir un paradigma del modo en que se manejan los gobernantes frente a su propia incompetencia. Eso adquiere mayor relevancia cuando los “Panama Papers”, y más recientemente los “Bahamas Papers”, tienen escandalizada a la opinión pública mundial.

El estadista y el empresario

Por Carlos Alberto Montaner

Image result for El estadista y el empresario
El leit motiv de Donald Trump es ganar. Para él la realidad está hecha de múltiples competencias. Necesita fabricar el edificio más alto, conquistar a la mujer más hermosa, llevar a cabo el mejor negocio de bienes raíces, presidir el país más poderoso de la tierra con el objeto de restaurar su supuesta grandeza perdida por la descuidada incuria de los políticos.
Su frase emblemática es “you are fired” (¡está despedido!). A Trump nadie lo ha acusado nunca de ser una persona compasiva. En su universo sin piedad no hay espacio para los “perdedores”, ni simpatías con el hombre pequeñito que canta en la ducha, las señoras obesas o la gente fea, grupos, por cierto, que constituyen la mayoría del censo en todos los países del planeta.

Populistas estadounidenses

Por Guillermo Arosemena A.

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos serán únicas en la historia de ese país. Es la primera vez que más del 50% de la población no confía en ninguno de los dos candidatos: Donald Trump y Hillary Clinton. Es la primera vez que un candidato, siendo millardario, no es el candidato de las grandes corporaciones ni de Wall Street. Es la primera vez que ambos candidatos hacen ofertas populistas muy difíciles de cumplir. Nunca antes había existido un populista de derecha. William Jennings Bryan, siglo XIX, fue un populista que podría definirse de izquierda, que ofreció a los agricultores soluciones que no podía cumplir. 

Trump reavivaría el sentimiento anti-Estados Unidos en América Latina

El candidato presidencial republicano, Donald Trump, en su visita al Museo Presidencial Gerald R. Ford, en Grand Rapids, Michigan, el 30 de septiembre.

La competencia no necesita una ley que la defienda

Por Roberto Cachanosky

Todo parece indicar que la llamada ley de defensa de la competencia va tomando fueza y se convertirá en ley. Uno de sus objetivos es la promoción y el fomento de la competencia, lo cual realmente resulta bastante insólito porque es justamente el estado el que hoy en día limita, frena, reduce y desalienta la competencia.
Por empezar, cuando se habla de competencia la lógica más elemental indica que el estado no debe establecer barreras a la entrada de nuevos competidores ni obstaculizar con su política económica la posibilidad de competir con productos importados a los productores locales. Los políticos creen que la competencia es cuestión de la burocracia y para eso prevén crear una serie de organismos burocráticos que lo único que conseguirán es incrementar el gasto público, por lógica consecuencia la carga tributaria y como corolario de la mayor carga tributaria reducirá la capacidad de competir de las empresas. Todo al revés de lo buscado.

El posparto del debate

Por Álvaro Vargas Llosa

Image result for debate trump hillary cartoon
Ganó Hillary Clinton. ¿Por qué? Porque no tosió, no se desmayó y logró que la discusión se centrara en su contrincante antes que en los asuntos medulares o en ella misma. Perdió Donald Trump. ¿Por qué? Porque dedicó su tiempo a defender su pasado antes que centrarse en su propuesta populista/nacionalista, su mejor carta en estos tiempos populistas/nacionalistas, porque pareció un improvisado ante una rival más preparada y porque no dio rienda suelta a toda la vileza de que es capaz para mellar a la ex senadora.

¿Para qué los filósofos?

Por Mario Vargas Llosa

Image result for los filósofos
En un bouquiniste de los alrededores de Nôtre Dame encontré, medio desecha por el tiempo y el manoseo de los paseantes, la primera edición de Pourquoi des philosophes? (1957), de Jean-François Revel. La compré y la volví a leer, medio siglo después de la primera lectura. Este panfleto volteriano con que Revel inició su carrera literaria conserva intacta su explosiva ferocidad y tal vez ella ha aumentado porque algunas de las figuras con las que se encarniza, como Heidegger, Jacques Lacan o Claude Lévi-Strauss, se han convertido desde entonces en referencias intelectuales intocables.

Sunday, October 2, 2016

Luis González de Alba, un escritor incómodo

La libertad hasta la desmesura, la franqueza aunque incomodase, la generosidad inacabable, la valentía a toda prueba: Luis González de Alba vivió con el regocijo y el dolor que padecen quienes viven a plenitud; quizá no hizo todo lo que quiso pero todo lo que hizo fue con gozo y convicción. Hombre de ideas y por lo tanto de pasiones, fue protagonista y crítico de los méritos y las adversidades de las izquierdas. Hombre de convicciones, jamás dudó en decir sus verdades aunque resultasen para muchos tan políticamente incorrectas —a otros, en cambio, sus críticas a desvaríos e inconsecuencias de la vida pública nos parecían necesarias y nos sentíamos representados en esos textos—.
slide-lgda-1
Indignado a menudo con las hipocresías de quienes crean mitos políticos para vivir de ellos, González de Alba jamás se permitió usufructuar en beneficio propio su trayectoria política. Fue, como es bien sabido, uno de los auténticos dirigentes del movimiento estudiantil de 1968, padeció cárcel, escribió con esa experiencia su primera novela, se fue al exilio, pero nunca se aprovechó de la notoriedad que le daba esa trayectoria. Siempre condenó la salvaje represión contra ese movimiento pero buscó y defendió explicaciones para saber qué ocurrió y por qué, más allá de los relatos maniqueos que abundaron desde entonces. Sus últimos textos e incluso un libro que anunció en varios de ellos reiteran el relato de un 2 de octubre en donde el ejército fue tan sorprendido por la emboscada como los líderes estudiantiles. Luis no fue ajeno al abrumador significado de esa fecha. Ese día, 48 años después, fue el que eligió para morir.


Those Were the days

Those were the days…
por Luis González de Alba
Image result for Those Were the days
Este artículo abarca veinte años de vida homosexual en México. Por momentos es una crónica generalizada y en otros se asume como recuerdo personal que aspira a la sinceridad plena.
El joto del barrio
Una verdadera institución mexicana durante siglos, en los últimos veinte años el joto del barrio se ha convertido en una especie en extinción. Ha sido obra de la novedosa respetabilidad gay, y ésta es a su vez producto de la atmósfera democrática que de manera lenta se ha impuesto en la vida pública del país en tan sólo dos décadas. Al comenzar 1978 y aparecer el primer número de Nexos ya había terminado su sexenio Luis Echeverría, el último de los presidentes al viejo estilo. Su alardeada intención: la “apertura democrática”, se había hundido en una demagogia de frases citables por cualquier revolucionario, recepciones oficiales con agua de jamaica y bailes folklóricos de la simpática “compañera” María Esther. Las feroces proclamas echeverristas sólo distanciaron a los ricos, con todo y sus capitales, y llenaron al país de obras inconclusas y trazos con cal para cimientos.


Geopolítica y migración

Estados Unidos es una nación de inmigrantes. Ese es el cliché básico y la verdad absoluta. Es probable que el debate en curso en los Estados Unidos sobre la inmigración mexicana refleje el más antiguo debate estadunidense: ¿Son los nuevos inmigrantes una bendición o una catástrofe? La situación mexicana fronteriza resulta única, y es imposible controlar el movimiento de una población nativa en territorios cuyas fronteras no corresponden a su realidad social y económica.
mexico-eeuu
Estados Unidos se hizo con movimientos masivos de población. Los movimientos llegaron en oleadas de todas partes del mundo y tuvieron características distintas según el momento histórico, pero hubo dos constantes. Primero, cada oleada tuvo una función indispensable de orden económico, político, militar o social. Estados Unidos, como nación y como régimen, no hubiera podido evolucionar como lo hizo sin ellas. Segundo, cada nueva oleada fue vista con sentimientos ambiguos por quienes ya estaban en el territorio. Según el tempo y el lugar, algunos vieron a los nuevos inmigrantes como un refuerzo bienvenido; otros como una catástrofe. El debate en curso que agita hoy a Estados Unidos es el más antiguo de la nación: ¿Los nuevos inmigrantes son una bendición o una catástrofe? Hasta aquí lo obvio.


Luis González de Alba. Una muerte elegida

Héctor Aguilar Camín

“La premeditación de la muerte es la premeditación de la libertad”.
Montaigne

Se ha quitado la vida Luis González de Alba, uno de los hombres más libres de México. Su muerte ha sido el acto último de su salvaje libertad.
Murió como vivió: como le dio la gana, ejerciendo sin límites su autonomía y su libertad, siempre su libertad, tanto en el ámbito público como en el privado.
La última nota que firmó, aparecida ayer en Milenio en su columna dominical Se descubrió que…, lleva por sarcástico título: “Podemos adivinar el futuro”.


Muere el escritor mexicano Luis González de Alba

El intelectual, miembro del movimiento estudiantil del 68, falleció en su casa de Guadalajara a los 72 años

El escritor mexicano Luis González de Alba. AGENCIA REFORMA
El escritor y político mexicano, Luis González de Alba ha fallecido a los 72 años. El cuerpo de González fue encontrado en su casa de Guadalajara este domingo y aunque no se han confirmado los motivos de su muerte, algunos escritores mexicanos cercanos han apuntado al suicidio.
González de Alba fue uno de los líderes del movimiento estudiantil del 68 en México. Este domingo, 2 de octubre, se cumplen 48 años de la matanza de Tlatelolcola intervención del ejército en la Plaza de las Tres Culturas a punta de metralleta para cortar una etapa de movilizaciones a favor de la democracia. El escritor fue detenido ese día y encarcelado dos años.


Publicar un comentario