miércoles, 11 de enero de 2017

Los crecientes fracasos de la Unión Europea y 'Brexit'

Los crecientes fracasos de la Unión Europea y 'Brexit'

Marian L. Tupy señala los fracasos de la Unión Europea (UE), los cuales han provocado una mayor resistencia a ella y una mayor probabilidad de su disolución.
Desde sus humildes inicios, la Unión Europea (UE) se ha vuelto una entidad supra-nacional que al menos superficialmente se asemeja a un estado federal, pero que carece de un poder soberano. Tiene su propia bandera, himno, moneda, presidente (cinco de ellos, de hecho) y su servicio diplomático. Hoy, la UE está tratando de obtener nuevos poderes, mientras que, paradójicamente, también se enfrenta a una creciente oposición y una creciente probabilidad de colapso. ¿Cómo llegó a esa posición la UE? Para comprender el dilema de la UE, considere sus fracasos pasados y actuales.


41 años consecutivos de déficit comercial y EE.UU. sigue en pie

41 años consecutivos de déficit comercial y EE.UU. sigue en pie

Daniel J. Ikenson señala que un déficit comercial sostenido en EE.UU. no ha estado relacionado con un declive económico, sino más bien con un crecimiento de la producción y del empleo.
El New York Times publicó hace unas semanas una columna de opinión de Clyde Prestowitz, uno de los más bulliciosos Cassandras de la política comercial de la última generación, quien dice que el Tratado Trans-Pacífico no ofrece seguridad ni tiene valor económico alguno para EE.UU. y que sólo exacerbaría su déficit comercial con los países involucrados. A pesar de cómo resultaron las cosas, la misma persona que advirtió a principios de los noventa que a los estadounidenses les convenía congraciarse con sus inminentes amos japoneses, aprendiendo a decir "me rindo" en su lengua nativa, no está ni un poco avergonzada de diseminar más pesimismo a las nuevas generaciones.


Todos los días un Día de la Libertad

Todos los días un Día de la Libertad

Peter Goettler considera que "La adherencia al principio liberal clásico nos permite resaltar las inconsistencias en las posiciones de otros: las áreas de acuerdo pueden ser la ventana estrecha para entrar y persuadir en las áreas de desacuerdo".
Ha sido un inicio emocionante de mi época en Cato. Desde que me uní al Instituto como Presidente y CEO a principios de abril, he estado ocupado viajando para conocer muchos de nuestros generosos donantes, pasando tiempo en la oficina con nuestros académicos y nuestro personal, y auspiciando y participando en los seminarios de Cato y otros eventos alrededor del país. Entre los donantes y miembros del staff de políticas públicas del Instituto hay muchas personas que ya conozco bien. Pero ha sido grandioso conocer nuevos amigos y tener la oportunidad de pasar más tiempo con viejos amigos. Deberíamos ser optimistas acerca de que nuestros esfuerzos construirán una sociedad más libre: tenemos ideas muy poderosas y personas muy especiales de nuestro lado.


Historiografía antiliberal

Luis Alfonso Herrera O. considera que frente a la enorme tarea de reconstruir la vida institucional de Venezuela, resulta oportuno el debate y la crítica de la historiografía antiliberal, tan difundida en dicho país.

Existe un consenso general entre notables historiadores venezolanos, con Germán Carrera Damas y Manuel Caballero a la cabeza, según el cual operaron en algunos períodos de la historia de nuestro país esquemas liberales de ejercicio del poder, que han recibido denominaciones como “República autocrática liberal” o “República democrática liberal”, para distinguirlos de otros períodos, propiamente dictatoriales, en los que no hubo ningún respeto a la libertad de los ciudadanos, pero más allá de ello, para sostener que en esos períodos “liberales”, tanto del siglo XIX como del siglo XX —regímenes como los de Guzmán y Gómez, por ejemplo, en los que supuestamente se habría promovido la libertad económica pero no la política, y durante los gobiernos de la democracia civil, en la que se promovió la libertad política pero no la económica—, sí se aplicaron ideas propias del pensamiento liberal, y se rechazaron otras corrientes políticas como el republicanismo, el socialismo o el militarismo, siendo entonces posible, desde esta interpretación, evaluar qué resultado ha tenido, positivo o negativo, la aplicación del liberalismo en tierras venezolanas.


Dólar y comercio

Macario Schettino explica los diferentes impactos que el tipo de cambio tiene sobre el comercio exterior, el comercio intraindustria e intrafirma.

Ya no tenemos petróleo para compensar las cuentas externas. Sí seguimos teniendo remesas (26 mil millones de dólares al año), turismo (18 mil millones), inversión extranjera directa (entre las dos anteriores). Salen más o menos 26 mil millones para intereses y cuatro mil de utilidades de inversiones. Así que no se percibe un problema mayor en las divisas si logramos que nuestro déficit petrolero esté bajo control.


El problema Trump en América Latina

Andrés Velasco, a former presidential candidate and finance minister of Chile, is Professor of Professional Practice in International Development at Columbia University's School of International and Public Affairs. He has taught at Harvard University and New York University, and is the author of num… read more
 Related image
SANTIAGO – El presidente electo Donald Trump triunfó despertando lo peor en el electorado estadounidense. ¿Acarreará ahora su gobierno lo peor para los latinoamericanos, tanto en términos económicos como políticos?
Las primeras señales son solo de mal agüero. Ningún líder yanqui ha tratado tan mal a los países del sur de la frontera estadounidense y a sus ciudadanos desde la época de la diplomacia de la cañonera, hace un siglo atrás. De manera infame, Trump ha calificado a los inmigrantes mexicanos de violadores y asesinos. Y aunque los guatemaltecos, ecuatorianos y colombianos no han sido mencionados de modo explícito, no se sienten especialmente tranquilos.  

Las promesas rotas de la democracia

Andrés Velasco, a former presidential candidate and finance minister of Chile, is Professor of Professional Practice in International Development at Columbia University's School of International and Public Affairs. He has taught at Harvard University and New York University, and is the author of num… read more
Image result for cattle ranches in colorado
SANTIAGO – La democracia liberal se encuentra bajo asedio. Los populistas de derecha y de izquierda no solo arremeten en contra de la globalización y del estancamiento de los ingresos de la clase media, sino que también ponen en entredicho la legitimidad de las instituciones de la democracia liberal y de las elites políticas que manejan dichas instituciones.
Es simplista echarles la culpa a las políticas post verdad que practican los populistas. Las mentiras y las exageraciones no funcionarían si el modo en que actualmente se practica la democracia no tuviera problemas. Debemos reexaminar y, de ser posible, reparar lo que el teórico de la democracia Norberto Bobbio denomina "las promesas rotas de la democracia". 

¿La atención médica se verá alterada?

Spencer Nam is a senior research fellow at the Clayton Christensen Institute for Disruptive
Image result for cattle ranches in colorado
LEXINGTON, MASSACHUSETTS – Si bien las máquinas inteligentes cada vez más operan sistemas industriales complejos y reemplazan a los seres humanos en las fábricas, no han hecho progresos significativos en el área de la atención médica. Las máquinas más avanzadas del sector, desde los instrumentos de imágenes de ultra alta resolución hasta los robots quirúrgicos, todavía siguen estando plenamente controladas por los seres humanos.
Pero a medida que los sistemas robóticos y de inteligencia artificial (IA) se vuelvan más avanzados, ¿llegará el momento en que los médicos y los enfermeros se tornen obsoletos y los pacientes consulten, en cambio, a una computadora? La respuesta concisa es: no en lo inmediato. Los profesionales de la salud efectivamente dependerán cada vez más de las máquinas; pero la tecnología aumentará, no reemplazará, sus capacidades, y los médicos seguirán a cargo de las prácticas médicas.

Incertidumbre trumpiana

Joseph E. Stiglitz, recipient of the Nobel Memorial Prize in Economic Sciences in 2001 and the John Bates Clark Medal in 1979, is University Professor at Columbia University, Co-Chair of the High-Level Expert Group on the Measurement of Economic Performance and Social Progress at the OECD, and Chief… read more
Image result for jess lee western photos
NUEVA YORK – Cada enero trato de elaborar un pronóstico para el año que comienza. Los pronósticos económicos son notoriamente difíciles de realizar; pero, a pesar de la verdad expresada en la solicitud de Harry Truman cuando pidió un economista que tenga un solo brazo (quien, por lo tanto, estaría incapacitado para decir “en contrapartida, en la otra mano”), mi récord ha sido verosímil.
Durante los últimos años, predije correctamente que, en ausencia de estímulos fiscales más fuertes (que no eran inminentes ni en Europa ni en Estados Unidos), la recuperación de la Gran Recesión del año 2008 sería lenta. Para elaborar estas predicciones, deposité mi confianza más en el análisis de las fuerzas económicas subyacentes que en modelos econométricos complejos.

Fallos de representación en Estados Unidos y perspectivas para la democracia

Rob Johnson is President of the Institute for New Economic Thinking and a senior fellow and Director of the Global Finance Project for the Franklin and Eleanor Roosevelt Institute.
 Image result for jess lee western photos
NUEVA YORK – La asunción al cargo del presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, ya está cerca, y tal vez el mejor modo de evaluar el próximo gobierno sea analizar los factores que en definitiva llevaron a su victoria. La elección de Trump no se dio en el vacío, y conforme tome forma su agenda, podremos comenzar a medir su impacto en la economía política, origen de su candidatura.
Trump ganó poniendo en duda la credibilidad del establishment político y académico, resaltando implacablemente las discrepancias entre la descripción que aquel hace de la economía política estadounidense y la realidad experimentada por muchos votantes. Como Bernie Sanders en la primaria de los demócratas, comenzó a atraer multitudes rompiendo filas con el aparato de su partido. 

No hay que llorar por la muerte de los acuerdos comerciales

Dani Rodrik is Professor of International Political Economy at Harvard University’s John F. Kennedy School of Government. He is the author of The Globalization Paradox: Democracy and the Future of the World Economy and, most recently, Economics Rules: The Rights and Wrongs of the Dismal Science.
 Image result for jess lee western photos
CAMBRIDGE – Las siete décadas que transcurrieron desde el fin de la Segunda Guerra Mundial fueron una era de acuerdos comerciales. Las principales economías del mundo estuvieron en un estado perpetuo de negociaciones sobre comercio y concluyeron dos acuerdos multilaterales importantes a nivel global: el Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT por su sigla en inglés) y el tratado que estableció la Organización Mundial de Comercio. Por otra parte, se firmaron más de 500 acuerdos comerciales bilaterales y regionales -la gran mayoría de ellos desde que la OMC reemplazó al GATT en 1995.

La deficiente política industrial de Trump

Dani Rodrik is Professor of International Political Economy at Harvard University’s John F. Kennedy School of Government. He is the author of The Globalization Paradox: Democracy and the Future of the World Economy and, most recently, Economics Rules: The Rights and Wrongs of the Dismal Science.Image result for Cowboys Ranch Photography
CAMBRIDGE – Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos, todavía no asume el mando, pero desde su sorpresiva victoria de noviembre su deficiente estilo de política industrial ha estado a la vista de todos.
Apenas pasaron unas semanas y Trump ya había reclamado una victoria. Mediante una mezcla de incentivos e intimidaciones logró que la empresa de calefacción y refrigeración Carrier mantuviera algunas de sus operaciones en Indiana, “salvando” cerca de 1000 empleos estadounidenses. Visitó tras ello la planta de Carrier, y desde allí advirtió a otras firmas estadounidenses que les impondría fuertes gravámenes si trasladan sus plantas al exterior para reimportar sus productos desde ellas.
Su cuenta de Twitter ha abundado en comentarios del mismo tipo. Se ha puesto la medalla por la decisión de Ford de mantener en Kentucky una planta del modelo Lincoln, en lugar de abrirla en México. Ha amenazado a General Motors con aplicar aranceles de importación si sigue importando Chevrolet Cruzes desde México en vez de fabricarlos en Estados Unidos.
Publicar un comentario